75% de los capitalinos apoya la reforma política del DF

Los poderes de la Unión tienen su sede en el DF, lo que hace que el orden jurídico de la ciudad sea de carácter federal y por ende que el territorio carezca de autonomía constitucional.

75% de los capitalinos apoya la reforma política del DF

Foros_Delegacionales_Reforma_Politica-3

El Distrito Federal, la capital del país, no es una entidad como las demás y carece de algunos derechos, pues al ser la sede de los poderes federales, aún carece de algunos derechos, por ejemplo: no tiene una constitución, la ALDF no es parte del constituyente permanente y no se hace cargo de la educación básica local. Por lo anterior, en los últimos años ha crecido el apoyo entre los capitalinos hacia la reforma política del DF, hasta llegar a 75%, quienes apoyan que el DF se equipare legalmente a las demás entidades y quizá un cambio fe nombre.

Los poderes de la unión tienen su sede en el DF, lo que hace que el orden jurídico de la ciudad sea de carácter federal y por ende que el territorio carezca de autonomía constitucional. En la Carta Magna de 1824, México adoptó el sistema federal, diseñado originalmente por el constituyente estadounidense quienes propusieron crear un distrito, en este caso el Distrito de Columbia en Washington, para la operación de los órganos federales, con el objetivo de poder trabajar sin alguna presión ejercida por los estados.

A diferencia de las entidades que conforman la nación mexicana, algunas decisiones del Distrito Federal aún dependen del presidente de la república y del Congreso de la Unión, la capital del país cuenta con órganos de gobierno (como la asamblea legislativa) y no con poderes como los congresos y tribunales locales. A través de reformas constitucionales (1970,1987, 1993,1997) se ha ido modificando el sistema de representación de la ciudad, ahora por ejemplo el Jefe de Gobierno es electo por los habitantes de este territorio cuando antes dicha figura era designada por el presidente de la república.

El estatus de la capital es conocido por más de la mitad de los defeños, de acuerdo con la encuesta en vivienda realizada por Parametría en diciembre del año pasado, podemos corroborar que el 65% de los entrevistados dijo saber que el Distrito Federal no es un estado, en tanto que un importante 33% afirmó que sí se trataba de una entidad como cualquier otra. El porcentaje de conocimiento no ha tenido cambios importantes desde la primera vez que preguntamos el reactivo en marzo de 2007.

Este dato es importante ya que indica que un porcentaje considerable de personas saben de la condición que presenta del lugar donde viven, cabe recordar que los habitantes del DF son quienes en promedio cuentan con más años de escolaridad, 10.5 de acuerdo con cifras de Inegi, lo que puede ser un indicador de este conocimiento.

Aun cuando 65% dijo que el DF no era un estado, parece ser que los entrevistados no saben bien a bien las características del orden jurídico que presenta la ciudad, el 51% de los entrevistados, fueron ciertos en referir que el Distrito Federal no tiene su propia constitución, empero este porcentaje es catorce puntos menor al de aquellos que saben que la capital del país no es un estado. Cuatro de cada diez habitantes del DF creen erróneamente que el DF cuenta con su propia constitución.

Las siguientes preguntas son importantes porque permiten comparar las opiniones actuales de los capitalinos con las emitidas en el tema hace siete años. Cuando preguntamos en 2006 a los habitantes de la ciudad si estaban de acuerdo o en desacuerdo con que el DF tuviera su propia constitución, explicando que por no ser un estado no contaba con ese ordenamiento, el 59% se manifestó a favor, ese porcentaje en la medición de 2013 llegó a 75%, es  decir, el apoyo a la propuesta creció dieciséis puntos en este tiempo.

No obstante, el cambio más significativo lo encontramos en aquellos que dijeron estar de acuerdo con que el Distrito Federal se convierta en el estado 32 del país, mientras que en 2006, únicamente 36% apoyó la propuesta que se espera sea discutida en el congreso en este periodo de sesiones, para 2013 el 64% se manifestó a favor de que el DF fuera un estado con los cambios políticos y administrativos que esto conlleva.

¿Qué cambia con la reforma política del DF?

Es interesante ver cómo se han modificado las opiniones de los capitalinos respecto de la autonomía de la Ciudad de México, son más quienes apoyan la propuesta hoy en día. El congreso y los capitalinos están de acuerdo con que la ciudad necesita cambios en el tema, modificaciones que han sido propuestas por otras legislaturas ya hace más de cinco años y que no han prosperado hasta la fecha.

De convertirse la Ciudad de México en un estado, la Asamblea Legislativa tendría que emitir su constitución, el órgano legislativo pasaría a ser un congreso local con todas las facultades que tienen estas instituciones.

Otro cambio fundamental es que actualmente la cámara de diputados dicta el monto de la deuda del DF, en caso de que se dé autonomía, la ciudad podrá decidir sobre el techo de endeudamiento. El Jefe de Gobierno podrá nombrar a los titulares de  Secretaría de Seguridad Pública (SSPDF) y de la Procuraduría General de Justicia (PGJDF) sin contar —como ahora — con el visto bueno del presidente. Otros cambios implican que las delegaciones tengan más autonomía y que el Jefe de Gobierno no pueda ser removido por el Senado.

Close
Comentarios