Cinco mitos sobre la seguridad en internet

Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

¿Nos estamos dando cuenta de los peligros que acechan en internet? Tal vez phishing, spam y hackeo sean sólo palabras que todavía no entendemos y que, sencillamente, esperamos que nada de esto nos ocurra.

Aunque todavía nos quede un largo camino por recorrer en la concienciación de los riesgos inherentes a navegar por la red, la información se está extendiendo.

Desafortunadamente, algunas leyendas urbanas que han surgido nos llevan a tener una falsa sensación de seguridad.

En este artículo, Alan Woodward, profesor de informática de la Universidad de Surrey (Inglaterra), explora algunos de los mitos acerca de cómo permanecer seguro en internet.

Sólo si descarga activamente software, podría infectar su equipo

Probablemente, el más común de estos mitos es que la computadora no puede estar infectada sólo por visitar un sitio web que contenga un código malicioso.
Al igual que con muchos mitos, tiene un ápice de verdad.

Sin embargo, es posible que usted no reconozca al instante que está dando su permiso, y con frecuencia los hackers se basan en el hecho de que su equipo está configurado para dar el permiso de forma predeterminada para ciertos tipos de descarga.

Esto ha dado lugar al fenómeno de las “descargas no deseadas”.

Estas descargas pueden tener lugar de varias maneras, a la vez que los piratas informáticos desarrollan nuevos métodos todo el tiempo.

Es posible que la técnica más insidiosa se base en lo que se conoce como marcos online o “IFrames”. La intención de “IFrames” era permitir que las páginas web tuvieran una mezcla de contenido variable y estático al ser construidas de manera que utilizaran los recursos informáticos de manera más eficiente.

Presentado por primera vez en 1997, “IFrames” esencialmente le permite incrustar material “activo” atraído desde otro lugar.

Cuando es abusivo, IFrames puede descargar en secreto otra página web, que usted no va a ver, ya que pueden ser tan pequeños como un solo píxel, que redirige a una página que contiene un exploit, una especie de software que aprovecha la vulnerabilidad de seguridad del dispositivo.

Si su navegador y su sistema es vulnerable a este exploit entonces el malware se descarga en su equipo. Pero usted no está de acuerdo con cualquier cosa, ¿verdad?
Una variante de este primer gran mito es que las páginas web no pueden ser descargadas en su computadora sin que usted haga clic en el botón “OK”.

Es posible que tenga que hacer clic en algún sitio, pero ese clic podría tener una intención diferente a la que usted piensa. Un truco habitual puede venir de un sitio comprometido en el que aparece un cuadro de –por lo general un anuncio– en el que sólo tiene que cerrar si no le interesa. El acto de cierre del anuncio puede ser el clic que inicia una descarga.

Las cosas no son siempre lo que parecen en internet.

Sólo los sitios de mala reputación contienen malware

Si bien es cierto que algunos sitios menos saludables se ven afectados de esta manera, muchas webs conocidas se también están comprometidas.

Un clásico ejemplo es cuando un sitio permite que los comentarios sean publicados y los formularios web no han sido asegurados de la manera correcta. Alguien puede escribir un comentario que contenga el código y ese código puede contener un “IFrame”.

Con páginas que a menudo son una amalgama de contenidos procedentes de diversas fuentes, es muy difícil para los administradores de sitios web acabar con todas las lagunas.

El diario estadounidense The New York Times lo descubrió en 2009, cuando fue engañado para ejecutar un anuncio que animaba a los lectores a descargar software de antivirus falso. En la web se debe confiar no sólo en el proveedor de página web, sino en toda la cadena de suministro de contenido.

Insignificantes para ser hackeados

modemEl tercer mito es más personal. La mayoría de nosotros creemos que somos demasiado insignificantes para ser atacados por hackers, que están interesados sólo en los peces gordos.

Bueno, sí, algunos hackers invierten una gran cantidad de tiempo tratando de entrar en algún objetivo que tenga un alto valor. Sin embargo, la mayoría de los delincuentes se han dado cuenta desde hace tiempo que es más rentable apuntar a varios objetivos de menor valor, como usted y yo.

Con la automatización y el alcance global de internet, sólo es necesario tener una pequeña fracción de sus objetivos que responda a fin de obtener una bonita recompensa.

La investigación ha demostrado que la razón por la que los estafadores persisten con antiguas estratagemas es porque, tan extraordinario como pueda parecer, todavía funcionan. El criminal invierte relativamente poco tiempo y dinero, y los números que hacen son todavía lo suficientemente altos como para que valga la pena.

Mi computadora no contiene nada de valor

Lamento decepcionarle, pero cualquier computadora es un tesoro para los delincuentes. ¿Qué ocurre con algo tan simple como la libreta de direcciones?

Los delincuentes adoran las listas de contactos, puesto que obtienen direcciones de correo electrónico válidas y la posibilidad de jugar a ser… ¡usted!

Y, por supuesto, ¿quién no entra en la web de su banco, tienda, web del gobierno o algo similar con su computadora?

Al hacerlo, deja el rastro de su identidad digital en su computadora. Y no hay nada que los criminales amen más que una identidad online válida.

¿Cuántas personas borran la memoria, las cookies y los archivos temporales cuando cierran el navegador?

De hecho, por conveniencia muchos guardan su identidad digital en sus navegadores para que no tengan que iniciar sesión cada vez que deseen utilizar un servicio en línea.

Es más bien como dejar las llaves del coche en la mesa de cualquier sala a la vista. Una caña de pescar es todo lo que necesita un criminal para robarle el coche.

Mi sistema operativo no es vulnerable

El último mito es el que conduce a la falsa sensación más extendida de la seguridad: que mi marca de computadora o sistema operativo no es vulnerable a los problemas de seguridad.

A algunas personas, tener la protección de un firewall –diseñado para bloquear el acceso no autorizado a la computadora– les da seguridad. Me temo que no podrían estar más equivocadas.

Usted puede pensar que está utilizando una marca de computadora menos popular que aún tiene que atraer la atención de los delincuentes, y que el servidor de seguridad puede mantener a raya a algunos intrusos.

Pero todos los equipos, si están conectados a internet, son vulnerables.

Alan Woodward es profesor visitante del departamento de informática de la Universidad de Surrey. Ha trabajado para el gobierno de Reino Unido y actualmente asesora a varias empresas del FTSE 100 sobre temas como la seguridad cibernética, comunicaciones secretas e informática forense a través de la consultora Charteris, donde es director de tecnología.

*Nota publicada el día 26 de abril de 2013

Deja un comentario