México, primer lugar mundial en difusión de pornografía infantil

porno2

En lo que va del año 2013, en México han sido detectadas al menos 12 mil 300 cuentas personales de internet, desde las cuales se difunde pornografía infantil, ya sea fotografías o videos, lo que pone al país como el primer lugar mundial en emisión de este tipo de material ilegal. En contraste, la Procuraduría General de la República ha iniciado sólo 130 averiguaciones previas contra pedófilos, y ha alcanzado únicamente tres sentencias condenatorias.

“El incremento en el número de cuentas personales radicadas en México desde las que se difunde pornografía infantil es, desafortunadamente, exponencial –explica Nelly Montealegre, fiscal especial de la PGR para los Delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas–. El conteo lo empezamos en 2010, cuando se detectaron 580 cuentas; para 2011, aumentaron a más de 3 mil; en 2012 se detectaron más de 7 mil cuentas y, en lo que va de 2013, suman más de 12 mil 300. Ésta es una situación muy grave.”

A partir de convenios signados con el Centro Nacional para Niños Perdidos y Explotados (National Center for Missing and Exploited Children), de Estados Unidos, desde agosto de 2011 las autoridades mexicanas tienen acceso a la base de datos sobre cuentas de internet que han sido reportadas como transmisoras de pornografía infantil –denuncias interpuestas por las compañías que prestan servicios de correo electrónico, redes sociales y chats en línea–, y a partir de las cuales se ha logrado establecer que las entidades federativas con mayor incidencia son Estado de México, Nuevo León y Distrito Federal.

Y estos mismos reportes han servido, destaca la fiscal especial, para identificar las características comunes en las víctimas, así como, aunque de manera preliminar, también las de los victimarios, tales como sus patrones de comportamiento, los meses, días y horas en que tienen mayor actividad e, incluso, sus perfiles profesionales.

Perfil del pedófilo

Aunque las 130 investigaciones que se han iniciado contra pedófilos mexicanos que operan en internet son una muestra mínima, en comparación con los 12 mil 300 internautas detectados, “algo que no permite realizar un análisis muy profundo”, tal como reconoce la fiscal Montealegre, “a partir de estos datos sí hemos detectado que los abusadores son básicamente hombres, y esto no quiere decir que no existan mujeres involucradas en este tráfico, eso es algo que no descarto, pero hasta la fecha sólo han sido varones los presuntos responsables identificados”.

En 36% de los casos, destaca, se trata de estudiantes de ingeniería, en sus distintas ramas, seguidos de contadores públicos (15%), enfermeros (14%), comunicólogos (7%).

Además, 14% de los presuntos responsables sólo cuentan con estudios concluidos de preparatoria, y 7% tiene únicamente la primaria concluida.

“Y esto no significa que tener afinidad por la ingeniería, o la enfermería, o la comunicación, sea un rasgo de los pedófilos –subraya Montealegre–, sino que el manejo y acercamiento con las nuevas tecnologías facilita esta tendencia. Por eso, la Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas se acercó con el Instituto Politécnico Nacional, con la idea de desarrollar una materia que se llame ‘Ética aplicada a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación’. La Fevimtra ya le presentó una propuesta de currícula a la dirección de esta casa de estudios, y esperamos que sea incluida en la siguiente ciclo escolar, y su objetivo es enseñar a los futuros ingenieros que no deben permitir que sus conocimientos, sus trabajos, sus programas de computación, sirvan para la explotación infantil.”

Por otra parte, “el análisis de las cuentas mexicanas detectadas entre 2010 y 2012 –abunda la funcionaria de la PGR–, arrojó que los días de mayor operación de los pedófilos son los domingos, ese es el día de la semana en el que más contactos se dan; además, el mes de mayor conexión de pedófilos es agosto, y el horario en que actúan con mayor frecuencia son de las 15:00 a las 18:00 horas“.

