“Protesto por México”; discurso íntegro de AMLO en toma de protesta

AMLO toma protesta por Movimiento Ciudadano. Foto: @RicardoMonrealA

Andrés Manuel López Obrador rindió protesta como candidato electo a la Presidencia de la República por el partido Movimiento Ciudadano, donde comprometió honestidad y justicia, así como su trabajo por México.

El presidente del Movimiento Ciudadano, Luis Walton, tomó la protesta, en un acto en el que estuvo acompañado también por el coordinador nacional del Diálogo por la Reconstrucción de México (DIA), Manuel Camacho Solís y del aspirante a la jefatura de gobierno del Distrito Federal de la coalición de izquierda, Miguel Ángel Mancera.

“Protesto por México” expresó López Obrador al rendir protesta frente a miles de personas y militantes de izquierda reunidos en el Teatro Metropolitan de la Ciudad de México.

Durante su discurso tras rendir protesta, AMLO aseguró que se podrá elegir entre cuatro candidatos, pero sólo entre dos proyectos de nación: más de lo mismo o el cambio verdadero que representa su movimiento.

Finalmente aseguró que es sincero su llamado a la reconciliación nacional, debido a que no tienen doble moral. Aseveró que su movimiento no busca venganza, sino justicia.

Aquí el discurso íntegro de AMLO:

Señor presidente del Partido Movimiento Ciudadano, nuestro amigo Luis Walton.
Militantes y dirigentes del Partido Movimiento Ciudadano.
Amigas y amigos todos.

Como sabemos, el primero de julio se decidirá el destino de la República, de la cosa pública.

Como pocas veces en nuestra historia, estas elecciones serán definitorias: Los mexicanos vamos a elegir entre cuatro candidatos a la presidencia; pero en realidad, en esencia, habrá que definirse entre dos opciones, dos proyectos.

No está de más subrayar que, más de lo mismo es aceptar tácitamente, que continúe la política económica que beneficia a un pequeño grupo a costa de la inseguridad, la pobreza y el sufrimiento de la inmensa mayoría de los mexicanos.

Más de lo mismo es aceptar que continúe la violencia que se ha generado fundamentalmente por la falta de crecimiento económico, de empleos y oportunidades para los jóvenes.

Más de lo mismo es darle el visto bueno a la corrupción política imperante en nuestro país. Más de lo mismo es terminar de condenar a nuestros hijos y a nuestros nietos a un futuro miserable de penurias y temores, por eso, amigas, amigos de Movimiento Ciudadano, en estos tiempos difíciles, aciagos y, al mismo tiempo, de definiciones, quienes participamos en estas fuerzas progresistas de nuestro país, estamos obligados a emplearnos a fondo, a dedicarnos en cuerpo y alma a convencer a todas y todos de que sólo con un cambio verdadero podremos lograr el renacimiento de México.

Tenemos que hacer ver -y esta es nuestra tarea, nuestra labor en estos tres meses y días- a todas y todos los ciudadanos de todas las clases sociales y corrientes de pensamiento que si no cambiamos entre todos, de manera pacífica el régimen caduco que tenemos, no encontraremos la salida ni como pueblo ni como nación.

Por eso tenemos que convencer y persuadir de que el cambio verdadero significa honestidad, garantizar a todos los mexicanos que va a haber honestidad, que vamos a desterrar la corrupción, que vamos a limpiar de corrupción el gobierno, de arriba hacia abajo como se limpian las escaleras porque nada ha dañado más a nuestro país que la deshonestidad de los gobernantes. Eso es lo que ha dado al traste con todo, esa es la causa principal de la desigualdad económica y social que se padece y eso también ha dado origen a esta crisis de inseguridad y de violencia.

Por eso se debe de insistir mucho para convencer de que ofrecemos un gobierno honesto, que se impulsará el crecimiento económico, de que sacaremos a México del estancamiento económico en que se encuentra. Que de esta manera se generarán empleos, que se atenderá a los jóvenes, que nunca más se les cerrarán las puertas, que tendrán oportunidades de trabajo y de estudio.

Hay que decir también a los cuatro vientos que vamos a defender el patrimonio nacional, que ya no se va a seguir entregando lo que es del pueblo y lo que es de la nación.

