Los últimos minutos de “El Lazca”

En el último mes, "El Lazca" había perdido el liderazgo de Los Zetas, pero muchos dudan de los factores que llevaron a Lazcano a estar el domingo pasado en un partido de beisbol amateur con solo dos escoltas.

Los últimos minutos de “El Lazca”
La camioneta de "El Lazca" quedó en el arco que se encuentra a la entrada del municipio de Progreso, en Coahuila. Foto: El Zócalo de Saltillo.

Heriberto Lazcano Lazcano, “El Lazca”, ex agente de élite del Ejército Mexicano, entrenado por Estados Unidos, fue el líder de Los Zetas desde su fundación y hasta hace apenas unas semanas, cuando fue reemplazado por quien fuera su segundo al mando desde el inicio, Miguel Ángel Treviño Morales, “El Z-40.” En el último mes, “El Lazca” había perdido el liderazgo de la organización, pero muchos dudan de los factores que llevaron a Lazcano a estar el domingo pasado en un partido de beisbol amateur en el municipio de Sabinas, Coahuila.

Escena del enfrentamiento donde murió "El Lazca", a la entrada del municipio Progreso, Coahuila. Foto: El Zócalo de Saltillo.

Alrededor de las 13:00 horas de domingo, el equipo local jugaba contra el representativo del municipio de Juárez, partido al que llegó “El Lazca”, a bordo de una Ford Ranger blanca doble cabina, acompañado del escolta y conductor, Mario Alberto Rodríguez -quien murió en el lugar- y otro delincuente que logró escapar.

El enfrentamiento inició cuando Lazcano Lazcano se opuso a que su unidad fuera revisada por elementos de la Marina, quienes acudieron al municipio de Progreso, ubicado en la región carbonífera de Coahuila, a 60 kilómetros de Sabinas y 250 de la capital, Saltillo, a atender una denuncia ciudadana por la presencia de gente armada. Los elementos de Marina, al circular por la carretera federal 35 a la altura del campo de beisbol, vieron a Lazcano en actitud sospechosa.

“El Lazca” y sus acompañantes se percataron de la presencia de los agentes de la Marina e iniciaron la fuga. Los marinos observaron a los delincuentes huir en un vehículo con características similares a las que utilizan grupos armados y les marcaron el alto. La camioneta pick up había arrancado al ver a los marinos y no se detuvieron, los marinos inician los disparos.

Los delincuentes se opusieron a la Marina y dispararon  desde la camioneta en movimiento, “El Lazca” incluso disparó granadas con su rifle de asalto R-15 modificado, hiriendo a un Marino. Los agentes repelieron la agresión, abatiendo al conductor, quien quedó en el lugar, mientras los otros ocupantes descendieron del vehículo. El chofer y escolta de el ex líder de Los Zetas, Mario Alberto Rodríguez Rodríguez, fue identificado por una licencia de conducir.

“El Lazca” huyó por la carretera y fue alcanzado por las balas de los marinos escasos 300 metros adelante de donde quedó su camioneta. Lazcano murió al tercer impacto de bala, uno fue en la cintura, otro en el abdomen y el último entró por la nuca. Lazcano no llevaba ninguna identificación y, al parecer, cargaba sólo con un teléfono celular que estaba apagado

El “Z-3” murió alrededor de las 2 pm, cuando los marinos solicitaron el apoyo de la procuraduría estatal, cuyos agentes ministeriales y peritos arribaron al lugar de los hechos hasta las 20:00 horas del domingo, lo que significaría que los agentes locales tardaron seis horas en recoger los cuerpos, mientras que los perdieron en sólo cinco horas. Sin embargo, la procuraduría local afirmó que recibió la llamada de la Marina a las 6 pm del domingo.

Los Zetas abatidos dejaron armas de alto poder en el lugar, las cuales fueron aseguradas por la procuraduría de Coahuila. El rifle de Lazcano era una metralleta R-15 con dispositivo lanzagranadas y lanzacohetes. En la camioneta quedaron dos misiles y diversas armas.

Posteriormente, las fuerzas federales abrieron un acta circunstanciada que únicamente se relaciona con el enfrentamiento y por una probable violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, dejando en manos de las autoridades locales toda la investigación y los cuerpos de los delincuentes. Luego de que la Marina entregara los cuerpos, éstos fueron trasladados hasta las instalaciones de la Funeraria García, en Sabinas. La Armada se retiró, sin saber quién era el sujeto sin identificaciones, aunque ya se habían levantado sus huellas dactilares y fotografías.

El siguiente mapa muestra del lado derecho el campo de beisbol y el lugar donde quedó la camioneta y el chofer de “El Lazca”. La línea sobre la carretera muestra la posible ruta de escape que siguió el “Z-3”, de acuerdo con algunos testimonios y a la izquierda se muestra el punto donde habría caído muerto. Da click sobre los puntos y la franja morada para obtener más detalles:


Ver Muerte de Heriberto Lazcano, “El Lazca” en un mapa ampliado

La versión de los militares

José Luis Vergara, vocero de la Secretaría de Marina, informó que un segundo individuo acompañaba a Heriberto Lazcano Lazcano en Progreso, Coahuila, cuando éste fue abatido por la Marina, sin embargo, escapó. Su otro cómplice, identificado como Mario Alberto Rodríguez, fue abatido junto al número uno de Los Zetas.

“Al momento que llegamos, el personal que se encontraba en dos camionetas, hace intento por darse a la fuga, y en una blanca, empieza a abrir fuego contra el personal de Infantería de Marina de nuestra institución.

