Sergio Pérez, el mexicano que sigue las huellas de los campeones en F1

El piloto mexicano, Sergio 'Checo' Pérez. //Foto: Cuartoscuro

Sergio Pérez va camino de convertirse en el primer mexicano en ser campeón de F1. El primer paso será volver a colocar el tricolor mexicano en lo más alto del podio, pero su gran objetivo será coronarse como el mejor piloto del mundo.

El “Checo” llega a McLaren, una de las escuderías más exitosas en la historia de la F1, a los 22 años, siguiendo las huellas de los grandes campeones que ahora triunfan en la categoría. Tanto el español Fernando Alonso, como el finlandés Kimmi Raikkonen, el alemán Sebastián Vettel e incluso, el siete veces campeón, Michael Schumacher confirmaron su calidad antes de dar el gran salto y alcanzar la cima.

Todos, al igual que el piloto mexicano, fueron brillando en distintas categorías hasta que se les presentó la oportunidad de debutar en F1 con uno de los llamados equipos modestos.

Y al igual que Alonso con Minardi, Raikkonen con Sauber, Vettel en el Toro Rosso y Schumacher en Jordan, Pérez logró resultados superiores a lo que se esperaba del auto que conducía.

Sus tres podios, y la sorprendente forma de administrar el rendimiento y la durabilidad de sus neumáticos durante la temporada, lo han convertido en la sensación de 2011, hasta el punto que fue “robado” por McLaren de la protección de Ferrari, equipo al que estaba ligado dentro de su programa de desarrollo de jóvenes pilotos. Y de cierta forma, puede que haya sido lo mejor para su futuro en un corto plazo.

Sangre latina

Pérez será el compañero de Jenson Button, un piloto con una gran habilidad técnica, pero que no ha tenido una carrera tan brillante. En su día Button es capaz de vencer a cualquier piloto, pero en su paso por Renault y McLaren quedó relegado a un segundo plano, tanto por los italianos Giancarlo Fisichella y Jarno Trulli en la escudería francesa, como por Lewis Hamilton en el equipo británico.

Incluso su título mundial en 2009 no es tan valorado dada la clara superioridad del equipo Brawn ese año.

Frente a Button el mexicano tendrá la posibilidad de luchar por la victoria, algo que McLaren permite abiertamente y que no hubiera podido si se confirmaban los rumores que lo colocaban en Ferrari. En la escudería italiana a Pérez le hubiera tocado conducir a la sombra de Fernando Alonso, quien ha moldeado el equipo para su beneficio.

Otro elemento que puede condicionar la relación de Pérez con su equipo es su adaptación. Desde los años dorados del brasileño Ayrton Senna a finales de los años ochenta y principio de los noventa, ningún piloto latino ha podido triunfar en el equipo británico. Ni pudo el colombiano Juan Pablo Montoya, quien decidió abandonar la F1, ni pudo Alonso, que prefirió dejar un equipo de punta y pelear en medio de la parrilla antes que seguir bajo las órdenes de la escudería de Woking.

“He trabajado muy duro para demostrar mi potencial”, está convencido Pérez, quien en 2011 se convirtió en el quinto mexicano en llegar a la F1 y ha sido el primero en subir al podio desde el legendario Pedro Rodríguez.

Más allá de los dólares

“Checo” Pérez habló sobre el camino que tuvo que recorrer desde que abandonó su ciudad natal, Guadalajara, para seguir soñando con una carrera en el automovilismo.

“Recuerdo con mucha claridad el primer día que dejé a mi familia, cuando tenía quince años, para vivir en Alemania y competir en la Fórmula BMW. Fue duro para mí. Llegué a dormir en un restaurante, pero al mismo tiempo el sueño de llegar a ser un piloto de Fórmula Uno me hizo superar esos días difíciles”, comentó el mexicano.

Aparte de su familia, hay una figura que ha sido crucial en la carrera de Pérez: Carlos Slim Jr. Gracias a su respaldo financiero, el “checo” pudo ir abriéndose puertas para después mostrar su talento.

Así fue que triunfó en la F3 británica -logrando el título en la clase nacional- y en la GP2 en 2010. Ese año Pérez consiguió el subcampeonato por detrás de otro prospecto latinoamericano, el venezolano Pastor Maldonado, tras ganar en históricos circuitos como Mónaco, Silverstone, Hockenheim y Spa-Francorchamps, además de Yas Marina, en Abu Dhabi.

Con los dólares de Telmex debutó en F1 con el equipo Sauber, pero a partir de allí fue él quien comenzó a tocar las puertas de los grandes equipos y a justificar la inversión con su talento.

“Ha sido una serie de actuaciones matagigantes, un trío de podios y una vuelta rápida brillante en Mónaco lo que nos mostró que a Sergio no le falta nada en términos de velocidad y compromiso”, explicó el jefe del equipo McLaren, Martin Whitmarsh, quien aseguró su nuevo pupilo tiene todas las condiciones y está preparado para ser un aspirante al título mundial.

Ahora sólo falta saber cuándo y dónde la bandera tricolor mexicana volverá a ondear en lo más alto del podio en el mundial de F1.

Related

Deja un comentario