Luis Ojeda, la víctima 36 de la tragedia de Pemex

Familiares de empleados y trabajadores de Pemex colocan una ofrenda en el lugar de la explosión. // Foto: Cuartoscuro

Familiares de empleados y trabajadores de Pemex colocan una ofrenda en el lugar de la explosión. // Foto: Cuartoscuro

La víctima número de 36 de la explosión del edificio B2 de Petróleos Mexicanos (Pemex)  tiene nombre y apellido. Se trata de Luis Ojeda Olguín de 57 años, empleado de la empresa Copicosa, quien desde hace 16 años presta mantenimiento al sistema de pilotajes del edificio administrativo de la paraestatal.

Los familiares de Luis Ojeda Olguín lo esperaban el jueves para partir su pastel  de cumpleaños. Sin embargo, ya nunca regresó.

Sus familiares se enteraron de la explosión del edificio B2 de Pemex por los informativos de radio y televisión y desde el pasado jueves emprendieron un largo peregrinar que concluyó la noche del domingo con malas noticias.

Sus sobrinos, así como su hermana María Luisa Ojeda, recorrieron todos los hospitales donde fueron trasladados los heridos de la explosión. Acudieron al Hospital de Pemex-Azcapotzalco, Pemex-Picacho, Hospital Español, Ángeles Pedregal y nunca lo encontraron, ninguna autoridad les supo decir donde se encontraba.

La desesperación creció y durante el viernes también llegaron al Centro Médico Forense (Cemefo) y las autoridades no le dieron respuesta, explicó su sobrina Carmen Ojeda.

“Nunca nos supieron decir que pasó con mi tío. Nosotros estábamos seguros que él estaba a la hora de la explosión. Por eso fuimos a los hospitales y luego al forense”, dijo en entrevista.

Por su parte, su hermana María Luisa buscó a las autoridades de Pemex  y a medios de comunicación para pedir que no pararan la búsqueda.

 “Yo solo quiero el cuerpo y que no paren la búsqueda, yo sólo quiero el cuerpo para darle cristiana sepultura”, comentó la mañana del domingo afuera del edificio de la Torre B2 de Pemex.

El medio día del domingo, integrantes de la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe se sumaron afuera de la Torre B2 de Pemex a una cadena de oración para encontrar a “don Luis”, como le decían sus vecinos

Las oraciones para encontrar a Luis Ojeda Olguín quizá surtieron efecto. Minutos después llegaron 17 rescatistas del Área de Socorro de la Cruz Roja Mexicana quienes se dedicaron a buscar el cadáver.

El coordinador nacional de Socorro de la Cruz Roja Mexicana, Isaac Oxenhaut Gruzko, explicó que el proceso para rescatar los cuerpos sería difícil, pero en medio de su explicación dio esperanza a los familiares.

“No te podría decir cuánto dura el rescate. La situación es pesada y hay que hacer la remoción de los escombros se puede llevar un par de horas o un día más” mencionó en entrevista.

Horas más tarde, autoridades de Pemex llamaron a María Luisa Ojeda para identificar un cuerpo sin embargo, no era el de su hermano.

Guillermo Verano,  apoderado legal de Copicosa, aseguró que sus familiares iban a recuperar el cuerpo de Luis Ojeda Olguín  y se comprometió a tener contacto con la familia.

“Las familias están nerviosas  y están desesperadas y quieren a su familiar y ellos quieren soluciones, quieren ver el cuerpo de su familiar vivo. Entonces van estar inconformes hasta no tener el cuerpo de su familiar, nosotros desde el día de la explosión hemos estado al pendiente y no hemos tenido contacto físico con la familia, sí vía telefónica porque no los conocemos”, explicó.

Fue hasta al filo de las 20:00 horas del domingo cuando integrantes del Socorro de la Cruz Roja Mexicana encontraron el cuerpo de don Luis Ojeda Olguín.

El cuerpo fue  reconocido por sus familiares y trasladado al Centro Médico Forense de la Procuraduría General de la República para seguir con los trámites de ley.

Es así como a 72 horas de la tragedia ocurrida en Pemex se acabó el viacrucis para la familia Ojeda Olguín.

Ahora la familia dará cristiana sepultura a este trabajador de 57 años que murió el mismo día que nació.

Deja un comentario