#MarchaNacional, un movimiento de movimientos

#MarchaNacional, un movimiento de movimientos
Javier Sicilia durante la marcha

Javier Sicilia durante la marcha

“Es un movimiento de movimientos” fue la definición que Emilio Álvarez Icaza, expresidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), hizo del movimiento encabezado por el poeta Javier Sicilia, al ser cuestionado sobre la forma en que entiende al conjunto de organizaciones, académicos y ciudadanos que se han unido en torno a la movilización del poeta.

Álvarez Icaza forma parte del grupo cercano a Sicilia y participó en la conferencia de prensa llevada a cabo el jueves pasado en el Centro de Comunicación Social (Cencos) -incluso contestando preguntas directas hacia el poeta- que también contó con la participación del obispo de Saltillo, Raúl Vera; el activista Eduardo Gallo; y la presidenta de la asociación civil Inclusión, Ciudadanía, Diversidad y Educación (Incide), Clara Jusidman.

El grupo que rodea al poeta se puede intuir y conocer al revisar quiénes acompañaron a Sicilia en la conferencia de prensa, en la marcha y en las reuniones que ha sostenido, así como por comentarios off the record de algunos participantes. Sin embargo, tanto Sicilia, como su vocero -el historiador Pietro AmEglio- y el mismo Álvarez Icaza, han rehusado poner nombres a las organizaciones y personajes principales que forman parte de la toma de decisiones.

Animal Político pudo conversar con Pietro Ameglio, vocero de Javier Sicilia, quien declinó dar nombre de personas u organizaciones que participaron en la redacción del pacto leído el pasado 8 de mayo en el zócalo. Además, declaró que comisiones de la sociedad civil, aún en formación, darán seguimiento, sanción y verificación a los puntos del pacto.

Ante la pregunta de si están evitando tener una cabeza o un grupo visible en la dirección, Ameglio contesta: “Sí, definitivo. Javier revisó el pacto, se le mostraron las partes finales, dio sus ideas, pero de ninguna manera es una redacción que la hizo él ni nada que se parezca y el no vetó ni censuró, más bien sugirió, discutió.”

A pesar de lo anterior, el académico de la UNAM sí atribuye a Sicilia sus acciones: “Él lanzó la idea, eso sí. También la idea y la palabra pacto, aunque no fue fácil de consensuar, sobre todo en el norte, con una experiencia muy negativa en cuanto a pactos con la autoridad, donde, por ejemplo, tras el último, “Todos somos Juárez”,  aumentó la violencia y la impunidad, por lo que se tenía el temor de que se repitiera el esquema de este pacto y que la autoridad fuera a lucirse y a hacer un acto mediático pero que no quedara en nada.”

El vocero de Sicilia explica que para la redacción del pacto mismo “participaron grupos, personas de muchos sectores de distintos lugares del país, el tiempo no fue muy largo, por lo tanto, no es que haya sido una consulta muy exhaustiva, pero se acercó gente de muy diferentes lugares y una comisión un poco más reducida le fue dando forma (al documento), siempre en consonancia, sobre todo, con la parte norte del país, Chihuahua y Juárez.”

Ante la petición de más señas sobre estos grupos, el historiador y profesor de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM precisó que existen organizaciones de distinto tipo:

“no partidistas todas, ambientalistas, de derechos humanos, de paz y justicia, frentes políticos no partidistas, en fin fue una gama no demasiado extendida, pero sí representativa, y bajo el entendido que era una primera iniciativa que nació de Javier, pero que tenía que ser algo plural y que ahora, de aquí al 10 de junio, también se van a ir creando espacios de discusión en muy diferentes lugares para que esto se enriquezca y afine, sobre todo las acciones que se demandan a las autoridades, a las fuerzas empresariales, y de otro tipo.”

Ameglio, autor de Gandhi y la desobediencia Civil, zanjó este tema afirmando que “no es el trabajo de unos poquitos que hayan tratado de entender qué pide la sociedad mexicana, realmente hubo diferentes reuniones con varios grupos”.

Ameglio precisa que este conjunto de organizaciones están buscando la estabilidad:

“estamos pasando de una etapa de movilización a una de movimiento”, lo cual no es mecánico ni inmediato, nación como una protesta espontánea, con solidaridad con Javier y e ha tratado de articular una protesta que una a las 40 mil víctimas y a las inmensa mayoría de la pobalción que está indignada y rebasada por esta violencia.”

Finalmente, este colectivo mira a futuro, pues esto “es un proceso, no un acto acabado que tampoco empezó el domingo, pero es evidente que el domingo huvo una manifestación multitudinaria de solidaridad, no sólo de México sino del mundo”.

Close
Comentarios