7 de 10, en contra de vender playas a extranjeros

La reforma al artículo 27 de la Constitución, que permitirá a extranjeros adquirir tierras o inmuebles en playas y fronteras, cuenta con el apoyo de sólo 22% de la población mexicana. Esto, de acuerdo con los resultados de la más reciente encuesta nacional realizada por Parametría, en la cual se aprecia que, aún cuando la votación del dictamen fue aprobada el pasado 23 de abril de 2013 por 70% de los diputados, hasta siete de cada diez ciudadanos se manifiesta en contra de la enmienda.

 

Además, revela el sondeo, el conocimiento de dicha reforma fue escaso entre los mexicanos, pues apenas tres de cada diez se enteraron de la modificación hecha a la Carta Magna; es decir, para 70% de la población el cambio pasó desapercibido.

De acuerdo con el dictamen propuesto, una de las razones para promover y aprobar las modificaciones era la de eliminar a los intermediarios. En la práctica, dicha prohibición se eludía al constituirse fideicomisos, siendo las instituciones de crédito las fiduciarias que figuraban como “propietarios” del terreno pero vendían la construcción a extranjeros. En este sentido, el 63% de los entrevistados por Parametría argumentaron precisamente aquello: que la compra de tierras en playas y fronteras por parte de extranjeros era algo que ya ocurría.

Otro argumento presentado junto con el dictamen fue que la prohibición era anacrónica e iba contra los tiempos actuales. El antecedente histórico de las restricciones para la adquisición de terrenos por parte de extranjeros, fue una medida preventiva establecida por el Constituyente de 1917 quien determinó que sólo los mexicanos por nacimiento o por naturalización y las sociedades mexicanas tenían derecho para adquirir el dominio de las tierras, aguas y sus accesiones, ante el temor a una posible invasión de ejércitos extranjeros.

Dos otras posturas destacaron entre los sondeados: para algunos, la modificación atenta contra el principio de soberanía y seguridad nacional; para otros, representa una inversión de capital extranjero importante que no se está aprovechando y que tendrá un impacto positivo en los ingresos a los municipios. Para el 61%, las personas procedentes de otros países que invierten en México sólo vienen a robar y a saquear al país, mientras que sólo para 30% estos inversionistas foráneos contribuyen a nuestro desarrollo.

Asimismo, el 68% se manifestó en contra de que se les permita comprar tierras o inmuebles no sólo en las fronteras y playas del país, sino en todo el territorio mexicano.

De acuerdo con la modificación a la ley, los extranjeros interesados en adquirir terrenos en una franja de 100 kilómetros de las fronteras y de 50 en las costas deben convenir la compra con la Secretaría de Relaciones Exteriores. Existen otras condiciones a la reforma:

1.-Que el uso de las tierras sea destinado para viviendas única y exclusivamente.

2.- Que no tenga un uso comercial o, en su caso, industrial o agrícola, o cualquier otro que implique explotación económica directa o indirecta, que derive en un uso distinto a la vivienda o casa habitación.

3.- En caso de que las tierras sean destinadas a un uso distinto al de la vivienda, la ley establecerá los procedimientos para que el extranjero pierda los bienes adquiridos en beneficio de la nación.

Deja un comentario