Discurso íntegro de Barack Obama sobre migración

Discurso íntegro de Barack Obama sobre migración
Barack Obama

Barack Obama: Hola, El Paso! (Aplausos.) Bueno, es maravilloso – maravilloso estar de vuelta con todos ustedes en el Estado de la Estrella Solitaria. (Aplausos.) Todo es más grande en Texas. (Aplausos.)

Alguien del público: ¡Te queremos!

Obama: Te quiero de vuelta! (Aplausos.) A pesar de las recepciones son más grandes. (Aplausos.) Así pues, en agradecimiento, he querido dar un discurso sobre política exterior grande en un día de mucho calor. (Risas.) Aquellos de ustedes que están todavía con sus chaquetas, siéntase libre de despegar. Espero que todo el mundo es usar protector solar.

Público: Vivimos aquí.

Obama: Usted dice que vive aquí? Usted no lo necesita, ¿eh? (Risas.) Bueno, es un gran honor estar aquí. Y quiero expresar mi agradecimiento a todos ustedes por tomarse el tiempo para salir hoy.

Público: ¡Te queremos!

Obama: Gracias. Se lo agradezco. Gracias. (Aplausos.)

Usted sabe, hace aproximadamente una semana, dio un discurso en el Miami Dade Community College, que es una de las más diversas escuelas de la nación. Los graduados se enorgullece de que su clase podría reclamar la herencia de 181 países alrededor del mundo – 181 países. (Aplausos.)

Muchos de los estudiantes fueron los propios inmigrantes, que vienen a Estados Unidos con poco más que el sueño de sus padres y la ropa en su espalda. Un puñado había descubierto en la adolescencia o edad adulta que eran indocumentados. Sin embargo, trabajaron duro y se lo dieron todo, y por eso ganó los títulos.

Y en la ceremonia, 181 banderas – una por cada país que estuvo representado – se marcharon a través del escenario. Y cada uno fue aplaudido por los graduados y los familiares con vínculos con esos países. Así que cuando la bandera haitiana pasó, todos los niños de Haití – Haití los niños estadounidenses gritó. Y cuando la bandera de Guatemala pasó, todos los niños del patrimonio de Guatemala gritó. Y cuando la bandera de Ucrania pasó, creo que un niño gritó. (Risas.) Esto fue en Miami. (Risas.) Si hubiera sido en Chicago, no habría habido más.

Pero entonces, la última bandera, la bandera de Estados Unidos, apareció a la vista. Y todos en la sala estalló en aplausos. Todo el mundo aplaudió. (Aplausos.) Así que, sí, sus padres y abuelos – algunos de los propios graduados – habían venido de todas partes del mundo. Pero fue aquí que se había encontrado la oportunidad.Fue aquí donde tuvo la oportunidad de contribuir a la nación que es su hogar.

Y fue un recordatorio de una simple idea, tan antigua como la propia América: E pluribus unum. De muchos, uno. Nos definimos como una nación de inmigrantes – una nación que da la bienvenida a aquellos que estén dispuestos a abrazar los ideales de Estados Unidos y los preceptos de Estados Unidos. Es por eso que millones de personas, los antepasados ​​de la mayoría de nosotros, enfrentaron dificultades y grandes riesgos para venir aquí – para que pudieran tener la libertad de trabajo y de culto y de iniciar un negocio y vivir sus vidas en paz y prosperidad. Los inmigrantes asiáticos que se dirigieron a la Isla Ángel de California. Los alemanes y escandinavos que se establecieron en el Medio Oeste. Las oleadas de inmigrantes irlandeses, y el italiano, y polaco, y ruso, y los judíos que se apoyó en la barandilla para coger su primera visión de la Estatua de la Libertad.

Este flujo de inmigrantes ha ayudado a hacer este país más fuerte y más próspero. (Aplausos.) Se puede señalar a la genialidad de Einstein, los diseños de IM Pei, los relatos de Isaac Asimov, las industrias de todo el que se forjaron por Andrew Carnegie.

Y entonces, cuando pienso acerca de la inmigración pienso en las ceremonias de naturalización que hemos celebrado en la Casa Blanca para los miembros de nuestras fuerzas armadas. Nada puede ser más inspirador. A pesar de que todavía no eran ciudadanos cuando se unieron a nuestras fuerzas armadas, estos hombres y mujeres suscrito al servicio.

Hicimos un evento en la Casa Blanca y un joven llamado Michael Granger desde Papua Nueva Guinea, un marino que había sido enviado a Irak en tres ocasiones, estaba allí. ¿Y sabes lo que dijo acerca de convertirse en un ciudadano americano? Él dijo: “Yo puede ser que también. Me encanta este país ya. “Eso es todo lo que dijo. Infantes de marina no son grandes en los discursos. (Risas.)

