En un sexenio, el Ejército mató a 45 civiles inocentes

De ellos, 12 murieron en sesiones de tortura y otros 20 por no detener su auto.

En un sexenio, el Ejército mató a 45 civiles inocentes
Operativos del Ejército. //FOTO: Cuartoscuro

Al repeler supuestos “ataques contra personal militar”, entre enero de 2007 y agosto de 2012, el Ejército Mexicano reconoce haber privado de la vida a 40 civiles inocentes, y esta cifra, señala la Secretaría de la Defensa Nacional –en su portal de internet–, corresponde exclusivamente a víctimas certificadas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos, a través de las recomendaciones emitidas por el organismo autónomo durante la presidencia recién concluida de Felipe Calderón Hinojosa.

No obstante, los expedientes del ombudsman nacional revelan que, en realidad, fueron 45 los civiles inocentes asesinados por el Ejército durante el pasado sexenio, y que, de estos, sólo en un caso el fallecido había atacado a un grupo de soldados con un machete (aunque lo hizo para defender a sus hermanos menores, que eran torturados por militares que allanaron su vivienda sin orden de cateo).

El resto de las víctimas, según las recomendaciones de la CNDH, murieron por no detener su auto al paso de convoyes militares o en retenes carreteros (20); a causa de las torturas perpetradas por uniformados (12); cuando pastoreaban ganado o limpiaban campos de cultivo (5); por estar en la calle (2); además de que otros cinco que fallecieron en el fuego cruzado entre soldados y criminales.

¿A quién creerle?

Aunque las cifras difundidas por la Sedena supuestamente están basadas en las recomendaciones de la CNDH, las divergencias entre ambas dependencias son patentes no sólo en el total sexenal que cada cual presenta, sino también los resultados que, por año, reconoce cada cual.

Así, por ejemplo, aunque el ombudsman nacional no ha emitido ninguna recomendación vinculada con el asesinato de inocentes en 2012, la Secretaría de la Defensa Nacional reconoce que el año pasado fueron cinco las “personas ajenas a los hechos, fallecidas durante las agresiones a personal militar”.

Además, mientras que el ombudsman confirmó que en 2011 el Ejército asesinó a cuatro ciudadanos sin justificación, la Sedena reconoce que en realidad fueron 15 los civiles inocentes privados de la vida por militares ese año.

Otra incongruencia entre las cifras difundidas por ambos organismos gubernamentales se presenta en el año 2010, cuando el Ejército dice haber matado a cuatro civiles inocentes, en tanto que para la CNDH en realidad fueron 21 las víctimas.

Y las divergencias continúan: mientras la milicia reconoce haber matado a u civil inocente en 2009, el ombudsman acreditó ese año la existencia de otras tres víctimas; en 2008 el Ejército acepta haber privado de la vida a seis civiles inocentes, aunque para la CNDH fueron nueve; y en 2007 la Sedena reporta nueve asesinatos injustificados, cuando para el organismo autónomo fueron siete.

Así, pues, las sumas de la Comisión Nacional de Derechos Humanos revelan la existencia de cinco inocentes asesinados, que el Ejército no incluye en sus cuentas finales.

En familia… con el Ejército

Durante el sexenio que corrió de diciembre de 2006 a diciembre de 2012, la Comisión Nacional de Derechos Humanos emitió 109 recomendaciones contra la Sedena, de las cuales 31 están relacionadas con asesinatos de inocentes.

Dichas reconvenciones dirigidas a la Sedena incluyen aquellas relativas a los ataques perpetrados contra nueve familias que, en distintos casos, fueron balaceadas cuando circulaban a bordo de vehículos particulares; además del ataque a un autobús de pasajeros, que soldados reafaguearon en Guerrero, en 2009.

Destaca también el caso de un matrimonio que, en 2011, quedó atrapado en el fuego cruzado entre sicarios y militares en Nuevo León. En este expediente, la CNDH confirmó que la pareja resultó herida durante el tiroteo, y que, luego de abatir a los verdaderos atacantes, marido y mujer fueron rematados por los soldados.

Además, el ombudsman nacional emitió recomendaciones contra la Sedena por el asesinato de dos adolescentes en 2010: a uno le dispararon en Guerrero, cuando buscaba a su burro en el monte; y a otra la atinaron un tiro en la cabeza, cuando repartía tortillas a bordo de una motocicleta, en Michoacán.

También entre los casos investigados por la CNDH se incluye el de un presunto delincuente detenido con vida cuando circulaba en un auto con su pareja, en 2011, y que luego fue presentado muerto. En este caso, el organismo autónomo determinó que la víctima falleció por asfixia, luego de que los militares se lo llevaron arrestado.

Parte de guerra

Además del número de inocentes que perecieron a manos del Ejército, el informe titulado Agresiones contra personal militar, difundido por la Sedena en su portal oficial, revela que durante el sexenio recién concluido en contra de uniformados fueron perpetrados 2 mil 494 ataques, en los que perdieron la vida 158 soldados, mientras que otros 938 resultaron con lesiones.

Según este reporte, el año más funesto para el personal militar fue 2010, cuando perdieron la vida 47 soldados; sin embargo, el año en el que el Ejército enfrentó más ataques fue 2011, con mil nueve agresiones contra sus uniformados.

Cabe destacar que en esos 2 mil 494 ataques contra militares, perdieron la vida 2 mil 959 presuntos agresores, mientras que otros 405 resultaron con lesiones y 2 mil 560 más fueron capturados ilesos.

El año en que más presuntos atacantes abatió el Ejército fue 2011, cuando sucumbieron 905 agresores, seguido de 2010, con 739 posibles delincuentes muertos en enfrentamientos con militares.

A continuación les compartimos el cuadro “Agresiones contra personal militar” publicado en la página de la Sedena:

agresiones militares

Haz click para agrandar. Tomada de www.sedena.gob.mx

 

Close
Comentarios