México reporta casos de trata para la extracción de órganos

Entre 2008 y 2010, en México se detectaron 320 casos de tráfico de personas con fines de esclavitud, específicamente para explotación sexual y para el sometimiento a trabajos forzados, así como dos caso en los que a las víctimas les fueron extirpados órganos, según el Reporte Global sobre Tráfico de Personas 2012, publicado en diciembre pasado por la Oficina de las Naciones Unidas para el Crimen y las Drogas (UNODC, por sus siglas en inglés).

Elaborado a partir de informes oficiales que cada estado presentó a la ONU, el Reporte Global señala que el tráfico humano con fines de remoción de órganos es un delito detectado en 16 naciones del mundo, tres de las cuales se encuentran en el continente americano: Brasil (con 24 casos confirmados oficialmente, y otros 15 documentados por fuentes extrajudiciales), México (con dos casos) y Bolivia (con dos casos).

En el caso concreto de México, los dos casos fueron reportados por la Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia Contra las Mujeres y la Trata de Personas (Fevimtra), de la PGR, en el año 2010, aunque el reporte del gobierno federal no incluye la incidencia durante los dos años posteriores.

Según la definición del mismo reporte, los casos de tráfico humano para la extracción de órganos no forman parte del mercado internacional para transplantes, mismo que se encuentra regulado, y se constituyen cuando “una persona es reclutada por medio de coerción o amenazas de uso de la fuerza, con el objeto de removerle un órgano”.

Además de los casos reportados en América de 2007 a la fecha, la ONU ha identificado esta práctica en otros países de Medio Oriente, Europa, Asia y África, continente en el que la remoción de órganos y partes de cuerpos vivos se vincula con prácticas rituales.

El Muti africano

En torno al tráfico de personas con fines de extracción de órganos y otras mutilaciones corporales, estando las víctimas vivas, la Oficina de las Naciones Unidas para el Crimen y las Drogas puso énfasis en la práctica conocida como “Muti”, practicada en África y Oriente Medio, y que es usada en rituales.

“La creencia de que ciertas partes del cuerpo humano pueden proveer salud o prosperidad se encuentra en partes del Este y Sur de África, donde las partes que son removidas de personas vivas son consideradas más potentes que aquellas tomadas de cadáveres”, destaca el documento de la ONU.

En particular, las personas que nacen con albinismo son “particularmente vulnerables ante los crímenes que se vinculan con el muti, especialmente en el Este de África, donde las partes corporales de los albinos son consideradas por algunos como particularmente poderosas”.

Así, por ejemplo, en Burundi fue consignada entre 2007 y 2010 una veintena de personas vinculadas con el rapto de albinos, mientras que 12 personas con esta deficiencia de pigmentación fueron rescatadas antes de su sacrificio.

En el mismo periodo, en Siria fueron detenidas 12 personas por tráfico de órganos y partes humanas, mientras que en Uganda se reportó el sacrificio ritual de 54 niños.

Por último, en Yemen, nación de Oriente Medio, se tienes documentados 300 casos de mutilación ritual y remoción de órganos.

México, las otras víctimas

Además de reconocer que en México existe trata de personas para el comercio de órganos, el gobierno federal reportó a la ONU otros tipos de tráfico de humanos, con mayor impacto y expansión en el país, como el sometimiento a trabajos forzados (que es el de mayor incidencia) y la explotación sexual, así como una mezcla de ambos.

Así, entre 2008 y 2010, en el país se detectaron 210 casos de personas sometidas a trabajos forzosos mediante coerción, amenazas, uso de la fuerza, rapto o engaños.

Además, otras 94 víctimas reconocidas por el gobierno federal fueron sometidas a explotación sexual, en tanto que otras 16 eran, además de prostituidas, obligadas a realizar trabajos de servidumbre.

En total, de las 322 víctimas de tráfico humano en el lapso reportado, 108 eran mujeres, 76 niñas, 100 hombres y 38 hombres.

Además, 82 eran de nacionalidad mexicana, 154 guatemalteca, 19 hondureña, 17 salvadoreña, y 40 de otros países.

Deja un comentario