10% de trabajadoras mexicanas se dedican al empleo doméstico

En México, 1 millón 700 mil mujeres se dedican al trabajo doméstico, lo que representa 10% de la fuerza productiva femenil nacional, las cuales están sometidas a un régimen salarial de “explotación”, que les otorga sólo la mitad de lo que se paga en otros empleos equiparables, así como a la práctica del “pago en especie”, que pervive en el país, según el más reciente estudio en la materia elaborado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Publicado la semana pasada, el informe global de la OIT revela que, de 1995 a la fecha, el número de personas dedicadas a prestar servicios domésticos en hogares particulares de México prácticamente se duplicó, al pasar de 1 millón hace 15 años, a 1.9 millones en 2010; y de esta cifra, se destaca, 89.5% corresponde a mujeres.

Echa, a continuación, un ojo sobre algunos de los rasgos más distinguibles del trabajo doméstico en México, una de las labores más susceptible a la explotación, los bajos salarios, la cancelación de derechos y la falta de protección legal, tal como lo describe en sus conclusiones el organismo internacional, fenómeno que desde 2012 el Instituto Nacional de Estadística y Geografía puso sobre la mesa de disección.

Una actividad “feminizada en extremo”

En México, una de cada diez mujeres trabajadoras se dedican al ramo “doméstico”, lo que revela, según Perfil Sociodemográfico de los trabajadores domésticos remunerados, del INEGI, que se trata de una “actividad feminizada en extremo”, en buena medida debido a que “las actividades inherentes al mantenimiento del hogar y el cuidado de sus habitantes, aún en el ámbito laboral, se siguen considerando propias del empleo femenino”.

Ésta es una tendencia mundial que, a decir de la OIT, evidencia que “una de las principales oportunidades de trabajo asalariado para las mujeres es el trabajo doméstico”, aunque advierte que “las precarias condiciones laborales y la insuficiente cobertura legal (que caracterizan esta rama del mercado laboral) también afectan en mayor medida a las mujeres y refuerzan, así, las disparidades de género en relación con el acceso a un trabajo decente”.

Así, por ejemplo, del millón 700 mil mujeres que se dedican a labores domésticas en México, 76% se encuentran solas, ya sea sin pareja, separadas o divorciadas; 21% son “hijas” que trabajan en el servicio doméstico para apoyar el ingreso familiar; 76.3% carece de prestaciones laborales, 44% no cuenta siquiera con servicios de salud; 29% son las únicas responsables del mantenimiento familiar y 25% gana apenas un salario mínimo.

Además, destaca el INEGI, “a mayor rango de ingreso derivado del trabajo doméstico, aumenta la diferencia por género, pues mientras de cada 100 hombres reciben más de tres salarios mínimos, sólo 8 de cada 100 mujeres alcanzan este monto”.

Las estadísticas oficiales revelan también que 1% de las empleadas domésticas mexicanas son mujeres con licenciatura o estudios de posgrado, en tanto que una de cada diez carece totalmente de estudios.

Del total de estas mujeres, además, 82% están dedicadas a labores de limpieza y mantenimiento doméstico; 8.6% cuidan niños, discapacitados o ancianos en casas particulares; 7.6% lavan y planchan ropa ajena; y 1.7% son cocineras.

Cabe destacar que, según la OIT, en el mundo, una de cada 13 mujeres trabajadoras se dedican al ramo doméstico, cifra que aumenta a 1 de cada 4 en América Latina.

La mitad de lo que vale…

La falta de reconocimiento del trabajo doméstico es un fenómeno, destaca la OIT, que se sufre en todo el orbe; sin embargo, abunda, en el mundo hispanohablante es tal la desvalorización que el mismo término “trabajo doméstico” debió ser suplido por “trabajo del hogar” en la traducción al español de la Convención establecida en 2011 sobre esta materia, dado que en algunos países tiene un uso “peyorativo”.

Un reflejo directo de esta falta de valorización del trabajo doméstico es su poca remuneración, en contraste con otros trabajos que requieren el mismo esfuerzo y preparación.

En México, por ejemplo, por el trabajo doméstico se paga en promedio 49% menos que por otras labores análogas (como trabajos de limpieza, cuidado de personas o lavado de ropa en establecimientos comerciales).

Además, 91% de los empleados domésticos, hombres o mujeres, carece de cobertura médica; 83.6% no goza de vacaciones y 73% no recibe aguinaldo al finalizar el año.

Por ello, concluye el INEGI, cerca de 900 mil personas dedicadas a labores domésticas en México no cuentan con ningún tipo de prestación laboral, ni siquiera las que son obligatorias por ley.

Y a ello se añade que, según la Organización Internacional del Trabajo, en el país sobrevive la práctica del “pago en especie”, una de las “prácticas abusivas a las que es particularmente vulnerable el trabajo doméstico”, particularmente relacionado con las deducciones que el patrón impone a los trabajadores domésticos, por “hospedaje y comida”.

Dónde están, cómo son…

Según el censo 2010 del INEGI, 7 de cada 10 trabajadores domésticos en México tienen entre 20 y 49 años de edad.

También destaca que 8 de cada cien no saben leer ni escribir, así como que 1 de cada 10 habla alguna lengua indígena.

Los datos oficiales ubican a Yucatán y Morelos como los estados que mayor oferta de trabajo doméstico ostentan, con 5% de la ocupación nacional.

Además, un cuarto de los y las empleadas domésticas que laboran en el país nacieron en una entidad distinta a la que el la actualidad laboran, de tal  suerte que, por ejemplo, 83% de los trabajadores del hogar que operan en Quintana Roo son migrantes.

Y, en la Ciudad de México, 1 de cada 2 empleados domésticos provienen de otros estados.

Cabe destacar que en 2010, el INEGI detectó al menos 16 mil 440 profesionistas con licenciatura o posgrado en labores domésticas, 8 mil 955 de los cuales se dedican a trabajos de limpieza; 4 mil 283 son niñeras, o bien cuidan a discapacitados o ancianos; otros mil 928 son choferes;  912 lavan y planchan ropa ajena; y 362 son cocineros particulares.

Related

Deja un comentario