“Quiero ser el primer campeón de boxeo abiertamente gay”

Orlando Cruz se convirtió en el primer boxeador que anuncia abiertamente su homosexualidad. //Foto: AP

El 24 de marzo de 1962, el pugilista cubano Benny Paret fue golpeado por Emile Griffith hasta llevarlo al borde de la muerte en un ring de boxeo de Nueva York. Miles presenciaron la tragedia en el Madison Square Garden y millones de estadounidenses la vieron por televisión.

Por esta razón Griffith, cinco veces campeón mundial y miembro del salón de la fama, es recordado por matar a un hombre. Paret murió por la gravedad de sus heridas días después del combate.

Muchos años después de retirarse, Griffith admitió lo que muchos ya sabían, que era bisexual. Al recordar su tercer encuentro con Paret, quien lo insultó por su orientación sexual antes de la pelea y desencadenó la furia con la que actuó ese día, Griffith dijo: “Maté a un hombre y muchas personas lo entienden y me perdonan, amo a un hombre y muchos lo ven como un pecado imperdonable”.

Cinco décadas más tarde

La semana pasada, 50 años después de la muerte de Paret, Orlando Cruz se convirtió en el primer boxeador que anuncia abiertamente su homosexualidad. “Estuve y estaré siempre orgulloso de ser puertorriqueño,” dijo el boxeador de 31 años. “Siempre fui y seré gay”.

En Twitter, donde a veces no reacciona equlibradamente, esta vez estuvo bastante efusivo al apoyar al boxeador. El cantante puertorriqueño Ricky Martin, quien salió del closet en 2010, le mandó “abrazos”; Miguel Cotto, el arquetipo de boxeador macho puertorriqueño y compañero de equipo de Cruz en las olimpíadas del 2000, predijo mejores tiempos para su “buen amigo”.

La reacción de otros colegas del mundo del boxeo fue por el mismo tono. “A nadie le importa,” dijo el pugilista italo-británico Enzo Calzaghe cuando le planteé que algunas personas en el mundo del boxeo pudieran tener problemas en aceptar a un colega homosexual. “Haz lo que quieras, ¿eres gay? Ven a mi gimnasio, no hay problema”.

“Me encantaría ser el primer hombre en promover un boxeador británico gay,” dijo Frank Maloney, quien llevó a Lennox Lewis a la corona mundial del peso pesado. “Él es un ser humano y trae toda una nueva audiencia a la mesa. Me gustaría ver la ‘libra rosada’ (dinero gay) que saldría de las cajas”.

Algunos podrían pensar que los comentarios de Maloney son un poco cínicos, pero desde otro punto de vista no son condescendientes. Como Maloney resaltó, el boxeo tiene un mejor récord que otros deportes en asimilar la participación de minorías. Después de todo, quizás un gimnasio de boxeo no es un lugar tan inusual para encontrar a un hombre gay, ¿no?

La homosexualidad y el boxeo

A través de una llamada telefónica bastante ruidosa y luchando contra las barreras del idioma, Cruz me dijo en su inglés chapurreado y mi español inexistente que estaba “nervioso y asustado” antes de hacer lo que él llama su “importante decisión”.

“Solo mi familia y mi psicólogo sabían, al final decidimos que ya estaba listo y dije ‘hagámoslo’“, aseveró Cruz, quien pelea contra el mexicano Jorge Pazos en Kissimmee, Florida, este viernes, en una pelea de trámite por el peso pluma de la Organización Mundial de Boxeo.

“Mi madre es mi mejor amiga y fue la primera persona a la que se lo mencioné. Ella dijo ‘no te preocupes, Orlando, siempre voy a apoyarte’. Mi padre era homofóbico, pero ahora está feliz con mi decisión. La reacción en Puerto Rico ha sido buena: ‘Es la vida de Orlando, es su decisión, si él es feliz, entonces está bien’.

“A alguien en una posición similar le diría que lo mejor es hablar con la familia y amigos, buscar ayuda profesional y ser feliz”.

No obstante, es ingenuo por parte de Calzaghe decir que a nadie le importa si un boxeador es gay. Al haber asistido a suficientes peleas y haber escuchado a los espectadores lanzando insultos racistas, no es razonable decir que un boxeador gay no va a estar sometido al maltrato de algunos fanáticos recalcitrantes.

“¿Por qué promocionarlo?, ¿cuál es la recompensa? Calzaghe agregó: “No me importa lo que una persona es, a menos de que sea un forajido o un criminal”.

Cruz promociona su sexualidad porque me dijo que quería convertirse en el primer campeón abiertamente gay. Además de no querer sentirse como un “forajido o un criminal”, así como han hecho sentir a Emile Griffith durante la mayor parte de su tortuosa vida. Esa es la recompensa.

Related

Deja un comentario