53% de los presos en penales federales aún esperan sentencia: encuesta

El Centro Federal de Readaptación No. 11, en Hermosillo, Sonora, recientemente construído. // Foto: Cuartoscuro.

El Centro Federal de Readaptación No. 11, en Hermosillo, Sonora, recientemente construído. // Foto: Cuartoscuro.

Los Resultados de la Primera Encuesta a la Población en Reclusión del Sistema Penitenciario Federal, realizada por el Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), muestran las principales tendencias sobre las condiciones de vida, las conductas delictivas y las características sociodemográficas de la población penitenciaria del fuero federal. De ahí se desprende que 53% de los presos federales no tienen una sentencia aún y la esperan con cárcel preventiva, mientras que 60% de los internos sentenciados fueron procesados por delitos contra la salud.

En el país hay actualmente un total de 418 centros penitenciarios. De estos, 306 pertenecen al ámbito estatal, 90 al municipal, 12 al federal y 10 al Distrito Federal. En enero de 2012, nuestro país contaba con una población penitenciaria total de 233,277 internos -la séptima del mundo en términos absolutos-, 95% de los cuales eran hombres y 5% mujeres, que se encontraban distribuidos por fuero y situación jurídica de la siguiente manera:

Cuadro 0.1

De acuerdo con estos datos y con los del último Censo de Población, México tiene hoy en día una tasa de población penitenciaria de 204 por 100 mil habitantes, ocupando el sexto lugar en Latinoamérica después de Chile, Panamá, El Salvador, Uruguay y Brasil. Chile es el país que, en Latinoamérica, cuenta proporcionalmente con la mayor población penitenciaria ya que tiene una tasa de 318 por 100 mil habitantes.

Por otro lado, y dado que la capacidad instalada en el país es para una población de 188,028 internos, existe una sobrepoblación de 45 mil 249, lo que representa un excedente del 24% (SSP, 2012). Sin embargo, en lo que respecta a los centros federales, ha ha bido un incremento notable en cuanto a su capacidad instalada. Mientras que en 2006 la capacidad instalada era de 6,192 internos, para enero de 2012 la capacidad total ascendió a 17,680 internos, lo que representa un incremento del 185% en su capacidad instalada. En Islas
Marías el incremento es aún mayor pues pasó de tener 915 internos en 2006 a una población de 8,000 en 2012, lo que significa un incremento del 263% en su capacidad instalada (SSP, 2012).

Asimismo, al mes de septiembre de 2012, el sistema federal cuenta ya con una población de 19,500 internos y, al final de la presente administración en el mes de noviembre, tienen previsto poder alojar a cerca de 30,000 internos del fuero federal. Para entonces el sistema federal contará con un total de 17 centros federales y habrá 3 más en proyecto los que, en conjunto, podrán alojar al total de la población interna del fuero federal que, al mes de septiembre de 2012, es de poco más de 45 mil internos (SSP, 2012).

Al mes de septiembre de 2012 se cuenta con 14 centros federales operando en diez estados de la República: Chihuahua, Durango, Jalisco, Estado de México, Morelos, Nayarit, Sinaloa, Tabasco, Tamaulipas y Veracruz.7 Y será en instituciones penitenciarias de ocho estados (Chiapas, Morelos, Durango, Michoacán, Sonora, Guanajuato, Oaxaca y Coahuila) donde, al final del año, se contará con los 20 mil espacios adicionales mencionados a través de contratos de prestación de servicios (SSP, 2012).

Los principales hallazgos de la encuesta:

• Los delitos contra la salud constituyen el principal delito de los internos sentenciados en los centros penitenciarios federales. 60.2% de los internos están sentenciados por estos delitos. En el caso de las mujeres, el porcentaje es significativamente mayor ya que el 80% está sentenciada por esos delitos.

• Los internos sentenciados en el sistema penitenciario federal son principalmente hombres y mujeres jóvenes (mayoritariamente entre 31 y 40 años), con hijos (78.8% de los hombres y 88.4% de las mujeres tienen hijos) y fuertes desventajas sociales. Provienen de contextos violentos y cuentan con escasa educación. 53.7% de los varones internos y 60% de las mujeres no completaron la secundaria, alrededor de 90% de ellos no terminaron el bachillerato o equivalente técnico. 56.6% de los hombres y 45.3% de las mujeres dijeron que la razón por la que no continuaron estudiando es porque tenían necesidad de trabajar.

