Denuncian “calabozos de castigo” en estaciones migratorias

En la presentación del informe 'Ser migrante no me hace delincuente', de la ONG 'Sin Fronteras', estuvieron presentes Omar de la Torre (izq.); Alberto Xicontecatl, Nancy Pérez, Carolina Carreño, y Fermina Rodríguez. //Foto: Manu Ureste

En la presentación del informe ‘Ser migrante no me hace delincuente’, de la ONG ‘Sin Fronteras’, estuvieron presentes Omar de la Torre (izq.); Alberto Xicontecatl, Nancy Pérez, Carolina Carreño, y Fermina Rodríguez. //Foto: Manu Ureste

Al ‘calabozo’ por reñir con algún compañero, o por pedir respeto a los derechos humanos. Esta es la situación cada vez más “recurrente” a la que se están enfrentando indocumentados centroamericanos en, al menos, dos estaciones migratorias del país.

Así lo denunció la ONG ‘Sin Fronteras’ durante la presentación hoy en la ciudad de México del informe ‘Ser migrante no me hace delincuente’, en la que participaron Fermina Rodríguez, del Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova, en Tapachula; Alberto Xicontencatl, de Frontera con Justica y la Casa del Migrante de Saltillo; así como Omar de la Torre, jefe de la Unidad de Política Migratoria, de la Segob.

Durante su intervención, Fermina Rodríguez dio a conocer algunas de las conclusiones del Segundo Informe sobre derechos humanos y condiciones de vida de las personas migrantes en el centro de detención de la ciudad de Tapachula, elaborado por el CDH Fray Matías, en el que se denuncia que, de acuerdo con pláticas informales con adolescentes detenidos, se registró en la Estación Migratoria Siglo XXI “la práctica recurrente de encerrar a jóvenes en un cuarto de separación, como método de sanción, cuando a criterio de los agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) éstos han incurrido en una infracción”.

A este cuarto de separación, señaló la activista, “los jóvenes lo han denominado el calabozo”.

“El aislamiento se realiza en condiciones antihigiénicas, sin colchonetas y sábanas para contrarrestar el frío o utensilios para soportar el calor o de aseo personal; además, existen restricciones en cuanto al acceso al agua potable; el sanitario no funciona de manera correcta, lo que provoca que el agua se rebase ensuciando el cuarto con orines y excremento”, detalla el informe, en el que además se apunta que, según los entrevistados, “una persona ha llegado a permanecer ahí hasta por tres días, durante los cuales sólo puede salir en los horarios de comida”.

Ante esta situación, la activista dijo que el Centro de Derechos Humanos Fray Matías presentó una primera queja ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos en febrero de 2012, en la que denunció “tratos inhumanos y degradantes al interior de la Estación Migratoria Siglo XXI”.

“A empujones me metieron en las celdas de castigo, y para que me sacaran comencé a cortarme las muñecas con un pedazo de espejo”

Asimismo, Fermina Rodríguez dio a conocer que un joven salvadoreño de 15 años intentó suicidarse al ser internado en el ‘calabozo’.

“Fui llevado al mando medio donde la oficial en turno me dijo que me iban a llevar a un reclusorio donde solo hay locos –cuenta el adolescente en el informe presentado por el CDH Fray Matías-. A empujones me metieron en las celdas de castigo, y debido a que me desesperé y para que me sacaran, comencé a cortarme las muñecas con un pedazo de espejo que tenía en mi cartera. Sangré mucho. Tanto la OPI y un policía fueron a verme, pero sólo me pusieron alcohol y ahí me dejaron”.

“Se trata de una situación muy preocupante –concluyó la activista-. Porque no se trata de un evento esporádico, sino de una práctica que se está dando de manera constante”.

‘Cuarto de los sueños’ en Iztapalapa

Por su parte, Carolina Carreño, de la ONG Sin Fronteras, reportó que en la estación migratoria del Distrito Federal, en Iztapalapa, varios adolescentes entrevistados reportaron la existencia de una celda de separación, a la que llaman ‘el cuarto de los sueños’.

Carreño refirió que las personas entrevistadas en la estación migratoria de Iztapalapa contaron que en el área de varones existen tres cuartos pequeños que no están acomodados y están destinados a homesexuales y enfermos mentales, “pero que si alguien comete alguna falta o tiene mal comportamiento, es encerrado en uno de esos cuartos por varias horas”. 

“Los entrevistados nos decían que los mandaban ahí cuando peleaban con otros compañeros, o habían dañado el inmobiliario de la estación migratoria”, comentó.

En la estación migratoria de Iztapalapa existen tres cuartos pequeños que no están acomodados y están destinados a homosexuales y enfermos mentales

“Ley de Migración ha provocado regresión en la protección de migrantes”: Sin Fronteras

Por otra parte, la ONG Sin Fronteras denunció en su informe ‘Ser migrante no me hace delincuente’ que la Ley de Migración ha provocado una regresión en la protección de los derechos humanos de las personas migrantes.

En este sentido, el informe pone de manifiesto que los controles y restricciones que implementó la ley de Migración obligan a los migrantes a seguir rutas más inseguras, lo que generó una regresión en materia de derechos humanos.

En cuanto a las principales problemáticas que la ONG Sin Fronteras detectó en las estaciones migratorias de Iztapalapa, Tenosique y Tapachula, Carolina Carreño destacó que entre éstas se encuentran la falta de información de las autoridades sobre por qué se detuvo al migrante, la imposibilidad de tener una representación legal gratuita, la dificultad para los abogados de entrar a las estaciones migratorias, las insuficientes actividades deportivas y recreativas, así como el poco contacto con el mundo exterior. 

Por su parte, Alberto Xicontecatl, de la casa del Migrante de Saltillo y representante de la fundación Frontera con Justicia, denunció que las estaciones migratorias, lejos de ser espacios donde se garantice la seguridad de los migrante, “son espacios de riesgo de víctimas, donde se les niega la justicia y la representación legal”.

“Se trata de lugares donde se se concentran las violaciones a derechos humanos con altos porcentajes de impunidad porque es muy complejo el ingreso de la sociedad civil“, recalcó el activista.

Lee aquí el informe completo ‘Ser migrante no me hace delincuente’, de ‘Sin Fronteras':

 

Informe Em 2013 by http://www.animalpolitico.com

Related

Deja un comentario