Autoridades de Monterrey borran homenaje a desaparecidos

Familiares de víctimas denuncian que el gobierno local borró los nombres de los desaparecidos que estaban inscritos en una fuente.

Autoridades de Monterrey borran homenaje a desaparecidos
Familiares de víctimas de desaparición inscriben los nombres de sus seres queridos, el pasado 11 de enero.// Foto: FUNDENL
Luego de que, desde enero, familiares de personas desaparecidas en el estado de Nuevo León vinieran inscribiendo los nombres de sus seres queridos en la fuente ubicada en las calles de Washington y Zaragoza, en Monterrey, este homenaje a las víctimas de la violencia fue “borrado” por las autoridades locales, el pasado 5 de abril.

“Con indignación –denunció la organización civil Fuerzas Unidas por Nuestros y Nuestras Desaparecidas en Nuevo León– observamos que las autoridades no cumplen con sus obligaciones para con las familias de las y los desaparecidos, pero sí actúan inmediatamente para lastimarnos, porque para las autoridades no significan nada y saben que para nosotros significan todo. Para ellos, el solo ver los nombres les molesta. ¿En qué les molestan? ¿Por qué les molestan?

Familiares de víctimas de desaparición inscriben los nombres de sus seres queridos, el pasado 11 de enero.// Foto: FUNDENL
Familiares de víctimas de desaparición inscriben los nombres de sus seres queridos, el pasado 11 de enero.// Foto: FUNDENL

La agrupación FUNDENL, que reúne a familiares de 13 víctimas de desaparición forzada en Nuevo León, inició este homenaje el 11 de enero pasado, bautizando la explanada donde se encuentra esta fuente, de manera simbólica, como Plaza de la Transparencia de la Víspera.

Además de colocar una placa metálica en honor a todas las personas desaparecidos, los integrantes de FUNDENL usaron la fuente de vidrio ubicada en esta plaza para inscribir los nombres de las víctimas, usando para ello pintura adhesiva, y fue ésta la parte suprimida del memorial.

Cabe destacar que el anhelo de las familias –expresado en la placa metálica colocada en la plaza–, era que los nombres fueran retirados de esta fuente, pero por las mismas víctimas desaparecidas, una vez que sean recuperadas con vida.

“Convocamos –reza la placa– a las siguientes personas, a las que no hemos visto en mucho tiempo, a retirar su propio nombre del muro, por su propia mano, hasta recuperar toda la transparencia. Porque nosotros los estamos esperando: junto con ustedes, somos los que hacemos esperanza. Los queremos de regreso: los queremos aquí. Los aguardamos.”

Y es por esto mismo que “el que las autoridades borraran los nombres representa un agravio muy fuerte, una gran ofensa –señaló Irma Leticia Hidalgo, integrante del colectivo de familiares–. Nosotros no sabemos exactamente por qué a las autoridades les molestan tanto los nombres. Pero vamos a responder de esta forma: el próximo sábado, 12 de abril, regresaremos a la plaza Transparencia de la Víspera, a las 16:00 horas, y volveremos a colocar los nombres de nuestras y nuestros desaparecidos”.

Irma Leticia, madre del joven Roy Rivera Hidalgo –alumno de la Universidad Autónoma de Nuevo León, desaparecido el 11 de enero de 2010–, aseguró que este homenaje en un espacio público tiene el objeto “de visibilizarnos, porque nosotros somos un grupo de familias que no recibe ningún respaldo ni de las autoridades, ni de ninguna organización de derechos humanos, nuestros casos no están en ninguna mesa de seguimiento, y aunque hemos solicitado al gobierno estatal que nos tome en cuenta, al mismo gobernado Rodrigo Medina le hemos solicitado audiencia, él ha sido siempre ciego y sordo y mudo con nosotros. Pero el que nadie nos apoye, no quiere decir que no existamos”.

A través de un comunicado, además, FUNDENL denunció que, al demandar una explicación a las autoridades estatales, el director de Parques y Vida Silvestre, Javier Castaño Garza, reconoció que el cuidado de esta plaza queda bajo su jurisdicción, aunque el funcionario se deslindó del retiro de los nombres, calificándolo como un “acto vandálico” perpetrado por desconocidos.

Sin embargo, un acto de esta naturaleza demandó raspar letra por letra la inscripción relativa a cada una de las 13 víctimas, que no sólo incluían su nombre completo, sino también la leyenda “Desaparecido” o “Desaparecida”, seguida de la fecha en que se perdió su rastro, labor que habría demandado varias horas, y que difícilmente habría podido realizarse sin que se percataran las autoridades que dan vigilancia a la zona.

“Cuando colocamos la placa y pusimos los nombres –señala Irma Leticia–, el 11 de enero pasado, nos sorprendió que no hubiera ninguna respuesta negativa de las autoridades. Luego, el 22 de febrero, realizamos un nuevo acto en homenaje a nuestros desaparecidos y desaparecidas, y colocamos más nombres, y tampoco pasó nada, así que nosotros comenzamos a creer que estábamos comenzando a generar sensibilidad en el gobierno. Sin embargo, con este agravio, ahora sentimos temor, y con ese temor regresaremos a colocar de nuevo los nombres de nuestros familiares, especialmente temor a la reacción de la Policía Estatal, creemos que podemos ser confrontados y reprimidos y, para evitar, eso esperamos contar con el respaldo de la ciudadanía el próximo sábado.”

Cabe recordar que, este viernes, 11 de abril, se cumplen cuatro años de la desaparición de uno de los jóvenes cuyo nombre estaba inscrito en esta fuente, Ernesto Efraín Vidal. A continuación, te presentamos el testimonio de su padre, don Efraín, quien hace un año pidió, de rodillas, audiencia al gobernador Medina, sin conseguir efecto alguno.

Close
Comentarios