A 2 meses, orarán en el Ángel por desaparecidos del Heaven

Las protestas de los familiares de los 26 jovenes desaparecidos en el bar Heaven han sido constantes desde hace 60 días. //Foto: Cuartoscuro.

Las protestas de los familiares de los 26 jovenes desaparecidos en el bar Heaven han sido constantes desde hace 60 días. //Foto: Cuartoscuro.

Al cumplirse el segundo mes desde la desaparición de 12 jóvenes en la Zona Rosa, tras ser privados de la libertad el pasado 26 de mayo, cuando se hallaban en el bar Heaven, familiares de las víctimas se congregarán este viernes, a las 19:00 horas, en el Ángel de la Independencia, para realizar una oración “simbólica y espiritual, dedicada a ellos”.

Leticia Ponce, madre de Jerzy Ortiz Ponce, el único menor de edad del grupo de desaparecidos, informó que luego de la concentración en el monumento, “familiares, amigos y gente que nos apoya, partiremos hacia el Heaven (distante a una cuadra), donde encenderemos veladoras para pedir por el regreso de los muchachos”.

Luego de que el procurador capitalino, Rodolfo Ríos Garza, descartara que los cinco cadáveres encontrados este jueves en el Estado de México correspondiera con alguno de los 12 jóvenes buscados, la madre de Jerzy lamentó, en entrevista, que “hay investigación, pero todavía ningún resultado. Las autoridades dicen que tienen muchos avances, pero nosotros no vamos a ver nada, para nosotros el único avance válido es la localización de nuestros hijos”.

La señora Ponce informó, además, que aunque a través del servicio telefónico del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública se han recibido diversos reportes anónimos relacionados con la recompensa ofrecida por pistas sobre el paradero de los jóvenes desaparecidos, la información obtenida por este medio no ha podido ser conocida por los familiares de las víctimas “ya que las llamadas se encriptan tan pronto como se reciben y son enviadas directamente a la Procuraduría, así que no conocemos el contenido de esas llamadas y nosotros, por nuestra parte, tampoco hemos logrado recabar ninguna pista sobre los muchachos”.

Consecuencias inmediatas

Gabriela Téllez Zamudio tiene 34 años, trabaja como empleada en un local comercial de Plaza Meave, en el Centro Histórico, y desde el 26 de mayo, sus tres hijos, y su madre, anciana ya, esperan su regreso.

D. es la hija mayor, aunque no llega a los 18 años. Corre para llegar, aunque con retraso, al encuentro de familias con el procurador capitalino, “pero llego tarde –aclara–, no porque no me importe mi mamá, sino porque yo me quedé al cuidado de mis hermanitos y de mi abuelita, que están destrozados… mi mamá era madre soltera, y el único sustento de la familia”.

Por seguridad, prefiere que su nombre no se mencione, y tampoco acepta ser fotografíada.

“Ahora yo tengo que ver por todos –comenta– y no he tenido tiempo para la tristeza… pienso en mi mamá, sí, pero antes están mis hermanitos, que requieren cuidados, y que preguntan por ella.”

Éstas son sus palabras, a dos meses de búsqueda…

Related

Deja un comentario