Suprema Corte ordena liberar a mujer sentenciada por aborto

La decisión de poner en libertad a Adriana Manzanares Calletano fue tomada por uninamidad de los cinco magistrados que integran la primera sala.

Suprema Corte ordena liberar a mujer sentenciada por aborto
Adriana Manzanares Calletano.
Adriana Manzanares Calletano.

Adriana Manzanares Calletano.

Adriana Manzanares Calletano, presa desade hace siete años en Chilpancingo, Guerrero, por el delito de homicidio en grado de parentesco, tras haber sufrido un parto prematuro, deberá quedar en libertad inmediata después de que la primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación le otorgase un amparo en la sesión celebrada este miércoles 22 de enero. 

La decisión de ponerla en libertad fue tomada por uninamidad de los cinco magistrados que integran la sala. El sentencia que concede el amparo fue elaborado por el Ministro Arturo Zaldívar.

Manzanares, indígena me’paa ingresó a prisión cuando tenía 20 años y su caso es el primero de una mujer sentenciada por aborto o delitos conexos. La Corte atrajo el caso por las irregularidades que presenta.

Verónica Cruz, representante del Centro Las Libres –agrupación civil que promueve los derechos de las mujeres en todo el país y que asumió en 2010 la defensa de esta joven indígena– dijo que para acusar a  Adriana, el Ministerio Público se basó en una prueba denominada docimasia pulmonar practicada al feto, luego de la cual las autoridades concluyeaon que se trataba de un bebé que había nacido vivo y que, por lo tanto, había sido asesinado por su madre.

Sin embargo, destacó la activista, la docimasia pulmonar no es reconocida como una prueba válida para determinar si un bebé nació prematuramente de forma inducida o espontánea, sino únicamente para definir la densidad de los pulmones, por lo cual, no sirve como base científica para sustentar una acusación penal.

Adriana, además, no gozó de una adecuada defensa legal cuando, en 2006, fue presentada ante el MP junto con su pareja, debido a que no hablaba español, producto de lo cual, el padre del bebé en gestación sí pudo obtener su libertad, mientras que ella recibió una sentencia de 27 años de prisión, que en apelación posterior logró ser reducida hasta 22 años con seis meses.

Close
Comentarios