Y este comportamiento responde a una lógica evidente: “Los pedófilos detectados actúan con mayor fuerza durante las tardes, en días y periodos de descanso, que es cuando los niños y niñas están ante la computadora, haciendo tarea, y la mayor incidencia se da en verano, y esto revela que no todo lo que a combate de la pornografía infantil se refiere radica en el ámbito persecutorio, éste es clave, pero también debe abundarse en materia preventiva, y esto empieza desde casa, los papás y mamás deben estar pendientes de sus hijos, comunicarse fluidamente con ellos, y saber qué hacen cuando están en internet”.

–¿Detrás de esas 12 mil 300 cuentas desde donde se transmite pornografía infantil hay productores de este material, o son sólo difusores? –se le pregunta a la fiscal especial.

–En algunos casos sí, de hecho, en los últimos 11 meses hemos logrado rescatar a 13 víctimas, de manos de pedófilos que abusaban de ellos y ellas, para generar material pornográfico y distribuirlo luego a través de la red. Y es que, aunque muchos empiecen sólo por la transmisión de imágenes, la gran mayoría de los chats, foros y sitios web de pedófilos exigen como requisito de ingreso que el interesado aporte material nuevo, entonces, a la necesidad de consumir este material le sigue la necesidad de producirlo. Además, de los 17 presuntos pedófilos que ya enfrentan juicio en prisión, todos tienen más de una víctima. No operan una vez y ya, sino que lo hacen de manera continuada. Pareciera que se les convierte en una adicción.

Perfil de la víctima

Si las investigaciones hechas contra estos 130 pedófilos mexicanos que operan en la red resultan una muestra mínima, lo es aún más el número de víctimas rescatadas, 13, pero aún esta pequeña cifra permite delinear algunos trazos del rostro de las niñas y niños víctimas de explotación para la pornografía infantil.

Aunque la mayoría son niñas, la cifra de niños víctima es apenas un poco menor –explica la titular de Fevimtra–: de julio de 2012 se ha logrado detener a 17 presuntos responsables, que abusaban de seis niñas y tres niños, además de otros cuatro menores cuya identidad y género no ha podido ser determinada, y que ahora se consideran fuera de peligro por haberse capturado al delincuente.”

–En los casos de esas 13 víctimas rescatadas, ¿cómo fue la aproximación del victimario?

–En todos los casos, los abusadores y productores de material pornográfico pertenecían al primer círculo de la víctima menor de edad. Y eso lo pudimos verificar porque, al analizar las imágenes de los abusos, descubrimos que éstos se daban en las recámaras, las cocinas, las salas de los pedófilos, así que se trataba de gente en la que estos niños y niñas confiaban. En estos casos la gran sorpresa es para la familia y, a veces, ni siquiera colaboran con la investigación, porque no creen que un familiar esté abusando de un menor y difundiendo las imágenes de esos abusos.

Otro común denominador en las víctimas, además, son las carencias afectivas en el seno familiar, de las cuales se aprovechan los pedófilos para convencer a las y los menores para que les proporcionen imágenes en las que se exhiban desnudos.

“Ahora la prueba de amor está basada en una imagen –ejemplifica la fiscal–, y entonces, los niños y niñas engañadas a través de internet terminan proporcionando fotos de alguna parte de su cuerpo, y una vez que estas fotos y videos entran a la red, ya no pueden bajarse. Entonces, el abusador puede estar en el círculo cercano de la víctima, pero también puede estar lejos, sin vínculo directo, y aún así abusar del menor”.

De hecho, señaló la fiscal Montealegre, apenas en mayo pasado fue rescatada una menor morelense que, a través de internet, fue engañada por un pedófilo peruano, que le envió dinero para que viajara a la frontera con Guatemala, donde sería trasladada a Perú, con documentación falsa, “la niña fue rescatada en Veracruz, cuando se disponía a bajar hacia el sureste, y ella es un gran ejemplo de cómo las carencias afectivas de las víctimas, son aprovechadas por los pedófilos. Esta niña nos informó que no tenía comunicación con sus padres, sólo le hablaban para darle órdenes como ‘sirve la comida’ o ‘ve a la tienda’, ‘tráeme esto’, y entonces esa falta de comunicación abonó a que un completo extraño la engañara con promesas de una vida mejor, y como este tipo de casos hemos detectado cientos.”

