¿Réplica o sismo?
¿Es correcto decir grados Richter?

Ante tanto movimiento, uno se pregunta, ¿sigue siendo un temblor? ¿es una réplica? ¿es correcto decir grados Richter? ¿me salgo o me quedo? y, lo más importante, ¿va a seguir temblando?

¿Réplica o sismo? <br>¿Es correcto decir grados Richter?
Imagen tras el sismo del martes.

Como es del dominio público, desde el martes, la tierra no ha parado de temblar. Ante tanto movimiento, uno se pregunta, ¿sigue siendo un temblor? ¿es una réplica? ¿es correcto decir grados Richter? ¿me salgo o me quedo? y, lo más importante, ¿va a seguir temblando?

Ante la duda, Animal Político acudió a Arturo Iglesias Mendoza (@guidibuchi), jede del Departamento de Sismología y doctor en Sismología del Instituto de Geofísica de la UNAM y con personal de Protección Civil para despejar dudas y entender mejor por qué ocurren los terremotos y cómo reaccionar ante ellos.

¿Por qué ocurrió?

El sismo del martes y las consiguientes réplicas que hemos sentido a lo largo de esta semana tuvieron su origen en el hundimiento de la placa de Cocos (que abarca desde Colima hasta Chiapas por la costa pacífica) debajo de la placa continental o placa de Norteamérica, (que abarca casi todo el territorio del centro y norte de México, además de todo Estados Unidos y Canadá).

Cuando una placa oceánica, como la placa de Cocos, se va metiendo debajo de otra, en este caso la placa de Norteamérica, se atoran, se comienza a acumular energía y se generan temblores.

Que ya no se dice grados Richter…

La magnitud de un sismo es lo que mide la energía o fuerza con la que ocurre. En el caso del temblor del martes, la magnitud fue de 7.4. Pese a que, casi de manera universal, se dice que un sismo fue de “x grados Richter”,  no es correcto. Lo que se debe decir es: “El sismo tuvo una magnitud de 7.8”, por ejemplo.

Que quede claro: Richter es una magnitud que sólo se utilizaba en California, en la falla de San Andrés, pero que hoy está en desuso y se ha globalizado de manera errónea. Aunque no hay un consenso total, se usan escalas como la escala de Magnitud de Momento.

¿Intensidad o magnitud?

Contrario a lo que se piensa, el concepto de intensidad no tiene nada que ver con la fuerza de un terremoto, sino con los daños que provoca. Por ejemplo: En magnitud, el temblor del martes fue más grande que el de Haití (magnitud 7). Sin embargo, la profundidad de éste fue de alrededor de 20 kms y el de Haití fue prácticamente superficial, a sólo 10 kms. Esto provocó que hubiesen mucho más daños.

No es sismo, es réplica

Las réplicas suceden después de un sismo de mayor magnitud; son sismos con magnitudes más pequeñas que ocurren geográficamente cercanos al epicentro del sismo principal y, por ello, se les identifica como réplicas y no como temblores. En ocasiones, el sismo principal no libera toda la energía acumulada en la zona.

Los sismos posteriores al del martes pueden ser considerados réplicas, ya que están asociados a la misma zona epicentral (costa pacífico- Guerrero y Oaxaca).

¿Me bajo, me salgo o me quedo?

Según personal de Protección Civil, una vez que se sienta el movimiento sísmico, uno debe replegarse a las zonas seguras entre trabes y columnas. Posteriormente debe evaluar el área de las rutas de evacuación y salidas y, en caso de que todo esté en orden, proceder a evacuar el inmueble.

Estoy en el piso 18, ¿me bajo o me quedo?

Dado que el tiempo entre la Alerta Sísmica y el sismo es de 60 segundos, cada inmueble debe medir cuánto tiempo tiene para evacuar. Si desde algún nivel no se alcanza a evacuar durante esos 60 segundos, se debe proceder a las zonas de menor riesgo o zonas seguras, hasta poder evaluar la ruta de evacuación.

¿Es seguro bajar por las escaleras?

Depende del análisis de riesgo interno, un dictamen estructural hecho por brigadistas de Protección Civil que evalúa qué tan seguras y resistentes son las escaleras. En caso de no contar con una evaluación de las condiciones del inmueble, lo más seguro es permanecer cerca de las zonas seguras.

Les dejamos una infografía con las previsiones y acciones más importantes a considerar:

 

Da click para agrandar. Gráfico: Mariana Hernández (@mariana1hdzc)

¿Cuáles son los principales sismos que han sucedido en México en el último siglo?

7 de junio de 1911 – El día que Madero  entró a la ciudad de México, el temblor causó 40 muertos y 16 heridos tras el derrumbe de los dormitorios de la artillería en las instalaciones militares que había en San Cosme.

3 de enero de 1920 – El llamado terremoto de Quimixtlán, Puebla, es el tercer terremoto más letal registrado en México con una magnitud de 6.4 y dejó 650 muertos.

15 de enero de 1931 – Alcanzó una magnitud de 7.8 y causó la muerte de 114 personas.

28 de julio de 1957 – Un sismo que provocó 700 muertos y la caída del Ángel de la Independencia, es conocido como “El sismo del ángel”.

28 de agosto de 1973 – Este sismo dejó entre mil 500 y 3 mil muertos en las regiones de Veracruz y Puebla. Es catalogado como uno de los más fuertes que se han sentido en nuestro país.

19 septiembre 1985 – Un terremoto de magnitud 8.1 con epicentro en Michoacán, causó 10 mil muertos -según fuentes oficiales- y 45 mil -según la Coordinadora Única de Damnificados. El temblor provocó la destrucción de un tercio de los edificios de la ciudad de México.

20 de septiembre 1985 – Réplica más significativa del sismo del 19 de septiembre de 1985. Terminó por colapsar edificaciones dañadas por el sismo del día anterior, asimismo causó alarma y pánico en la Ciudad de México.

9 octubre 1995 – A 61 muertos se elevó el número de víctimas fatales por causa del terremoto de magnitud 7.5 que afectó principalmente a los estados Colima y Jalisco.

15 junio 1999 – Un terremoto de magnitud 6.7 en las regiones sur y central de México provoca 18 muertos, más de 200 heridos y al menos 16.000 damnificados. El Estado de Puebla fue el más afectado.

30 septiembre 1999 – Un sismo de magnitud 7.4 con epicentro en el estado de Oaxaca ocasiona 39 muertos, medio centenar de heridos y 250 mil damnificados.

21 enero 2003 – Al menos 29 muertos, 290 heridos y 30 mil damnificados por causa del terremoto de 7.6 que sacudió el oeste y centro del país, con epicentro en el estado de Colima, en la costa del Pacífico.

20 mar 2012 – Aunque sólo dejó dos muertos, es el segundo sismo más intenso desde el Terremoto de 1985, con daños menores en diversas ciudades y poblados. Un puente peatonal cayó en la Ciudad de México sobre un microbús, dejando levemente herido al conductor del vehículo. También hubo afectaciones en la línea “A” del metro por el movimiento de las vías y un puente agrietado que pasa sobre la via del tren.

Close
Comentarios