Los 8 Objetivos del Milenio en los que México está estancado

Las Metas del Milenio en las que México está rezagado o estancado representan 15% de los compromisos signados ante la ONU.

Las Metas del Milenio en las que México está rezagado o estancado representan 15% de los compromisos signados ante la ONU.

México quedará a deber ante la ONU mejoras en materia económica, de salud y medio ambiente a las que se comprometió en 2000, las cuales son parte de los llamados Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Si bien el país se encamina a cumplir hacia 2015 con la mayor parte de los 51 compromisos establecidos ante la ONU, en el 15% de ellos todavía hay importantes rezagos, por lo que difícilmente quedarán plenamente saldados en 2015.

Las ocho metas en donde México tiene un progreso “insuficiente” o “estancado o de deterioro”, como reconoce la propia Sedesol, o incluso en donde no hay información disponible como para evaluar el avance, se refieren a temas tan sensibles en salud como el combate a la tuberculosis o la mortalidad materna; en materia ecológica a la proporción de superficie nacional cubierta por bosques y selvas o los recursos hídricos utilizados; y en economía el crecimiento del PIB por persona ocupada.

De acuerdo con Rodolfo de la Torre, coordinador del Informe de Desarrollo Humano del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), es prácticamente un hecho que México no podrá alcanzar todos los objetivos comprometidos en materia de medio ambiente para 2015, al igual que el que planteó la reducción de la mortalidad materna y la mortalidad por VIH/Sida.  Todas las metas tienen como año de partida 1990 y su cumplimiento debe ser en 2015.

Estos son los indicadores en donde México tiene un progreso insuficiente, estancado o en deterioro, según el informe Los Objetivos de Desarrollo del Milenio en México: Informe de avances 2013, presentado por la Secretaría de Desarrollo Social el pasado 6 de diciembre.

Tasa del crecimiento del PIB por persona ocupada

 001

Aunque este indicador es considerado por la Sedesol como de “progreso insuficiente”, en los últimos años ha mostrado verdaderos retrocesos. Mientras que en 1996 esta tasa fue de 2.6 por ciento, para 2012 se reportó un crecimiento de 2.3%

La Sedesol explica que aunque el crecimiento medio anual de este indicador fue de 3.7%, en el bienio 2001-2002 dejó de crecer, mientras que en 2009 incluso se contrajo en 0.9% “como resultado de la crisis económica global que impactó fuertemente en la economía nacional”.

Rodolfo de la Torre coincide en que la reducción de este indicador está relacionada con la caída del PIB tras la última crisis, pero recuerda que ya en años anteriores se había tenido bajas tasas de crecimiento del PIB.

“Es un problema que se ha detectado desde la crisis del 2008 en adelante, pero ya se sufría de crecimiento insuficiente desde tiempo atrás, y efectivamente ahí la tasa de crecimiento del PIB por persona ocupada no tiene suficientes elementos para ser optimistas en los próximos años”.

El experto considera que esta es una de las metas del milenio que tiene “alta incertidumbre” en cuanto a su cumplimiento.

“No se puede afirmar que no se cumplirá, pero sí es bastante complicado que se haga”.

Proporción de niños de un año vacunados contra el sarampión

002 (1)

El objetivo era lograr un 95% de menores cubiertos, pero según los datos oficiales, en 2012 solo el 86.8% habían sido inmunizados.

El informe de Sedesol reconoce que solo seis entidades tienen coberturas de vacunación superiores al 90%: DF, Veracruz, Quintana Roo, Aguascalientes, Querétaro y Baja California, esta última con una cobertura de 95.2&, la única que ha logrado la meta nacional.

Sin dar una explicación del rezago, el informe se limita a destacar el incremento de 13% que tuvo la tasa de vacunación contra sarampión entre 1990 y 2012, a lo que atribuye la nula mortalidad por esta causa.

José Luis Díaz Ortega, investigador del Instituto Nacional de Salud Pública, señaló que los reportes de vacunación en el país son bajos no necesariamente porque no se haya inmunizado a los niños, sino por deficiencias en el registro.

Consideró que la muestra de ello es que los casos que se han detectado en el país han sido importados, es decir, contraidos fuera de México.

Ante las disparidades de las cifras, el investigador llamó a concientizar a la población sobre la importancia de cuidar la cartilla de vacunación y al personal de la salud a mejorar los registros.

Reducir la razón de mortalidad materna en tres cuartas partes

003 (1)

Desde hace varios años las autoridades de salud mexicanas han reconocido que difícilmente se cumplirá el objetivo de reducir la mortalidad materna en México. Incluso para Rodolfo de la Torre, esta es una de las metas que definitivamente México no cumplirá en 2015, pues debe de disminuir casi a la mitad las cifras actuales de mujeres que mueren en el embarazo, parto o postparto.

Mientras que en 1990 se registraban 88.7 muertes maternas por cada 100 mil niños nacidos vivos, para 2011 la cifra se había reducido a 43, pero la meta es de 22.2 muertes por cada 100 mil nacidos vivos.

El informe atribuye estas cifras a las dificultades que enfrentan las mujeres que viven en las áreas rurales del país para acceder a hospitales con capacidad de resolver una complicación obstétrica, mientras que aquellas que residen en áreas urbanas lidian con problemas de calidad de la atención hospitalaria.

Sin embargo, para Regina Tamés, directora del Grupo de Información Elegida (GIRE), es un tema de prioridades, pues considera que las autoridades, tanto las que encabezaron las administraciones panistas como las actuales, no le han dado al tema la atención que requiere.

