¿Cómo extender los límites de internet para que quepan todos?

El miércoles pasado para muchos, internet fue el mismo de siempre. Sin embargo, la red global está estrenando un nuevo sistema de protocolos: IPv6, que reemplazará poco a poco al IPv4, sistema con el que funcionaba actualmente y que poco a poco se estaba metiendo en un apuro: las direcciones IP mundiales estaban llegando a un límite.

Cuando internet fue lanzado en 1983, sus creadores jamás soñaron que miles de millones de aparatos inteligentes estarían algún día utilizando la red. Sin embargo hoy, a casi tres décadas de aquella fecha, el mismo internet atiende a más de 2.5 mil millones de personas y a más de 11 mil millones de aparatos inteligentes. Se estaba quedando sin espacio.

Ahora, la puesta en marcha del IPv6 permitirá crear el espacio necesario para darles cabida a todos; los proveedores más grandes de internet alrededor del mundo ahora tendrán millones de millones de nuevas direcciones IP. La revista Time lo consideró el cambio más significativo que ha tenido la red mundial desde su concepción.

El establecimiento del nuevo sistema atenderá a la proliferación de smartphones, tabletas y demás aparatos inteligentes que necesitan su propia dirección para poder acceder a internet. Además, en el caso de computadoras funcionando en el mismo hogar que no tienen más remedio que compartir la misma IP, dará lugar a una navegación mucho más rápida.

Vint Cerf, considerado uno de los padres de la web y actual “jefe evangelista de internet” para Google, escribió en su blog: “el nuevo y mayor IPv6 extenderá el límite de internet a 340 billones, de billones, de billones de direcciones. Suficiente para el esencial crecimiento ilimitado del futuro próximo”.

Para asegurar una transición suave y para garantizar que los aparatos conectados a internet no sufran problemas de conexión, ambos sistemas convivirán durante los próximos años.

Y ¿los efectos secundarios?

Leo Vegoda, de la Corporación de Internet para Nombres y Números Asignados (ICANN), organismo que maneja el sistema de direcciones en internet, destacó que algunos internautas podrían notar que sus conexiones a internet funcionan más rápido. Eso sí, una vez se complete el traspaso al IPv6, los aparatos más antiguos podrían tener problemas.

Y pese a que contar con un sistema más amplio tiene obvias ventajas, lo cierto es que algunos expertos ya hablan de posibles amenazas, entre ellas que la proliferación de aparatos inteligentes podría acarrear problemas de seguridad para las empresas.

En el antiguo sistema las direcciones IP se veían más o menos así: 216.27.61.137

Con el grande y mejorado IPv6, las direcciones IP se verán así: 3ffe:1900:4545:3:200:f8ff:fe21:67cf

Con información de BBC, Time y el blog oficial de Google.

Deja un comentario