Decir que se protegerá el medio ambiente, que vamos a garantizar a todos el derecho a la educación, a la salud, a la alimentación. Ya no se va a padecer en nuestro país por hambre, por desnutrición, y vamos a garantizar una vivienda digna a todos los mexicanos. Y sobre todo, debemos decir con firmeza, con seguridad, que vamos a lograr este cambio porque es la única manera, lo he pensado mucho, lo he analizado, la única manera de serenar al país, de que la tranquilidad y de que haya seguridad pública, de que logremos entre todos un cambio verdadero, una transformación en la vida pública de México.

Recordemos que ha habido tres grandes transformaciones en la historia de nuestro país: La Independencia, la Reforma, la Revolución, y nosotros sostenemos que, para sacar a México de la decadencia en la que se encuentra, hace falta otra transformación que vamos a lograr de manera pacífica, sin violencia, para salvar a nuestra patria.

Vamos a llevar al cabo la cuarta transformación de la vida pública de México, ese es el objetivo superior de nuestro movimiento.

Hay que decir también que es sincero nuestro llamado a la reconciliación.

Siempre hemos sido congruentes, actuamos como pensamos, no tenemos una doble moral, un doble discurso, por eso tenemos, repito, que insistir que es sincero nuestro llamado a la reconciliación. Decir sin temor a equivocarnos, que nosotros no odiamos a nadie, que no queremos venganza, sino justicia, y que las lamentables circunstancias en las que se encuentra nuestro país, lo más importante de todo es unirnos todos los mexicanos para salvar a México y esto es lo que ofrecemos.

Amigas y amigos de Movimiento Ciudadano:

Vamos pues a cumplir nuestra tarea y a sumar voluntades a favor de esta causa que es de gran trascendencia. Hagamos nuestro trabajo, convencidos de que nos asiste la razón y con la seguridad de que nuestro pueblo, todos los ciudadanos de México, a pesar de la tentación, del dinero, del engaño y de la manipulación, sabrá nuestro pueblo estar a la altura de las circunstancias.

Repito: En estos momentos cruciales para nuestra nación, insisto mucho en que tenemos todos que convencer y persuadir a los ciudadanos porque es lo que tenemos, el apoyo de ustedes, el apoyo de mujeres y hombres libres y conscientes como ustedes. Afortunadamente somos millones a nivel nacional.
La campaña no se va a orientar única y exclusivamente a mensajes publicitarios porque no está en venta un producto, no se va a poner en el mercado una mercancía. Esto no es un asunto publicitario, mediático. Esto tiene que ver con propuestas para transformar al país.

Por eso, la campaña nuestra, sin dejar de atender lo que tiene que ver con los medios de comunicación, va a sostenerse principalmente en la labor, en la tarea que lleven a cabo los ciudadanos libres y conscientes para convencer a quienes todavía no deciden cómo van a sufragar en julio.

La campaña la tenemos que hacer entre todos. Cada uno de nosotros se tiene que convertir en un medio de comunicación. Cada uno de nosotros tiene que ser un protagonista del cambio verdadero.

Yo tengo mucha fe, mucha confianza que si los ciudadanos conscientes, libres de este país, que nos tienen confianza, que saben que esto es en serio, cumplen con su labor, su tarea de convencer a más ciudadanos, no tengo la menor duda de que a pesar de que nuestros adversarios se publiciten más en los medios de comunicación, el triunfo va a corresponder a nuestro movimiento.

¿O qué es más importante: Un anuncio publicitario, o la voluntad de todo un pueblo para transformar a México?

Por eso, tengamos mucha confianza, mucha fe. No nos dejemos apantallar, literalmente hablando. Vamos hacia adelante y recordemos que, en momentos definitorios como este, cuando los conservadores no querían los cambios, el mejor presidente que ha habido en la historia de nuestro país, Benito Juárez, sostuvo, pronosticó en momentos difíciles, aciagos, dijo que “el triunfo de la reacción era moralmente imposible”.

Tengamos esa convicción: El triunfo de la derecha, el triunfo de los conservadores hoy en día, es moralmente imposible.

Por eso, mantengamos una inquebrantable fe en nuestros ideales y en los nobles propósitos que nos inspiren. Digamos al pueblo que el cambio verdadero está en sus manos.

¡Que viva el movimiento progresista!
¡Que viva la nueva República!
¡Viva México!
¡Viva México!
¡Viva México!

Con información de Notimex

Deja un comentario