Hoy resuelve la SCJN caso
La Jornada vs Letras Libres

Un conflicto desatado hace seis años permitirá que la Suprema Corte defina por vez primera qué sucede cuando hay un choque entre la libertad de expresión y los derechos al honor, la reputación y la intimidad.

Hoy resuelve la SCJN caso <br><i>La Jornada</i> vs <i>Letras Libres</i>
Sesión del Pleno de la SCJN. // Foto: Cuartoscuro.
Magistrados de la SCJN.

Un conflicto desatado desde hace seis años entre dos de los medios de comunicación impresos más conocidos en México, el diario La Jornada y la revista Letras Libres, permitirá que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) defina por vez primera qué sucede cuando hay un choque entre la libertad de expresión y los derechos al honor, la reputación y la intimidad.

¿Cuál de estos derechos debe prevalecer cuando está de por medio el trabajo periodístico? Los ministros de la Primera Sala, en esta caso encabezados por Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, discutirán este tema en la sesión pública que iniciará este miércoles al medio día.

El conflicto inició en marzo del 2004 cuando Fernando García Ramírez publicó en Letras Libres una columna en la cual acusó a La Jornada de haber firmado, sin dar cuenta a sus lectores, un presunto acuerdo con el diario Gara, periódico del brazo político del grupo separatista ETA, que sustituyó al periódico Egin cerrado por el juez Baltazar Garzón por su complicidad con la banda terrorista.

Según esta columna, La Jornada asumió una línea editorial contra el juez Garzón y, al mismo tiempo, lanzó una campaña para evitar su presencia en los interrogatorios de seis presuntos etarras detenidos en México.

En respuesta, La Jornada promovió una demanda civil ante un juzgado del Distrito Federal contra Letras Libres y de García Ramírez; ambos fueron absueltos. Sin embargo, en la apelación ante la Sala del Tribunal Superior de Justicia éstos fueron condenados por daño moral.

Pero en lugar de asumir el fallo, los abogados de Letras Libres tramitaron un amparo. Luego de algunos días, un Tribunal Colegiado de Circuito –una de las instancias más altas del Poder Judicial Federal- los protegió y, al mismo tiempo, ordenó al Tribunal Superior de Justicia del DF dictar una nueva sentencia en la que se valoraran todas las pruebas incluidas en el expediente.

Pero en ese segundo fallo Letras Libres fue nuevamente considerada culpable de daño moral contra La Jornada. La revista presentó un amparo más ante otro Tribunal Colegiado. La sentencia fue la misma: Los magistrados ordenaron nuevamente al Tribunal Superior de Justicia que dictara una nueva resolución atendiendo a los siguientes puntos:

a) Valorar las pruebas de Letras Libres en forma adecuada.

b) Determinara si, con base en ello, se daba una excepción en términos de la Ley sobre Delitos de Imprenta.

c) Resolviera si la palabra “cómplices” había sido utilizada para dar a entender una simpatía entre La Jornada y ETA.

En la tercera sentencia el panorama cambió. Letras Libres consiguió que el Tribunal Superior de Justicia del DF los absolviera y, además, consiguieron que La Jornada tuviera que pagar los gastos hechos durante el juicio.

Fue entonces cuando La Jornada recurrió al juicio de amparo bajo el mismo argumento utilizado antes por Letras Libres en el sentido de que no se habían valorado sus objeciones contra las pruebas de sus demandados y agregó que la Ley de Imprenta era inconstitucional.

El Tribunal Colegiado de Circuito que conoció de este asunto no sólo protegió a La Jornada sino que además pidió al Tribunal Superior de Justicia del DF emitir una nueva sentencia en la que valorara las referidas objeciones, aunque declaró constitucional la Ley de Imprenta.

Ante ello, La Jornada promovió la revisión de ese amparo ante la Suprema Corte de Justicia, del cual conoció su Primera Sala, la que confirmó la constitucionalidad de la Ley de Imprenta, aunque por razones distintas a las del Tribunal Colegiado.

Por su parte, la Sala del Tribunal Superior de Justicia del DF, que no había esperado la resolución de la Corte, dictó una nueva sentencia en la que absolvió a los demandados Letras Libres y el señor García Ramírez.

Contra ello, La Jornada inició un nuevo juicio de amparo. Sin embargo, en virtud de su resolución, la Corte ordenó a la Sala del Tribunal del Distrito Federal dejar insubsistente su cuarta sentencia y dictar una nueva con los lineamientos establecidos por la Corte. Esto motivó que el amparo fuera sobreseído, es decir, fue dado por terminado sin que se emitiera pronunciamiento de fondo alguno.

Una quinta sentencia de la Sala del Tribunal Superior de Justicia absolvió a los demandados Letras Libres y el señor García Ramírez, lo que dio motivo a que La Jornada promoviera el amparo que ahora será resuelto por la Primera Sala de la Suprema Corte.

Lo que la Primera Sala de la Suprema Corte habrá de analizar es, principalmente, la colisión de derechos que pudiera darse entre la libertad de expresión de Letras Libres y del señor García Ramírez frente al derecho al honor, la reputación y la intimidad de La Jornada, sobre todo bajo la perspectiva de que tanto editorial Demos como Vuelta son empresas periodísticas, propietarias de medios impresos con los que, por su propia naturaleza, pueden influir en los lectores.

El ministro Arturo Zaldívar ha propuesto en su proyecto que “si la prensa goza de la mayor libertad y del más amplio grado de protección para criticar personajes con proyección pública, es no sólo lógico sino necesario concluir que la crítica a su labor también debe gozar de la mayor libertad y más amplio grado de protección, pues de lo contrario se estaría dotando a una persona, en este caso un medio de comunicación impreso, de un gran y desequilibrado poder para criticar impunemente, opinando e informando sin ser sujeto del mismo escrutinio público que pregona, ejerce y cuya protección invoca”.

La Primera Sala considera, como lo ha señalado la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Organización de los Estados Americanos, que uno de los mecanismos idóneos tendientes a promover el comportamiento ético de los medios de comunicación es la crítica a los propios medios de comunicación.

En el proyecto se propone no amparar a La Jornada, contra la sentencia emitida por la Décima Sala Civil del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, en lo referente a la apelación 521/2005/2 del 7 de abril de 2010.

Aquí un fragmento de un texto que escribiera, en junio de 2011, Enrique Krauze sobre este caso:

“El conflicto entre Letras Libres y La Jornada no solo atañe a la libertad de expresión sino, de manera específica, a otro tema central para la democracia en México: el tema de la transparencia. La prensa ha sido llamada un cuarto poder desde el siglo XVIII, y en el siglo XX aumentó la conciencia de que debe ser -como los otros tres poderes- un poder responsable y transparente. Dejando a un lado la cuestión de si es legal o debe serlo publicar contenidos que simpatizan con los de una banda terrorista, lo menos que se puede exigir a un medio es transparencia: una cosa es publicar esos contenidos, y otra ocultar su origen y editorializarlos como afirmaciones del periódico”.

Close
Comentarios