Gracias a los aztecas comemos pavo

El Guajolote es un ave que domesticaron los aztecas y que ahora no puede faltar en las celebraciones de Navidad, Año nuevo y Día de gracias en todo el mundo

Gracias a los aztecas comemos pavo
BBC Mundo

El pavo o pavita, plato principal de la cena de año nuevo en muchos países de Europa y América Latina y en fechas como el Día de Acción de Gracias en Estados Unidos, tiene un pasado prehispánico.

El ave -o por lo menos las especies comerciales disponibles- no se originó en Estados Unidos, como muchos creen debido a las estrecha asociación con las tradiciones de ese país. En realidad el pavo moderno fue criado en la cultura azteca.

El animal que acompañará en muchos hogares la llegada del 2013 se originó en Mesoamérica (una zona cultural que se expande del centro de México al norte de Costa Rica), donde empezó una larga ruta que años después llegaría a Estados Unidos y se extendería por todo el continente.

Primero fue domesticado por los pobladores que habitaban la región mucho antes de los aztecas, hace aproximadamente 2.500 años.

La evidencia reciente sugiere que los nativos del suroeste de Estados Unidos -los Anasazi y los Salado- también lo domesticaron durante ese período.

Pero se cree que dicho animal se extinguió y que el pavo que llegó hasta nuestros días es el criado por los aztecas hace cientos de años.

De hecho en México, Honduras y El Salvador también se le conoce como guajolote, una palabra que viene de huexolotl en náhuatl.

Según explica Brandom Keim, quien escribió sobre la antigua ruta del pavo domesticado para Wired Science, “a partir de entonces, la tradición de comer pavo como la conocemos actualmente tardó aproximadamente 700 años en despegar”.

Keim aclara que según esa primera evidencia de domesticación, el pavo no solo se comía, también existía todo un ritual relacionado a las plumas.

Agradecer a los Aztecas

Años después, los conquistadores españoles que llegaron a Mesoamérica, se sintieron atraídos por la belleza y el sabor del pavo, por lo que se llevaron algunos de vuelta a España en el siglo XV.

Fue entonces cuando se extendieron por el resto de Europa, donde se les conoció por primera vez por su nombre científico (Meleagris gallopavo), y donde empezaron a criarse para comercializarse.

Los pavos fueron llevados a bordo de los barcos europeos con destino a Estados Unidos durante el siglo XVII, en donde los peregrinos y primeros colonos se encontraron por primera vez con el ave.

Poco después, el pavo se convirtió en elemento central de la cena de Acción de Gracias, y empezó a relacionarsele mundialmente con la cultura estadounidense.

Keim invita a los estadounidenses a “agradecer a los aztecas y a los conquistadores europeos cuando disfruten del sabor del pavo”.

Lo cierto es que para este fin de año, tendremos algo nuevo que decir sobre el manjar de la noche.

 

 

BBC Mundo
Close
Comentarios