Éxitos y fracasos

A principios de mayo, la PGR fue informada por el National Center for Missing and Exploited Children de que México ocupa ya el primer lugar a nivel mundial en cuanto a emisión de material pornográfico infantil y, sin embargo, “nos estamos quedando muy retrasados en el desarrollo de estrategias y herramientas para su combate”, reconoce la fiscal Montealegre, “y se necesita más que operativos especiales, o cateos, necesitamos estandarizar nuestros procedimientos con los organismos extranjeros e internacionales que llevan más de dos décadas acumulando experiencia, misma que en México no hemos aprovechado”.

En Estados Unidos, ejemplifica, se cuenta con un área especializada en análisis de escenarios, y apenas en mayo “lograron identificar a un pedófilo, y detenerlo, a partir de un empaque de pretzels que aparecía en una de las fotos en las que abusaba de un menor; esta área especializada logró identificar primero el estado y luego la localidad en la que operaba el pedófilo, y lo capturó una semana después de que iniciara el rastreo. Este tipo de áreas especializadas en investigación forense aplicada para delitos cometidos a través de internet nos hacen mucha falta en México”.

Sin embargo, reconoce, los recursos con que la fiscalía a su cargo cuenta son en extremo limitados: la dirección que se encarga de investigar los delitos cometidos a través de medios electrónicos en contra de niños niñas y adolescentes sólo tiene asignados cuatro agentes del Ministerio Público.

Y aún así, este pequeño equipo de trabajo logró en 2009 integrar la primera averiguación previa basada exclusivamente en “evidencia digital”, a partir de la cual se dictó la primera sentencia en México por pornografía infantil en internet, que fue de siete años y tres meses, contra Arthur Leland Sayler, un canadiense radicado en Tijuana que alimentaba desde México 39 sitios web de pederastas, y en cuyos servidores se encontraron más de cuatro millones de fotos y videos de pornografía infantil.

De 2009 a la fecha, además de la de Leland Sayler la PGR ha logrado que otros dos pedófilos reciban sentencias condenatorias, la más alta de 21 años ocho meses, dictada contra Mauro Rodrigo Hernández Torres, quien producía pornografía infantil con niños de San Luis Potosí, a los que previamente drogaba.

“Y el problema estructural no sólo radica en la falta de recursos técnicos, legales y humanos con los que contamos, por ejemplo, aquí, en la PGR, sino también a nivel del Poder Judicial, porque nos ha sido muy difícil hacer entender a los jueces que con las nuevas tecnologías se crean también nuevas oportunidades y métodos para delinquir –explica la fiscal especial–. A principios de año, por ejemplo, tuvimos dificultades para hacer comprender al Poder Judicial que las pruebas que les presentábamos eran lícitas, a pesar de no ser tangibles: fue difícil hacerles entender que, aunque contra el acusado no había evidencias materiales, las pruebas digitales que les presentábamos demostraban cuándo, cómo y dónde este sujeto descargó y distribuyó material pornográfico a través de internet.”

–Por esta falta de conocimientos técnicos entre los jueces, ¿han perdido casos y quedado en libertad los presuntos pedófilos?

–Sí –concluye la titular de Fevimtra–, fue un caso en concreto, que presentamos ante el juez en noviembre de 2012. El juez no aceptó como prueba válida las evidencias digitales que presentamos y puso en libertad al acusado. Luego nosotros reiteramos la petición de ejercicio de la acción penal, explicando con mayor puntualidad la validez de las pruebas y la orden de aprehensión fue finalmente liberada, sin embargo, este sujeto no ha podido ser reaprehendido, hasta la fecha.

Deja un comentario