Por supuesto, se repele la agresión, se logra detener el vehículo, continúan impactos, de hecho hay un elemento de infantería que queda herido. En ese tiroteo, se logra detener al que iba como conductor y otros dos elementos descienden del vehículo e intentan darse a la fuga, pero continúan disparando contra el personal. Posteriormente se sabría que uno de ellos fue El Lazca, quien cae abatido”, dijo en entrevista con W Radio.

“Iban otros dos (acompañando al ‘Lazca’) de los cuales, uno logra darse a la fuga en la persecución, ellos salen del vehículo y se intentan ocultar en la maleza, intentando disparar a nosotros también. Hay uno que se da a la fuga y que no podemos alcanzar, y que estamos todavía en el área, tratando de ver si se puede obtener más información en miras de su detención y de lo que proceda”, agregó Vergara.

El vicealmirante confirmó la versión del Procurador de Justicia de Coahuila, Homero Ramos, quien afirmó que los elementos navales arribaron a Progreso tras recibir una denuncia ciudadana por la presencia de hombres armados durante un partido de beisbol.

Testimonios desde el campo de beisbol

El diario Reforma recogió testimonios que afirmaron que “El Lazca” y su escolta “cometieron un error: se retiraron del lugar y, minutos después, regresaron al graderío. Quizá fueron a traer cervezas.”

“Ellos llegaron en una camioneta”, dijo un testigo que estuvo en el parque. “Estuvieron viendo el juego de beisbol un rato y luego se retiraron. Como que estaban comiendo, tomando”. Pasaron unos 20 minutos cuando el vehículo de los delincuentes regresó al lugar y los dos ocupantes bajaron para seguir viendo el partido desde las gradas.

“Las armas estaban atrás de la camioneta, en la cabina. Desde afuera se podían ver, pero la gente le daba más importancia al partido de beisbol”, señaló el entrevistado, vecino de esta población de 3 mil 500 habitantes, ubicada a 280 kilómetros al norte de Saltillo. Esto pudo haber causado las denuncias ciudadanas ante las que respondió la Marina.

De pronto, los efectivos navales llegaron al parque de beisbol. La gesta deportiva se desarrollaba con tranquilidad, cuando se escuchó un granadazo. “Luego la gente vio que llegaron los marinos y comenzaron los ‘tracalazos'”, relató un testigo. Los balazos acabaron con el juego, mientras el pánico se apoderó de aficionados y peloteros.

Unos corrían, otros se tiraban pecho a tierra y no faltó quien corrió al monte en busca de refugio. Luego de 20 minutos de refriega en la que los balazos se escucharon hasta la plaza principal, a 800 metros, el capo y un escolta quedaron muertos al lado de la camioneta. Fue hasta la mañana del martes, los pobladores se enteraron que los dos aficionados que nadie conocía eran el capo de Los Zetas y su escolta.

Pero… ¿cómo se robaron el cuerpo?

Tras el operativo, los elementos de la Semar entregaron los restos de “El Lazca” a la procuraduría local para que practicaran todos los peritajes correspondientes entre las 15:00 y las 19:00 horas del domingo. Las fotografías tomadas al cuerpo de Lazcano Lazcano fueron tomadas en este lapso y, posteriormente, entregadas a la Marina por la misma procuraduría local.

Después de que los elementos de la Procuraduría de Coahuila dejara la funeraría, los cuerpos fueron dejados a la responsabilidad sólo del empleado del lugar. El propietario de la funeraria García notificó que entre la 1 y la 1:30 am del pasado lunes, se presentó un grupo de hombres fuertemente armados y encapuchados, el cual sometió al personal y sustrajo los dos cuerpos de las instalaciones.

El grupo armado obligó al propietario de la funeraria a meter en una carroza los cadáveres de Heriberto Lazcano y el de su chofer y escolta, Mario Alberto Rodríguez y a conducir el vehículo hasta un paraje ubicado en las afueras de Sabinas, por el rumbo de la presa Venustiano Carranza, donde los esperaba una camioneta en la que los pistoleros subieron los dos cuerpos y se fueron.

El propietario regresó a la funeraria y, por alguna razón que las autoridades no explicaron, a pesar de las preguntas de los reporteros, reportó el robo de los cadáveres de Heriberto Lazcano y Mario Alberto Rodríguez hasta las 8:05 am, más de seis horas después de ocurrido.

La anterior, es la versión oficial dada a conocer este martes por el procurador de Justicia de Coahuila, Homero Ramos Gloria, sobre la desaparición del cadáver de “El Lazca”.

La Armada no recibió petición alguna de apoyo para resguardar la funeraria y no participaron en la necropsia ni en la identificación del cadáver. Pasaron más de 12 horas desde el inicio del enfrentamiento hasta la desaparición del cuerpo del ex integrante del Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales (Gafes).

Ante las versiones del robo de los cuerpos y antes de que la procuraduría estatal informara del hecho, la Marina difundió otro comunicado y dos fotos del cadáver del Z-3 tomadas por la PGJE-Coahuila, lo cual confirmaba los indicios que identificaban a Lazcano.

El Ejército confirmó que en las últimas horas colaboró con la Marina en el análisis de la necropsia practicada el pasado domingo, lo que permitió confirmar que, efectivamente, el cuerpo corresponde al máximo líder de Los Zetas.

El Ejército confirmó que en los laboratorios de la Defensa Nacional especializados en criminalística se realizaron pruebas biométricas, de sangre, antropología forense y de ADN a algunos cabellos tomados del cuerpo de “El Lazca” durante la necropsia que se llevó a cabo en la funeraria de Sabinas, por autoridades locales.

Con información de Reforma, Milenio y El Zócalo de Saltillo.

Close
Comentarios