Zonas metropolitanas invierten sólo 3% en movilidad peatonal y ciclista

Por el contrario, 76.2% de esos recursos se han destinado a promover el uso del automóvil particular

Zonas metropolitanas invierten sólo 3% en movilidad peatonal y ciclista

El Valle de México y las zonas metropolitanas del país invierten en conjunto sólo 3.1% de lo que reciben en fondos federales en impulsar infraestructura que promueva el transporte no motorizado y los traslados a pie.

Por el contrario, 76.2% de esos recursos se han destinado a promover el uso del automóvil particular pese a que menos del 30% de los viajes en el país se hace por ese medio.

El Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP) analizó los ingresos federales y el gasto de nueve zonas metropolitanas del país y el Valle de México en 2011, mediante el ramo 23, el 33, los ramos administrativos y los convenios de descentralización y/o reasignación.

En un estudio que fue presentado hoy, titulado ‘Diagnóstico de fondos federales para transporte y accesibilidad urbana’ que analiza los fondos del Distrito Federal, Estado de México, Nuevo León, Jalisco, así como Veracruz, Guanajuato, Aguascalientes, Querétaro, Puebla y Colima, concluye que de 52 mil 170 millones de pesos que reciben, 11 mil 763, es decir 23%, se destina a la movilidad, sin embargo, menos del 20% se destina al transporte público y 3.1% a movilidad peatonal y ciclista.

Haz click para agrandar.

“Si consideramos que sólo del 20% al 30% de los viajes en las ciudades mexicanas se realiza en automóvil particular, mientras que prácticamente toda la población camina, es posible decir que la política actual de movilidad es inequitativa”, afirma en el estudio el Consultor de Finanzas Públicas del Instituto, Javier Garduño Arredondo.

Las zonas metropolitanas estudiadas representan el 31% de la población total del país y 40% de la población urbana, por tanto, el estudio afirma que es evidente la tendencia actual de que en México se favorecen las inversiones para promover el uso del automóvil, la cual presenta un doble reto para los tomadores de decisiones en todos los niveles de gobierno.

“Por un lado, existe la necesidad de replantear los mecanismos de financiamiento a través de las inversiones federales, para lograr ciudades más sustentables y equitativas. Estrechamente relacionada se encuentra la urgencia de que las ciudades mexicanas adopten una estrategia de gestión de la demanda de viajes en automóvil particular, a fin de reducir la congestión vehicular y las externalidades negativas ocasionadas por el uso indiscriminado del auto”, agrega Garduño Arredondo.

Pavimentación, el proyecto prioritario; infraestructura ciclista, el último
Con los fondos recibidos el año pasado, las entidades analizadas emprendieron 3 mil 089 proyectos relacionados con la movilidad. De ellos, 1917 fueron para pavimentar vías, y en promedio, cada proyecto costó un millón 713 mil pesos.

No obstante la cantidad de iniciativas de pavimentación, el gasto mayor se hizo en proyectos de transporte público, que sumaron 19. La erogación promedio de cada uno fue de 69 millones 442 mil 497 pesos. Los números, sin embargo, no significan que el transporte público sea prioridad, pues tres proyectos hacen que el promedio se eleve: la inversión en la línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo Metro, en el Distrito Federal, el Mexibús en el Valle de México, y el primer corredor BRT (Bus Rapid Transit) en Puebla.

En cuanto a la infraestructura ciclista, el gasto total de los 13 proyectos en las 10 entidades en más de mil 200 veces menor que el monto erogado en proyectos que promueven el automóvil.

Entre las obras construidas destacan los tramos de una ciclovía en Guanajuato, una ciclovía panorámica en Jalisco y un andador con Ciclopista en Querétaro.

Haz click para agrandar.

El camino a la inequidad está pavimentado

“Seguir destinando en promedio sólo el 3% de los recursos federales en movilidad para la seguridad peatonal, y menos del 1% en infraestructura ciclista, es sin duda un camino que nos conduce a la inequidad y a ciudades poco sostenibles en el futuro”, apunta el estudio.

De seguir la tendencia actual, no habrá un cambio significativo en los tipos de transporte; por tanto, los kilómetros recorridos por autos seguirán aumentando y, con ello, las externalidades negativas.

Dentro de las propuestas del estudio destaca la inclusión de un fondo específico para inversiones en movilidad no motorizada y accesibilidad dentro del Presupuesto de Egresos de la Federación. Además, propone que se explore la posibilidad de cambiar las reglas de operación de los fondos existentes, para que se establezca un porcentaje mínimo de inversión en movilidad no motorizada y accesibilidad.

Aquí el Diagnóstico de fondos federales para la movilidad y la accesibilidad:

Diagnostico de Fondos Federales Para La Movilidad y La Accesibilidad (2)
Fundado en 1985, el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo es un organismo internacional sin fines de lucro que promueve el transporte sustentable y equitativo a nivel global, con el objetivo de promover soluciones de transporte que reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero, la contaminación ambiental, la pobreza, los tiempos de traslado, los accidentes de tráfico y, con ello, mejorar el desarrollo económico y la calidad de vida en las ciudades en donde tenemos presencia. En México, ITDP trabaja en 4 áreas estratégicas: Transporte público, transporte no motorizado, desarrollo urbano sustentable y reducción de tráfico.

Close
Comentarios