“Sigue sin ser una prioridad, sigue sin haber una asignación suficiente de presupuesto, pero tampoco una estrategia para reducir el problema… Lo cierto es que hay mujeres que no tienen acceso a las instituciones de salud porque viven en comunidades alejadísimas, pero también sabemos de quienes sí accedieron a los servicios y no fueron recibidas y tienen que parir afuera de las clínicas o en el coche. Las mujeres mueren adentro, afuera y en el camino al hospital”.

Tasa de incidencia asociada a la tuberculosis

004

En este rubro el informe de avances de los Objetivos del Milenio también reconoce que ha habido un “progreso insuficiente”. Mientras que en 1990 la tasa por 100 mil habitantes era de 16.6, para 2012 fue de 16.8, todavía por arriba de la meta de 15.6 casos por 100 mil habitantes.

El informe comienza justificando las cifras al asegurar que para México “no ha sido muy conveniente” tomar como referencia los datos de 1990, al argumentar que en los primeros años de esa década los registros fueron irregulares y que fue hasta 1996 que se sistematizó el reporte de los casos. Sin embargo, reconoce también que es necesario crear estrategias para el control de la tuberculosis que tomen en cuenta las características socioeconómicas y culturales de los grupos afectados.

A pesar del rezago, De la Torre considera que es altamente probable que se alcancen las metas planteadas en este rubro.

Proporción de la superficie cubierta por bosques y selvas

005

La meta comprometida en 2000 fue revertir las tasas de deforestación para 2015. Sin embargo, el país cuenta con cada vez menos superficie forestal. De acuerdo con el informe, en 1993 el 35.3 por ciento del territorio era bosque o selva y para 2011 la cifra descendió a 33.8 por ciento.

El informe de avances de los ODM reporta que la principal causa de la deforestación es la conversión del terreno a pastizales y terrenos de cultivo, pero también la destrucción provocada por incendios.

Para Raúl Estrada, de Greenpeace, el problema empieza con las cifras, pues considera que las aportadas por las autoridades no son confiables.

“Tenemos diferentes estimaciones, la que reporta la Semarnat a la ONU, vía la FAO, de 150 mil hectáreas al año, o las de Greenpeace, que es de cerca de 500 mil hectáreas por año.

“Estos temas de reducir la pérdida de nuestros bosques y selvas deberían de estar conectados con los aprovechamientos que hacemos de la superficie forestal relacionados con el uso de suelo para ganadería, para superficie agrícola o para la urbanización, que son las razones por las que México pierde bosques y selvas cada año”.

Emisiones de dióxido de carbono total, per cápita y por PIB por paridad por poder de compra

006 (1)

Este es uno de los indicadores considerados por la Sedesol como de “progreso estancado o deterioro”, pues desde 1990 la cantidad de emisiones aumentó en lugar de revertirse, como el país se comprometió originalmente.

Mientras que en 1990 se emitieron 399.1 millones de toneladas de dióxido de carbono, para 2010 la cifra fue de 493.4 millones, es decir, 24%.

“El consumo de combustibles fósiles, tanto para la generación de energía como para el transporte, constituyó la principal fuente de emisión de CO2 (82%), seguido por el cambio en el uso del suelo y la silvicultura (9.3%) y los procesos industriales (8.5%)”, detalla el informe.

En opinión de Estrada, las metas del milenio en materia de medio ambiente van en contrasentido con la política seguida por la actual administración, principalmente tras la aprobación de la reforma energética.

“Esta parte de revertir las emisiones a la atmósfera está directamente conectada con el tipo de políticas que estamos aprobando en estos momentos, el camino del gobierno federal, con una reforma energética orientada a petróleo y donde realmente no hay posibilidad de hacer una adecuada emisión de gases de efecto invernadero, porque estamos apostando a hacer más emisiones con esta explotación petrolera que se pretende abriendo el negocio. No hay concordancia con los objetivos que queremos cumplir”.

Proporción del total de recursos hídricos utilizados

007 (1)

Al igual que la meta anterior, esta también tiene pocas posibilidades de cumplirse, pues su progreso es calificado de “estancado o deterioro”.

El grado de presión sobre los recursos hídricos pasó de 15.7% en 2003 a 17.4% en 2010, cuando la meta era revertir la tendencia.

A pesar de ello, el informe señala que el el nivel de presión “se considera en un nivel moderado”, pero reconoce que se encuentra por encima del promedio de la OCDE, que es de 14.6%.

La cifra nacional oculta las diferencias regionales, pues según el informe, en la región del Valle de México el grado de presión de los recursos hídricos fue de 132.9 por ciento en 2010.

La Sedesol considera que dicha presión es producto de la creciente demanda de las actividades agropecuarias e industriales, así como del consumo de los diferentes centros de población.

Raúl Estrada, de la organización ambientalista Greenpeace, comentó que a la presión que sufren los recursos hídricos se suma la contaminación de las propias cuencas producto de las descargas industriales.

“Estamos haciendo una explotación meramente comercial, no estamos conectando los efectos secundarios de esta toma de decisiones para hacer un aprovechamiento de los recursos en el país, lo que tiene un efecto de rebote por las afectaciones ambientales que se convierten en afectaciones sociales y económicas y ellas a su vez en políticos en las regiones, es un proceso de descomposición en las regiones”.

Proporción de especies en peligro de extinción

8metas_08

En este rubro, la Sedesol informó que no se cuenta con datos suficientes para hacer una valoración del avance de cumplimiento del objetivo.

Sin embargo, Estrada señaló que la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) sí cuenta con datos de algunas regiones del país.

“Tiene que haber mucha mayor comunicación sobre la información que se tiene sobre especies en peligro de extinción, a lo mejor no suficiente sobre el avance que se tiene, pero existe información”, aseguró.

Deja un comentario