Otra fue una mujer llamada Perla Ramos, quien nació y se crió en México y llegó a Estados Unidos poco después del 9 / 11, y se unió a la Marina. Y ella dijo: “Me siento orgulloso de nuestra bandera y la historia se escribe día a día.”

Esa es la promesa de este país – que cualquier persona puede escribir el siguiente capítulo de nuestra historia.No importa de dónde vienes – (aplausos) – no importa de donde vienes, no importa lo que parezca, no importa lo que la fe te adore. Lo que importa es que usted cree en los ideales en los que se fundaron, que usted cree que todos somos creados iguales, dotados por nuestro Creador con ciertos derechos inalienables. (Aplausos.) Todos nosotros merecen nuestras libertades y nuestra búsqueda de la felicidad. Al adoptar los Estados Unidos, que puede llegar a ser americano. Eso es lo que hace grande a este país. Que enriquece a todos nosotros.

Y, sin embargo, al mismo tiempo, estamos aquí en el día de hoy la frontera – (aplausos) – que estamos aquí en la frontera, porque también reconocemos que el ser una nación de leyes va de la mano con ser una nación de inmigrantes . Esto, también, es nuestra herencia. Esto también es importante. Y la verdad es que a menudo hemos luchado con la política de la que es y que no se le permite entrar en este país. Este debate no es nuevo.

A veces, no ha sido el miedo y resentimiento hacia los recién llegados, especialmente en tiempos económicos difíciles. Y debido a que estos temas afectan profundamente en lo que creemos, toque profundamente en nuestras convicciones – acerca de quiénes somos como pueblo, acerca de lo que significa ser un estadounidense – estos debates a menudo provocan emociones fuertes.

Esa es una de las razones ha sido tan difícil de reformar nuestro sistema roto de inmigración. Cuando un asunto es este complejo, cuando se plantea sentimientos tan fuertes, es más fácil para los políticos para aplazar hasta que el problema de las próximas elecciones. Y siempre hay una próxima elección.

Para ello hemos visto un montón de culpa y mucha política y mucha de la retórica fea torno a la inmigración. Y hemos visto esfuerzos de buena fe de los líderes de ambos partidos – por cierto, me acabo de dar cuenta, los que tienen sillas, si quiere sentarse, no dude. No hay ninguna regla acerca de tener que estar en pie cuando estoy –

MIEMBRO DEL PÚBLICO: – te queremos! (Aplausos.)

EL PRESIDENTE: Pero hemos visto líderes de ambos partidos que intentan trabajar en este tema, pero sus esfuerzos fueron presa de los habituales juegos de Washington. Y todo el tiempo, hemos visto las consecuencias de montaje de décadas de inacción.

En la actualidad, se estima que hay 11 millones de inmigrantes indocumentados en los Estados Unidos.Algunos cruzaron la frontera ilegalmente. Otros evitan las leyes de inmigración por caducado el visado.Independientemente de cómo llegaron, la gran mayoría de estas personas están tratando de ganarse la vida y mantener a sus familias. (Aplausos.)

Pero tenemos que reconocer que han roto las reglas. Han cortado en frente de la línea. Y lo que es cierto es que la presencia de tantos inmigrantes ilegales es una burla a todos aquellos que están tratando de emigrar legalmente.

También, porque los inmigrantes indocumentados viven en las sombras, donde son vulnerables a las empresas sin escrúpulos que los impuestos sobre la falda, y pagar a los trabajadores menos que el salario mínimo, o cortar las esquinas de las leyes de salud y seguridad, esto permite a las compañías que siguen las reglas, y los estadounidenses que con razón, exigen que el salario mínimo o las horas extraordinarias o simplemente un lugar seguro para trabajar, se pone las empresas en situación de desventaja.

Piense en ello. Durante la última década, incluso antes de la recesión, las familias de clase media estaban luchando para salir adelante ya que los costes subieron para todo, desde el cuidado de la salud, a la matrícula de la universidad, a los ultramarinos, al gas. Sus ingresos no van con esos precios. Lo estamos viendo de nuevo ahora con los precios del gas.

Así que una manera de fortalecer la clase media en Estados Unidos es para reformar el sistema de inmigración para que ya no hay una economía subterránea masiva que aprovecha una fuente barata de mano de obra mientras que los salarios deprimente para todos los demás. Quiero que los ingresos de las familias de clase media a subir de nuevo. (Aplausos.) Yo quiero la prosperidad de este país a ser ampliamente compartida.

Close
Comentarios
  • De Avila Gotés

    Muy mala traducción.