“No vamos a desistir”, señalan madres en huelga de hambre

madres desaparecidosAl cumplirse ayer el cuarto día de la huelga de hambre que el pasado 9 de mayo iniciaron diez madres y familiares de víctimas de desaparición, ante las oficinas centrales de la Procuraduría General de la República, las manifestantes en ayuno denunciaron que, salvo por un breve intercambio de comentarios del subprocurador Ricardo García Cervantes –expresados el día en que inició la protesta–, ninguna autoridad se ha acercado a consultar sus demandas, ni entablar un diálogo formal para su desahogo.

Postrada por la debilidad dentro de una casa de campaña, Margarita López, madre de Yahaira Guadalupe Bahena López –una joven de 19 años desaparecida en 2011, por policías de Oaxaca–, reiteró que “lo que exigimos es una reunión con el presidente Enrique Peña Nieto, en la que estén presentes además el procurador General de Justicia, Jesús Murillo; el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio; y el comisionado de Seguridad, Manuel Mondragón, y queremos que nos expliquen por qué no se han emprendido acciones concretas para la búsqueda de nuestros hijos e hijas desaparecidos”.

Por su parte, Ana María Maldonado Chávez, mamá de Carlos Palomares Maldonado –joven desaparecido en la Ciudad de México, en 2010–, informó que más allá de la conversación de algunos minutos que sostuvo el subprocurador de Derechos Humanos, cuando estaban montando su campamento sobre la lateral de Paseo de la Reforma, “a como veo las cosas, a como veo la respuesta negativa del gobierno, esto va para largo”.

Cabe destacar que, a causa del deterioro de su salud, dos de las madres suspendieron el ayuno el pasado 11 de mayo –María Guadalupe Aguilar, mamá de José Luis Arana, desaparecido en Guadalajara en 2011; así como Gabriela Sánchez, mamá de una adolescente víctima de un abuso sexual impune–, además de que tanto a Margarita López, como a Ana María Maldonado, les ha sido sugerida la hospitalización, por los paramédicos apostados desde el sábado junto al campamento.

Este lunes, la huelga de hambre de madres y familiares de víctimas de desaparición cumple su quinto día.

“Para el gobierno no pasa nada”

Los padres y madres en huelga de hambre denunciaron que durante los primeros dos días de la protesta les fue negada asistencia sanitaria y médica, y no fue sino hasta el pasado sábado que el Gobierno de la Ciudad de México les facilitó dos letrinas portátiles y una guardia permanente de paramédicos.

Los síntomas de la falta de alimento, señalan, comienzan a resentirse. A continuación, te presentamos el testimonio de Érika Montes de Oca, tía de Sergio Eduardo Guillén, joven desaparecido en el DF, en 2012; Irma Alicia Trejo, mamá de Francisco Albavera, joven desaparecido también el año pasado en la capital del país; Atanasio Rodríguez Sampayo, papá de Alejandro Rodríguez, joven desaparecido en 2010 por policías municipales de San Luis Potosí, así como de Margarita López y Ana María Maldonado.

“Vivos los queremos”

Los familiares de desaparecidos informaron que, hasta este domingo, las únicas personas que se han acercado a conocer sus demandas y solidarizarse con ellos y ellas han sido ciudadanos y colectivos civiles, a los que solicitaron apoyo para reunir cobijas, colchonetas y artículos de aseo personal, así como agua y miel.

Una de estas expresiones de hermandad fue la vivida el pasado 10 de mayo, Día de las Madres, cuando la Segunda Marcha de la Dignidad Nacional, madres buscando a sus hijos e hijas y buscando justicia –que reunió en el DF a familiares de desaparecidos de todo el país, así como de Centroamérica–, se encontró con los familiares de desaparecidos en huelga de hambre.

“Eventualmente”

Una hora después de que, el pasado 9 de mayo, comenzara la instalación del campamento de las madres, frente a la PGR, en Paseo de la Reforma, el subprocurador de Derechos Humanos, Ricardo García Cervantes se acercó a los manifestantes para ofrecerles gestionarles un encuentro con el titular de la dependencia, Jesús Murillo, quien “eventualmente” podría buscarles un encuentro con el presidente Peña Nieto.

En ese momento, el funcionario aclaró, además, que no estaba en condiciones de emprender ninguna acción para garantizar la seguridad de las madres en huelga de hambre plantadas ante sus oficinas. A continuación, te presentamos un extracto de el que es, al menos hasta ahora, el único acercamiento de las autoridades con los manifestantes.

Related

Deja un comentario