¿A qué le tira la política laboral de EPN?

Según Alfonso Navarrete Prida, coordinador de Trabajo con EPN, tratarán de privilegiar la publicación de artículos donde ya hay un acuerdo y detener los que requieran más discusión.

¿A qué le tira la política laboral de EPN?

La  Comisión del Trabajo en la Cámara de Diputados retomará hoy la discusión de la minuta de la Reforma Laboral, pero la postura del equipo de transición del Presidente Electo Enrique Peña Nieto es concluyente: privilegiar la publicación de los artículos donde ya hay un acuerdo y “encorchetar” los que requieren mayor discusión para, allanar el camino a recuperar la competitividad que México ha perdido.

Alfonso Navarrete Prida, coordinador de Trabajo para el cambio en la Presidencia, cree que si bien México tiene “paz laboral” por la falta de huelgas, y mano de obra calificada, la aprobación o no de la Reforma Laboral es clave para saber cómo actuará el próximo gobierno frente a la regulación de las minas de carbón, el alargamiento innecesario de los juicios laborales, la economía informal y otros focos rojos detectados a través del diagnóstico que cada área de la transición hizo en su sector.

Miembro de la Comisión del Trabajo en San Lázaro durante la legislatura anterior, Navarrete apunta que uno de los grandes beneficios que podría dar la Reforma Laboral es poner el acento en la competitividad de los trabajadores y no en su antigüedad. Es decir, que el desempeño sea motor de beneficios para el trabajador, como aumentos salariales.

“Es un cambio de paradigma. Para ello se tiene que crear un Consejo de Competitividad y uno de Capacitación. Los consejos deben estar conformados por representantes de trabajadores, de obreros, de las cámaras empresariales y del gobierno que fijen un protocolo, reglas y objetivos ligados a metas cuantitativas en torno al crecimiento económico. Es un reto, pero lo necesita el país”, dijo el también ex procurador del Estado de México al recibir a Animal Político en su oficina de Huixquilucan, un espacioso despacho en el piso 14 de un edificio con vistas a Interlomas.

Ambos consejos, subraya, deben ser los grandes pilares que permitan a México recuperar “la competitividad perdida en los últimos años”, dijo Navarrete.  Eso no debe ser un trámite más de, por ejemplo, los contratos colectivos, sino que tiene que ser un “verdadero ejercicio de esfuerzo hacia adelante”.

Clasificaciones como la del Foro Económico Mundial, publicada en septiembre, muestran que el país ha frenado ya su tendencia decreciente y ha logrado subir ocho posiciones. Aunque México tiene el lugar 53 de 144 países en esa materia, centros de análisis como el Instituto Mexicano de la Competitividad consideran que el país debe estar entre el 20% de las naciones mejor posicionadas.

“Esperamos que, en ese sentido, el ambiente laboral que se conserva en el país fomente el impulso al crecimiento económico que tanto se necesita y que vamos a tener. Seguramente México va a crecer a tasas más altas de las que hemos tenido en los últimos años”, sentenció el coordinador laboral en tono reflexivo y pausado.

“La transparencia sindical, lucro político”

Para Navarrete, la Reforma Laboral ayudará al crecimiento, a crear empleos formales, pero, afirma, “algunos partidos políticos han asumido una parte de la reforma como si fuera una cuestión de principios: la transparencia y la democracia sindical.

“Es muy difícil cambiar esta visión porque ya lo tomaron como una cuestión de lucro político. ¿Por qué digo esto? Porque el tema de transparencia y democracia sindical va en el artículo 123 de la constitución y ese artículo no se toca en esta iniciativa de reforma, y si se asumiera con madurez esta condición, habría que sacar el acuerdo en ambas Cámaras y dejar para la discusión específica solamente aquello que fue encorchetado en el Senado de la república”.

–Pero en este tema existe un reclamo ciudadano –se cuestiona al coordinador.

“Se ha vuelto un reclamo ciudadano tapizado de aspectos de carácter dogmático o de medias informaciones. El tema de democracia sindical lo reducen al voto libre y secreto de los dirigentes y ese es sólo uno de los métodos que hay en una democracia. Algunos de los partidos que dicen ‘voto libre, secreto y directo’, no practican la forma de elección democrática en sus propias dirigencias”.

Navarrete cuestiona también la rendición de cuentas en los sindicatos.

“¿Por qué a una relación de particulares que se sindicalizan quieres imponer auditores externos? ¿Por qué el Congreso de la Unión tendría que regular una actividad entre particulares? ¿por qué tendría que imponérselas violando su autonomía sindical que está en el artículo 123?”.

Acusa inmadurez política del PAN

Las opciones de empleo formal para los jóvenes, la regulación del outsourcing, los permisos de paternidad, entre otras modificaciones a la ley laboral deberían ser, según Navarrete, las que dominaran el debate.

“Todo eso es importante y estamos discutiendo otra parte. ¿Por qué? Porque hay intereses muy poco maduros de quien todavía es gobierno. A la reforma le falta madurez política entendida como el hecho de aceptar que esa parte (la relativa a los sindicatos) por lo menos, no la vas a sacar porque no tienes mayoría en las cámaras. Pero sí sacaste una parte si eres un político que piensa en México eso debería privilegiarse. En qué le hace bien a México tener parada una reforma de este tamaño, que en 42 años no se había dado, por tener parados siete artículos, algunos de ellos muy cuestionables”, sentenció el coordinador

Close
Comentarios