• Las mujeres internas en los centros federales están sentenciadas en gran mayoría por delitos contra la salud, no violentos. Se trata, de mujeres sin antecedentes penales (98.9% de los casos no han sido sentenciadas previamente), sentenciadas sin concurso de delitos (88% están sentenciadas únicamente por el delito de drogas) y que en 91.6% de los casos reporta no haber portado armas. Mientras que sólo 2% de los internos varones tienen a su pareja en prisión, 22% de las mujeres se halla en esta situación.

• Sobre las condiciones en que viven los internos del sistema penitenciario federal encontramos que la dotación de bienes de necesidad primaria está cubierta por la institución para prácticamente la totalidad de los internos, en claro contraste con lo que ocurre en los centros penitenciarios locales. La excepción es el agua para beber.

• Los centros del Complejo Penitenciario Islas Marías presentan, en general, las evaluaciones más bajas del sistema penitenciario federal.

• Poco más de la mitad de los internos en los centros federales consideran que los alimentos que reciben son insuficientes en cantidad y más de la mitad de los y las internas en Islas Marías se encuentran insatisfechos con la calidad de los alimentos.

• La mayoría de los y las internas dicen estar satisfechos sobre la calidad de los servicios médicos. Sin embargo, no lo están en cuanto a tiempo que tardan en recibir atención médica cuando la requieren.

• La mayoría de los internos, especialmente los de Islas Marías y Norponiente, enfrentan importantes dificultades para recibir visitas. En Islas, cerca del 90% de los internos nunca ha recibido visita de sus familiares.

• Una tercera parte de los internos dijo haber sufrido golpes en la institución por parte de custodios o de otros internos. Además, más de la mitad de los internos e internas de los centros estudiados, con excepción del CEFERESO Norponiente, dijeron haber sufrido malos tratos, amenazas, insultos y humillaciones.

• Con excepción del CEFERESO Occidente, la falta de actividades de trabajo, educación y capacitación es uno de los principales problemas observados. En varios centros no existe una oferta suficiente de estos programas. En otros, las únicas alternativas son la lectura, las artesanías y contadas horas de deporte. En algunos centros, sin embargo, se le prohíbe la elaboración de productos artesanales o introducir los materiales que requerirían para poder hacerlo.

• La gran mayoría de internos son traslados a los Centros Federales sin su consentimiento.

• Los internos reportan que los derechos de debido proceso son trasgredidos a lo largo del proceso, desde la detención hasta que se dicta la sentencia. No hay diferencias sobresalientes entre las respuestas de las personas sentenciadas en el fuero federal y las sentenciadas en el fuero común.

• Aproximadamente la mitad de las personas sentenciadas dijo haber sido aprehendida en flagrancia. De quienes no fueron arrestados en flagrancia, 91.7% dijo que no le mostraron una orden de aprehensión.

• 57.2% de los sentenciados dijo haber sido golpeado durante la detención.

• Más de la mitad de los sentenciados dijeron que fueron llevados a otro lugar antes de ser llevados a la agencia del Ministerio Público. Estos lugares incluyen cuarteles militares, agencias estatales, separos, casas clandestinas, entre otros.

• Cerca de 30% de los sentenciados fueron arraigados.

• Los datos sugieren que el derecho a una defensa adecuada no se cumple ni en forma ni en fondo. 43.7% de los encuestados dijo no tener abogado al rendir declaración en la agencia del Ministerio Público. 44% de los encuestados dijo que su abogado no le explicaba lo que estaba pasando durante las audiencias, 51% no aconsejaba a sus clientes antes de las audiencias, 39% no le explicaba los resultados de los procesos.

• Los internos reportan que los jueces están ausentes durante las audiencias y que cuando están presentes, suelen no interactuar directamente con los imputados. 75% de los encuestados señala nunca haber hablado con él o la juez.

Lee en Animal Político las reseñas de los primeros trs capítulos del estudio y lee o descarga íntegro el documento original del CIDE:

Capítulo I. Características sociodemográficas de la población interna

Capítulo II. Análisis de las conductas delictivas

Capítulo III. Condiciones de vida en los Centros Federales

Reporte Completo:_CEFERESOS_Final_2012 by http://www.animalpolitico.com

Related

Deja un comentario