Los documentos detrás de
“La voluntad de no saber”

El nuevo libro sobre Marcial Maciel documenta la postura del Vaticano en torno al líder de los Legionarios de Cristo.

Los documentos detrás de <br>“La voluntad de no saber”
El libro "La voluntad de no saber", editado por Random House Mondadori
Marcial Maciel con Juan Pablo II.

La primera visita del Papa Benedicto XVI a México coincidió con la publicación de un nuevo libro que revela documentos que presuntamente demuestran que El Vaticano tuvo conocimiento de los abusos sexuales cometidos contra varios seminaristas por parte del fundador de Los Legionarios de Cristo, el mexicano Marcial Maciel, y sobre su aparente adicción a la morfina.

El libro La voluntad de no saber salió a la venta el 24 de marzo, un día después de la llegada a México de Benedicto XVI.

Editado por Random House Mondadori, el libro tiene un tiraje de más de 6 mil copias y sólo circulará en México.

José Barba, uno de sus autores y quien fuera uno de los ex legionarios que denunciaron a Maciel por haber abusado de ellos, dijo que el libro se basa en información recogida en 212 documentos procedentes de El Vaticano y que les fueron entregados por miembros de la misma iglesia católica cuyas identidades no revelará.

Con los documentos, dijo Barba, se demuestra que “había información desde el año 1944 y sobre todo en los importantes de la primera investigación grande, 1956 hasta finales del 58, sobre Marcial Maciel y ahí aparece con toda claridad que El Vaticano sabía de sobra sobre la verdadera naturaleza de este hombre, las acusaciones, la opinión de expertos, la revisión de otros expertos sobre los expertos anteriores, las opiniones que habían dado los visitadores apostólicos”.

El texto, aparecido en esa publicación, también dice que los documentos incluyen una carta de renuncia a la Legión del sacerdote Juan José Vaca, de 1976, en la que denuncia abusos sexuales cometidos contra él y otros miembros de la orden. Este documento ya se había hecho público anteriormente.

“(En el libro) no se dice nada nuevo, todo se ha dicho en libros anteriores”, dijo Bernardo Barranco, un experto del Centro de Estudios Religiosos de México y autor del prólogo del nuevo texto. “Lo importante de este libro es que lo documenta, lo prueba de manera irrefutable y prueba que El Vaticano ha venido mintiendo sobre Maciel“.

Hacia 1956, cuatro obispos mexicanos alertaron a la oficina de El Vaticano encargada de las órdenes religiosas sobre señalamientos de seminaristas y otros legionarios acerca del comportamiento de Maciel, que incluía el uso de drogas y supuestos abusos sexuales.

El libro "La voluntad de no saber", editado por Random House Mondadori

El Vaticano inició una investigación y ordenó que Maciel fuera suspendido como cabeza de los Legionarios mientras se realizaba la indagatoria. Maciel, sin embargo, fue reinstalado como superior de la orden en 1958.

En 1998, algunas víctimas de Maciel, incluido Barba, iniciaron un proceso canónico contra el fundador de la Legión ante la Congregación para la doctrina de la Fe del Vaticano, entonces encabezada por el entonces cardenal Joseph Ratzinger, quien se convertiría en Papa bajo el nombre de Benedicto XVI.

El caso no prosperó sino hasta 2004, al final de la vida de Juan Pablo II, quien solía poner como ejemplo a Maciel.

Ya bajo el pontificado de Benedicto XVI, El Vaticano ordenó en 2006 a Maciel retirarse de la vida sacerdotal.

Para 2010, El Vaticano denunció que Maciel llevó una doble vida inmoral tras las revelaciones de que abusó sexualmente de seminaristas, aunque no hizo mención sobre posibles complicidades e incluso señaló que los crímenes fueron “desconocidos para la gran mayoría de los Legionarios”.

Maciel, quien murió en 2008, ha sido señalado de haber procreado al menos tres hijos con dos mujeres diferentes.

Animal Político te da a conocer dos de los documentos detrás del libro La voluntad de no saber.

Aquí el testimonio del doctor José Barba:

Testimonio de Barba y Jurado (9 de Abril de 2005)

Y aquí la carta de renuncia del sacerdote Antonio Roqueñí al subsecretario de la congregación, Gianfranco Girotti:
Carta de Roqueñí a Girotti

Close
Comentarios