Tuiteros pecaron, pero merecen perdón: iglesia de Veracruz

Hipólito Reyes Larios, Arzobispo de Xalapa.

La Arquidiócesis de Xalapa emitió un comunicado en el cual manifiesta su preocupación por el caos que puede generarse a través de las redes sociales, pero consideró que el castigo contra los dos tuiteros encarcelados deja la sensación de ser excesivo.

En el boletín dominical intitulado “Las fiestas patrias y el profundo anhelo de la paz”, la Arquidiócesis fija su postura sobre las dos personas acusadas de terrorismo por presuntamente haber provocado caos, temor y zozobra, el pasado 25 de agosto, en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río al esparcir rumores desde su cuenta en Twitter.

Al referirse concretamente a dos personas que fueron detenidas por alterar el orden público a través de las redes sociales, dice: “Si bien podemos reconocer la falta que cometen algunas personas alterando el orden público a través de la difusión de rumores infundados, también nos puede quedar la sensación de que se les acuse de manera excesiva y se les apliquen penas que redimensionan la falta cometida.”

Por ello, indica el comunicado, “apelamos a la benevolencia y al buen juicio del Gobierno del Estado para que valore la situación de estas dos personas con objetividad y ánimo propositivo, porque si bien es cierto que se está aplicando la legalidad, también es verdad que las leyes y la justicia están al servicio de los seres humanos.”

El presbítero José Juan Sánchez Jácome indica que “si la verdad, como dice el Evangelio, nos hará libres, también la clemencia y la magnanimidad nos harán mejores seres humanos y constructores del Reino de Dios.

“Evidentemente como cristianos no estamos de acuerdo con aquellos que, al mentir, alteran la paz y la tranquilidad de nuestros hijos y nuestras familias. Pero tampoco podemos darles el trato de asesinos o terroristas, aunque la ley así lo establezca. Precisamente por este tipo de incidentes hace falta provocar un debate sobre el tema y lograr una definición jurídica, dado que no existe en nuestra legislación una tipificación de este delito.”

Después de lanzar esta propuesta para una legislación más justa, señala que “en la tradición de nuestros pueblos y particularmente en la tradición cristiana tratamos de llegar a ser justos y benevolentes y por eso creemos que, en su justa dimensión, todo castigo o pena debe estar de acuerdo con el tipo de conducta delictiva que se cometa.

“Por eso, sostenemos que a nuestras autoridades les corresponde buscar la equidad al aplicar la justicia y establecer castigos apropiados para conductas diferentes. Si la ley no establece esta diferencia, entonces el Derecho no es justo y, por tanto, nuestros gobernantes deben hacer todo lo necesario para que las leyes se modifiquen, actualicen y mejoren en beneficio de la sociedad”, asevera el boletín.

Al abundar sobre el tema de las redes sociales, “la Iglesia, además de animar a los cristianos a remar mar adentro y utilizar estos modernos medios de comunicación, ha llamado la atención acerca de los riesgos que entrañan algunos de estos medios.”

Entre esos riesgos dice que “se ha sabido, por ejemplo, del modus operandi de los grupos criminales que se infiltran en las redes sociales para obtener datos de primera mano de las personas que de manera inocente comparten sus generales y los de sus amigos y familiares. Direcciones, nombres, fotos y hasta datos sobre actividades habituales se convierten en materiales valiosos para actividades criminales como el secuestro, la extorsión, la trata de blancas y el abuso de menores, entre otros”.

Deja un comentario