Comandanta Ramona sin máscara
a 5 años de su muerte

Comandanta Ramona sin máscara<br>a 5 años de su muerte

La Comandanta Ramona, quien representa “lo más beligerante, lo más agresivo, lo más intransigente y la mayor señal de guerra del Ejército Zapatista de Liberación Nacional”, según las propias palabras del Subcomandante Marcos, se convirtió en la primera integrante de dicho movimiento armado que se despoja oficialmente del emblemático pasamontañas, al conmemorarse cinco años de su fallecimiento.

Portada de la revista Rebeldía #76

Portada de la revista Rebeldía #76

En el número especial enero-febrero de 2011, cuya difusión comenzó este mes, la revista Rebeldía, órgano oficial del EZLN, hizo público un retrato de la líder rebelde, fallecida el 6 de enero de 2006, en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, y quien se convirtió, junto con Marcos, en uno de los principales iconos del movimiento indígena, por haber participado en algunos de los momentos clave de su evolución, mismos que aquí te resumimos.

1. La Ley Revolucionaria de la Mujer


Un año antes del avance del Ejército Zapatista sobre las ciudades de San Cristóbal de las Casas, Ocosingo, Las Margaritas, Altamirano, Oxchuc, y Chanal, la Comandanta Ramona encabezó, junto con la mayor Ana María, una consulta sobre los derechos de las mujeres en las comunidades bajo control del EZLN, de la que salió la Ley Revolucionaria de las Mujeres, que refrenda, entre otros puntos, los derechos de este sector a participar en la lucha insurgente, así como en materia laboral, reproductiva, educativa y de salud.

Esta ley fue aprobada el 8 de marzo de 1993 por los indígenas chiapanecos y publicada  junto con la Primera Declaración de la Selva Lacandona (en la que los zapatistas declaran la guerra al Ejército Mexicano), a través del periódico El Despertador Mexicano , que los rebeldes repartieron en las ciudades tomadas el 1 de enero de 1994.

 

2. La bandera de Catedral

El 21 de febrero de 1994 dio formalmente inicio el primer encuentro de negociación entre los zapatistas y el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, quien designó como su representante a Manuel Camacho Solís en los así conocidos Diálogos de Catedral, realizados en San Cristóbal de las Casas (en cuya toma, un mes antes, había participado Ramona).

Ese día, durante la conferencia de prensa conjunta que ofrecieron los 19 delegados zapatistas y el representante federal, la líder rebelde portaba una bandera mexicana, que extendió a Marcos y éste, a su vez, la desplegó ante las cámaras de la prensa nacional e internacional.

Sorprendido, Camacho sólo alcanzó a prender una esquina del lábaro patrio, antes de que la foto histórica fuera captada, y en la que se aprecia, en la parte inferior, a la comandanta insurgente.

Marcos y Camacho, en los diálogos de la Catedral

Marcos y Camacho, en los diálogos de la Catedral


3. Ramona rompe el cerco militar

El 9 febrero de 1995, el entonces presidente Ernesto Zedillo anunció una avanzada bélica sobre las posiciones zapatistas que habían sido desmilitarizadas, como parte del proceso de diálogo del año anterior, luego de que, según la versión oficial, se determinara que “el EZLN estaba a punto de emprender nuevos actos de violencia”.

El Ejército Mexicano tendió entonces un cerco armado que arrinconó a las milicias zapatistas en las zonas altas de la Selva Lacandona.

Dicho cerco fue simbólicamente “quebrado” el 9 de octubre del año siguiente por la Comandanta Ramona, quien fue enviada como delegada de los rebeldes chiapanecos en el acto fundacional de la Convención Nacional Indígena, realizado en el Distrito Federal.

Ramona fue recibida por miles de personas en el Zócalo, donde la cantante recién fallecida Rita Guerrero entonó “Ya se mira el horizonte, el himno de los zapatistas”.

Ese viaje fuera de Chiapas, el primero realizado por un insurgente del EZLN desde su aparición, sirvió, además, para que Ramona recibiera un transplante de riñón, sin el cual su vida estaba seriamente amenazada.

 


4. El último bordado

El 16 de septiembre de 2005, nueve años después de que fuera intervenida por sus males renales, y ya con la salud deteriorada, a Ramona se le vio por última vez en un acto público durante la sesión plenaria para la Otra Campaña (la última iniciativa de organización nacional emprendida por el EZLN), en el municipio chiapaneco de La Garrucha.

Tres meses después, el 6 de enero de 2006, Marcos interrumpió un acto que realizaba, como parte de la ya emprendida Otra Campaña en la costa de Chiapas, y luego anunció: “En mi trabajo como vocero del EZLN hay momentos muy duros, como esto que les voy a decir ahorita. Me acaban de avisar que la compañera Comandanta Ramona murió hoy en la mañana (…) Ella le arrancó 10 años a la muerte. Gracias al apoyo de gente como ustedes, pudimos operarla y tener un transplante de riñón. Hoy en la mañana empezó con vómito, con sangre y diarrea, y cuando iba para San Cristóbal de las Casas, murió en el camino. En este caso es muy difícil hablar, pero lo que puedo decir es que el mundo perdió una de esas mujeres que paren nuevos mundos. México perdió una de esas luchadoras que le hacen falta, y, pues, a nosotros nos arrancaron un pedazo del corazón”.

Luego presentó un bordado que la comandanta le regaló luego de que fuera intervenida en el DF, un manto colorido del que, según dijo Marcos, “Ramona esperaba que La otra Campaña fuera como ese bordado. Eso es lo que tenemos que hacer”.

 


5. El comandante Ik’

El número 76 de Rebeldía reproduce la transcripción de varias entrevistas realizadas por ‘Radio Insurgente, la voz de los sin voz’ (que transmiten los zapatistas en su zona de control), en las que Marcos, el teniente Moises, así como las comandantas Susana, Yolanda, Hortensia, Florencia, Miriam y Rosalinda recuerdan no solo a Ramona, sino también a Francisco Gómez, el Comandante Ik’ o Hugo, muerto en los combates de Ocosingo durante 1994 y del que también se publica una fotografía de rostro descubierto.

De Ik’, Marcos ensalza su “autoridad moral” y el “prestigio que tenía en toda la zona Selva Tzeltal”.
“Cae peleando –recuerda Marcos–. Nunca pudimos recuperar su cuerpo, lo dimos por desaparecido, después de un año lo dimos por caído en combate.”

La revista Rebeldía puede ser adquirida en la cafetería Rincón Zapatista, en Zapotecos 7 Bis, colonia Obrera.

Close
Comentarios
  • cruz

    gracias por abrir una pagina del libro que no se acaba de escribir en mexico y a mi titulo seria ”las tres emes ”

    mujer

    mexicana

    maltratada.

  • Heimlich

    Felicidades por abrir espacios y escribir de lo que otros quieren hacer creer que no existe.

  • Heimlich

    Felicidades por abrir espacios y hablar de lo que otros quieren hacer