Mexicali, Monterrey y Cuernavaca, ciudades de aire letal (gráfico)

contaminacion

Mexicali, en Baja California, es la ciudad con la tasa más alta por cada 100 mil habitantes en consultas, hospitalizaciones y muertes prematuras por enfermedades vinculadas a la contaminación atmosférica, y aunque el registro es alarmante, la falta de datos en la mayoría de las ciudades con más de 500 mil habitantes evita que haya un análisis más completo sobre lo que ocurre en todas las urbes del país. De 34 obligadas por ley a medir la calidad del aire, sólo 12 lo hacen.

Las ciudades de Monterrey y Cuernavaca le siguen a Mexicali como las poseedoras del aire que más genera afectaciones a la salud de sus habitantes.

La falta de datos provoca que la población no conozca los riesgos reales a los que se expone por contaminación atmosférica y que los gobiernos locales y el federal no impulsen un programa eficaz para mejorar la calidad del aire y para prevenir el impacto en la salud.

La contaminación del aire tiene vínculo con cinco de las 10 principales causas de muerte en México como enfermedades del corazón, tumores malignos, neumonía, enfermedades pulmonares obstructivas crónicas y enfermedades cardiovasculares.

La falta de prevención de las consecuencias que tiene la contaminación atmosférica en los habitantes del país le ha costado a México 13 mil 979 millones de pesos en los últimos tres años, según estimaciones del Instituto Mexicano para la Competitividad. La cifra, estimada mediante la Calculadora de Riesgos por Contaminación Atmosférica presentada este martes por el IMCO, toma en cuenta los gastos unitarios de hospitalización y consulta de aquellos afectados por la polución del aire, así como las pérdidas en productividad por los salarios perdidos debido a los fallecimientos o ingresos a un hospital por las enfermedades vinculadas a la contaminación del aire.

La falta de prevención de las consecuencias que tiene la contaminación atmosférica en los habitantes del país le ha costado a México 13 mil 979 millones de pesos en los últimos tres años.

Sólo existen datos sobre contaminación atmosférica en Guadalajara, Monterrey, Puebla, Toluca, Tijuana, León, Mexicali, Cuernavaca, Chihuahua, Celaya, Irapuato y la Zona Metropolitana de la Ciudad de México, pese a que la Norma Oficial Mexicana 156 de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) obliga desde este año a las grandes ciudades a medir la calidad del aire.

Las urbes con más de 500 mil habitantes que no tienen información son Mérida, Aguascalientes, Acapulco, Tampico, Culiacán, Morelia, Saltillo, Veracruz y Hermosillo. Lo mismo Villahermosa, Reynosa, Tuxtla Gutiérrez, Cancún, Xalapa, Oaxaca, Durango. Poza Rica, Pachuca, Ciudad Juárez, La Laguna, Querétaro y San Luis Potosí tampoco tienen datos, para dar un total de 22 centros urbanos que no generan indicadores sobre la calidad del aire.

Al sumar el número de habitantes de las ciudades sin datos de contaminación atmosférica se puede concluir que 18 millones de mexicanos no saben que tan contaminado está el aire que respiran.

Según los cálculos del IMCO, utilizando datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y de la Secretaría de Salud, por año en el país hay 5 mil 069 muertes prematuras vinculadas a la contaminación atmosférica, además de 14 mil hospitalizaciones y 800 mil consultas por infecciones respiratorias y enfermedades isquémicas del corazón.

Todas las urbes, por encima de la recomendación de la OMS

Para medir la contaminación, el IMCO se basa en la medición de Partículas Menores a 10 micras (PM10), el tipo más común de partículas contaminantes en el aire, y que entra directamente a las vías respiratorias.

Entre las ciudades que sí reportan datos sobre contaminación atmosférica, Mexicali registra 30 muertes prematuras anuales por cada 100 mil habitantes, el doble que Cuernavaca, que con 15 tiene el segundo lugar en fallecimientos de ese tipo.

La capital de Morelos tiene una tasa de consultas de 2 mil 252 por cada 100 mil habitantes, además de 28 en la de hospitalizaciones. Le sigue Monterrey que la supera por casi 400 en la cifra de consultas, pero que tiene 13 muertes prematuras;  dos menos que Cuernavaca.

En la zona metropolitana del Valle de México se registran nueve muertes prematuras por contaminación atmosférica por cada 100 mil habitantes, 21 hospitalizaciones y mil 170 consultas.

Cada año, el costo en servicios de salud pública y las pérdidas en productividad por muerte o ausentismo laboral vinculados a enfermedades respiratorias por contaminación atmosférica equivale a la mitad del gasto que realizó el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en medicinas durante 2010, según el cálculo del IMCO.

Todas las urbes mexicanas que miden la calidad del aire registran más de los 20 puntos de PM10 que recomienda la Organización Mundial de la Salud como el máximo de exposición a los contaminantes, por lo que el promedio del país, concluye el IMCO, está por encima de lo permitido.

“El problema del calidad del aire es que desconocemos cúal es el verdadero nivel de contaminación porque tenemos estaciones de monitoreo escasas y las que hay, no necesariamente están funcionando como deberían hacerlo”, dijo Francisco Barnés, presidente de la Comisión Ambiental de la Megalópolis, integrada por el Distrito Federal, el Estado de México, Hidalgo, Morelos, Tlaxcala y Puebla.

“Debemos fortalecer la capacidad de monitoreo para conocer al menos cuáles son los niveles básicos de contaminantes y llegar a resultados económicos del impacto de la contaminación”, agregó Barnés.

Horacio Riojas, director de Salud Ambiental del Instituto Nacional de Salud Pública, dijo que la contaminación atmosférica es un problema de salud pública de nivel global que todavía no se está atendiendo. Incluso consideró que los cálculos del IMCO sobre los costos en salud de la mala calidad del aire están subestimados, pues no toman en cuenta efectos crónicos, vasculares y cerebrovasculares por contaminación atmosférica, ni las consultas y hospitalizaciones en instituciones privadas.

Incumplir con la Norma Oficial Mexicana 156 no implica sanciones para las ciudades, por lo que el IMCO solicita que el gobierno federal cree incentivos para que más ciudades midan y reporten los niveles de la calidad del aire y haga más estrictas las normas.

Related

Deja un comentario