Cristianismo, remedio para blindar a policías de Guadalupe del crimen organizado

A mes y medio de que empezaron las oraciones, al Coronel Enrique Sanmiguel no le han matado a un solo policía ni ha tenido que despedir a nadie por presuntos nexos con el narco.

Cristianismo, remedio para <i>blindar</i> a policías de Guadalupe del crimen organizado

Desde que comenzó la guerra contra el narcotráfico, uno de los estados en los que ha aumentado la violencia es Nuevo León. Algunos municipios, como el caso particular de Guadalupe, que colina con Monterrey, la ciudad más importante del Estado, han sido golpeados por la ola de violencia.

En este 2012, este municipio neoleonés tiene al mando de su cuerpo policiado al coronel Enrique Sanmiguel Sánchez, hombre que, al parecer, encontró en el cristianismo y sus oraciones la fórmula para mantener a sus policías alejados de las garras del crimen organizado.

En entrevista telefónica con Salvador Camarena para W Radio, Sanmiguel explicó cómo a mes y medio que empezaron con las oraciones y las pláticas con los pastores cristianos no le han matado a ni un solo policía y no ha tenido que despedir a nadie por presuntos nexos con el narcotráfico.

La dinámica de oración comenzó de manera paulatina, primero para los reos –ellos pidieron permiso- y luego para los mismos policías –ellos también lo solicitaron-.

“Empezamos los sábados. Después se hizo un curso de moralización impartido por los pastores con el fin de que el personal supiera qué es lo que un ciudadano quiere de un policía”, explicó el coronel Sanmiguel.

Para él, la cosa funciona así: “Si yo tengo policías que tengan temor a Dios, no van a tomar la cartera, no van a tomar el dinero de otra persona en una detención”.

En mayo del año pasado, por ejemplo, la Procuraduría General de Justicia de Nuevo León (PGJE) arraigó a 11 policías del municipio de Guadalupe por presuntos nexos con la delincuencia organizada.

Desde que terminó el curso, hace mes y medio, nada de esto se ha vuelto a presentar, según el coronel, quien aseguró que “inculcamos valores, que son factores de cambio. Es muy importante que los policías tengan fe en un poder superior”.

Actualmente, 175 policías de Guadalupe son los que salen a combatir al crimen organizado.

En varios de esos elementos policiacos se registró el cambio, aseguró Sanmiguel: “Se han acercado los mismos policías a los pastores. Hay gente que tomaba y ya no toma, hay gente que es tocada por la mano de Dios y ha hecho un cambio en su familia, en su forma de comportarse, sus costumbres”.

¿Ayuda divina? “Sobretodo”, dijo Sanmiguel respondiendo a Camarena. “¿Cómo explica usted que llegamos aquí dos personas, el sargento Florencio y su servidor, y teníamos que hablar con los policías que estaban entregados con los mañosos, salir a trabajar todos los días a combatir el crimen?”

Así respondió el hombre que se define a sí mismo como “cristiano y muy creyente”, pero que sabe que la violencia en Guadalupe es culpa del crimen organizado y no de una “fuerza sobrehumana”.

Según el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), este municipio es el tercero que más habitantes expulsó a nivel nacional debido a la violencia: en 2010 se contabilizaron 13 mil 900 personas menos que en 2005.

Y hay más. En Guadalupe se registraron 139 asesinatos del hampa entre 2007 y 2010, a las que deben sumarse otros 13 asesinatos en 2011.

Escucha la entrevista completa con el coronel Enrique Sanmiguel:

Close
Comentarios
  • Jose Trinidad Morales Luna

    SERIA BUENO QUE TODO MEXICO SE ENTREGARA A JESUCRISTO SE ACABARIA EL CRIMEN Y TENDRIAMOS UN MEXICO EN PAZ