La NRA bloquea investigaciones sobre armas en EU desde los 90

Venta de armas en una tienda de EU.

Venta de armas en una tienda de EU.

La influyente Asociación Nacional del Rifle (NRA por sus siglas en inglés) emprendió desde la década de los 90 una agresiva campaña para bloquear las investigaciones en torno al efecto de las armas de fuego en Estados Unidos y, en buena medida, ha tenido éxito, apuntó hoy un informe.

Titulado “Acceso denegado” y financiado por la coalición de Alcaldes Contra las Armas Ilegales el informe recordó que la tasa de muertes por arma de fuego en Estados Unidos, de 33 personas al día, es casi 20 veces mayor que la de otros países de altos ingresos en el mundo.

“Pese a esta epidemia, el gobierno federal no conduce prácticamente ningún estudio científico sobre cómo los criminales usan y emplean armas, o que políticas podrían ser usadas para detenerlos. Y líderes militares y doctores tienen prohibido discutir el tema con aquellos bajo sus órdenes o atención”, indicó.

El Centro para la Prevención y Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), que es la institución líder en el mundo en investigaciones sobre el efecto de la violencia en la salud pública, no lleva a cabo prácticamente ningún estudio sobre armas de fuego.

La NRA logró que en 1996 el Congreso quitara fondos para estas investigaciones, que quedaron expresamente prohibidas, debido a que podrían ser usadas para “promover o aconsejar controles sobre las armas”.

El financiamiento para estudios sobre la violencia con armas de fuego del CDC se derrumbó 96% desde entonces, de acuerdo con el estudio, presentado este lunes en una cumbre sobre regulación de armas en la Universidad John Hopkins, en Baltimore.

“El financiamiento público para investigaciones sobre la prevención de la violencia armada se estima en dos millones de dólares anuales. Por contraste, en 2011, el Instituto Nacional de la Salud dispuso de 21 millones de dólares para estudiar los dolores de cabeza”, destacó el informe.

Las investigaciones académicas sobre el tema igualmente se han desplomado, pues el financiamiento público ha desaparecido, y entre 1960 y 2010 este tipo de esfuerzos ha disminuido en un 60%.

El Departamento de Justicia, que hasta los años 90 publicaba estudios para conocer cómo llegaban las armas a manos criminales, también ha suspendido este tipo de proyectos desde hace más de una década.

Asimismo, la NRA ha hecho repetidos esfuerzos para bloquear programas para rastrear armas de asalto vendidas al mayoreo en los cuatro estados con frontera con México, aunque esto sea “una vital parte de los esfuerzos de Estados Unidos para detener el flujo de armas de asalto a las pandillas de la droga”.

Los cabilderos de las armas han igualmente logrado prohibir a militares discutir la posesión de armamento entre sus subalternos, pese a que éstos muestren severos grados de depresión y de que el alto índice de suicidios entre soldados sea cometido mayoritariamente con armas de fuego.

Además, la recientemente aprobada ley de salud en Estados Unidos contiene una disposición que prohibe a doctores en general discutir si sus pacientes poseen armas de fuego.

Durante su intervención en la cumbre, el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, manifestó que pese a que ya pasaron 30 días de la masacre de Newtown, ninguna acción ha sido tomada para terminar con la “epidemia de la violencia armada en el país”.

“Ahora es momento para que el Congreso resista los intereses especiales del cabildeo de armas que pone en peligro a nuestros niños. Esto significa revisar antecedentes en cada venta, restringir rifles de asalto y municiones de alta capacidad, y hacer del trafico de armamento un delito federal”, enfatizó.

Notimex.

Related

Deja un comentario