El pleito Apple vs. Samsung: ¿el final de la disputa?

Este viernes se logró un veredicto -bastante rápido por cierto- en el juicio entre Samsung y Apple; una de las batallas de patentes más grandes de su clase.

Un jurado estadounidense decidió que Samsung debe pagar a Apple más de U$1.000 millones en daños y perjuicios, por una disputa de propiedad intelectual, mientras que rechazó los reclamos de Samsung de que varias de sus patentes habían sido violadas.

El veredicto tendrá enormes ramificaciones para teléfonos y tabletas, sin mencionar cómo los negocios usan la propiedad intelectual y las patentes.

¿Sobre qué era el juicio?

Las dos compañías juntas dan cuenta de más de la mitad de todas las ventas de teléfonos inteligentes del mundo.

Las firmas tecnológicas se acusaron mutuamente de infracción de propiedad intelectual.

A pesar del hecho de que Apple compra muchos de sus componentes a Samsung, las dos firmas no lograron acuerdos de intercambio de licencias, ni siquiera después de que los tribunales obligaron a sus jefes a reunirse para conversar.

El caso fue impulsado por una demanda iniciada por Apple en abril del año pasado, seguido por una contrademanda de Samsung.

Ambas acciones fueron combinadas en un juicio, que empezó hace menos de un mes.

¿Qué quería Apple?

El fabricante del iPhone reclamaba un total de US$2.500 millones en daños y perjuicios, aunque la jueza podría triplicar esa cifra si decidiera castigar a Samsung por conducta dolosa.

Apple arguyó que es víctima de siete infracciones de patentes, además de otras violaciones comerciales.

La compañía alega que entre éstas se incluyen copias de sus diseños para los cuerpos del iPhone original y el iPad, así como elementos de interfaz de usuario, tales como la respuesta de rebote cuando una persona desplaza hacia abajo más allá del final de una lista, y el toque para ampliar la imagen.

En su alegato final del martes, el abogado de Apple, Harold McElhinny, dijo al jurado que Samsung había empleado un atajo en el diseño de su producto.

“En aquellos tres meses decisivos, Samsung fue capaz de copiar e incorporar el resultado de la inversión de Apple de cuatro años de trabajo duro e ingenio, sin correr ninguno de los riesgos”, expresó McElhinny, refiriéndose al tiempo invertido trabajando en teléfonos de Samsung por un diseñador surcoreano que testificó en el juicio.

¿Qué tenía que decir Samsung?

A su turno, Samsung demandó una “tasa razonable de regalías” por cinco patentes que sostiene que Apple violó.

Dos de éstas se relacionan con la capacidad de los teléfonos celulares para usar tecnología de tercera generación (3G). Se llaman normas esenciales de patentes, ya que las innovaciones son necesarias para ofrecer una característica reconocida como un estándar de la industria, que por tanto debe ser objeto de oferta y licencia en “términos justos y razonables”.

La firma surcoreana dijo que Apple rechazó su propuesta original de licencia, nunca hizo una contraoferta “y hasta la fecha no ha pagado un centavo a Samsung”.

Los otros tres reclamos de patentes del fabricante del Galaxy S3 cubren la integración de teléfono celular, cámara digital y correo electrónico en un solo dispositivo; almacenamiento de una foto en una galería; y el uso de una aplicación mientras se sigue escuchando música en el fondo.

Aunque el expediente del juicio de Samsung no especificaba una suma que crea que se le debe, la presentación de Apple sugiere que su rival está buscando una participación de 2,4% del precio de venta de sus productos sólo para la patente esencial.

Apple afirmó que ésta sería el equivalente de “US$14,40 por unidad” basado en el precio de venta promedio de un iPhone. Advierte que la suma es más que el costo del chip que usa para brindar funcionalidad 3G.

Samsung señaló: “El reclamo de Apple por daños y perjuicios es una extensión natural de sus intentos de monopolizar el mercado… “.

Samsung arguye que ya estaba trabajando en auriculares rectangulares redondeados dominados por una pantalla y un botón único meses antes de que se revelara el iPhone.

También reclamó que las ideas de Apple no eran únicas, sino que estaban muy influenciadas por Sony.

Alegó que la compañía estadounidense cambió de dirección después de leer una entrevista con dos de los diseñadores de productos de Sony, y sometió imágenes de diseños de conceptos creados por Apple con el logo de la compañía japonesa para respaldar sus acusaciones.

Por su parte, el abogado de Samsung, Charles Verhoeven, dijo al jurado que un veredicto a favor de Apple significaba que la competencia sería sofocada en la industria.

“Más que competir en el mercado, Apple busca una ventaja competitiva en la Corte”, expresó Verhoeven en su alegato final.

Related

Deja un comentario