10 datos sobre la alimentación de los hogares con menos ingresos

El Gobierno Federal pretende reducir el hambre que padecen 7.4 millones de personas en el país con la Cruzada Nacional presentada ayer 21 de enero de 2013 en Las Margaritas, Chiapas.

La administración de Enrique Peña Nieto pretende reducir el hambre a cero, eliminar la desnutrición infantil aguda, aumentar la producción de alimentos y reducir sus pérdidas, así como impulsar la participación comunitaria en combatir este rezago nutricional.

El objetivo para este primer año son 400 municipios entre los que se encuentran los rurales, aquellos donde prevalece la pobreza urbana y donde se tienen más carencias.

¿Cómo se alimenta el 10% de los hogares más pobres del país? ¿A qué alimentos accede en este momento? Si bien los documentos públicos de la Cruzada Nacional Contra el Hambre no responden esas preguntas, Animal Político analizó el gasto en alimentación de los hogares con menos ingresos.

A partir de los datos que ofrece la última Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto en los Hogares, levantada en 2010 por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), te presentamos 10 datos que retratan la alimentación de quienes menos tienen.

1. Los hogares con el menor ingreso del país gastan, cada trimestre, casi 9 millones 522 mil pesos en alimentos para cocinar en el hogar. En contraste, los hogares con mayor ingreso gastan 2.8 veces más.

2. De cada 100 pesos para alimentos que, al trimestre, destinan dichos hogares, 36 pesos son para comida que aporta calorías, carbohidratos y grasas (cereales y tortillas, por ejemplo). 30 pesos son para las proteínas de origen animal (huevo, leche y pollo principalmente) y 13 pesos para la adquisición de vitaminas y minerales (frutas y verduras). El resto, marginal, se gasta en proteínas vegetales, bebidas alcohólicas y otros.

3. 86% de estos hogares gasta en frijol, maíz o arroz, mientras que sólo 36% gasta en papas, rábanos nabos, zanahorias u otros tubérculos.

4. 18% del gasto en calorías, carbohidratos y grasas se destina a bebidas no alcohólicas, entre las que se encuentran los refrescos.

5. De los 36 pesos trimestrales que se destinan a calorías, carbohidratos y grasas, a mayor parte –14 pesos—es para cereales. Le siguen las tortillas con 8 pesos.

6. Menos de la mitad de los hogares (43%) gasta en leche y sólo 5 de los 30 pesos que se gasta en proteína animal se destina a ese alimento. En el caso de los hogares con mayores ingresos, la proporción de hogares que la compran crece a casi el doble.

7. Sólo 37% de los hogares más pobres gasta en queso y mantequilla. En esos derivados de la leche se gasta únicamente un peso al mes.

8. El gasto en proteínas vegetales (frutos secos, soya, amaranto) sólo llega a 6 pesos de cada 100 al trimestre.

9. De los 13 pesos que gastan en vitaminas y minerales los hogares con menos ingresos, sólo 3 pesos son para comprar frutas. Apenas 32% de los hogares con menos ingresos se permite adquirirlas.

10. El queso, la fruta, las bebidas alcohólicas y la carne de cerdo son alimentos prácticamente prohibitivos para estos hogares. Por ejemplo, la proporción del gasto en productos porcinos frente al gasto total es de sólo 2%.

Related

Deja un comentario