Anarquistas atacan a periodistas… y viceversa (videos)

La protesta partió a las 16:00 horas de la Escuela Normal Superior y avanzó en paz a lo largo de Ribera de San Cosme. Dos kilómetros más adelante, sin embargo, ya en Puente de Alvarado, ésta se quebró.

Anarquistas atacan a periodistas… y viceversa (videos)
Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

“Vamos a recordar el orden de los contingentes –se escuchó a través del altavoz, al iniciar, ayer, la 43 marcha en conmemoración de la matanza estudiantil de 1971, conocida como “Halconazo”–: primero va el Comité 68, luego San Bartolo (Ameyalco), la 28 de Octubre, organizaciones sociales y populares, después se incorporarán las organizaciones estudiantiles y, al final, irán la CNTE y el SME…” Al fondo, sin embargo, se formaba un contingente más, no aceptado entre los convocantes, el de los anarquistas, el ‘bloque negro’, integrado por cerca de 40 jóvenes, mujeres y hombres, todos encapuchados.

Los reclamos de la manifestación fueron expuestos tan pronto como comenzó su avance: “La reapertura de los procesos judiciales (por la matanza) del 10 de junio de 1971; la disolución del Cuerpo de Granaderos y la Gendarmería Nacional; juicio y castigo a Luis Echeverría Álvarez; alto a la criminalización de la protesta social, con leyes, normas y protocolos que buscan poner castigo y desalentar la protesta; libertad a los presos políticos; presentación con vida de todos los detenidos-desaparecidos; alto a la reformas estructurales; alto a la reforma educativa y en defensa de la educación pública y gratuita; por el rescate de la nación; por el rescate de la ciudad. Pedimos además la libertad absoluta de Yakiri, porque la legítima defensa es un derecho. Adelante, compañeros: a 43 años, seguimos en pie de lucha.”

La protesta partió a las 16:00 horas de la Escuela Normal Superior y avanzó en paz a lo largo de Ribera de San Cosme. Dos kilómetros más adelante, sin embargo, ya en Puente de Alvarado, ésta se quebró.

Primero fue un grafiti en la antigua escuela de cuadros del PRI-DF, una “A” de “anarquía”, y un cristalazo. Y también una rociada de spray negro a los fotógrafos y camarógrafos que se acercaron, así como limonazos tirados a resortera.

Inmediatamente después vino un coctel molotov contra la sede actual del tricolor capitaino, ubicada en la acera de enfrente, cuyas ventanas también quedaron a merced del bloque negro, que actuaba mientras el grueso de la manifestación se separaba de los disturbios.

Dos personas, desde la azotea del inmueble priista devuelven las pedradas, ríen por la seguridad que les brinda la altura, se cruzan insultos con los anarquistas, y luego se ocultan.
Unos minutos después, los anarquistas destruyeron los cristales de un Oxxo, y luego los de una estación del Metrobús.

De los 2 mil policías que custodiarían la manifestación, según lo anunciado por las autoridades capitalinas, ni uno sólo hizo presencia.

Avenida Juárez

No había suficientes limones ni suficientes resorteras para mantener a raya a los cerca de 50 reporteros, fotorreporteros y camarógrafos que se aproximaban a los jóvenes encapuchados que grafiteaban los expendios callejeros de revistas y libros que corren a lo largo de Avenida Juárez, por la que el bloque negro avanzó a las 17:40 horas, así que optaron por otra solución: esgrimir palos, tablones y patinetas para amedrentar a la prensa.

La estrategia, no obstante, perdió efectividad minutos después, cuando, a la altura de la Alameda Central, un joven anarquista se separó de sus compañeros y, sin darse cuenta, quedó rodeado de fotógrafos, reporteros y camarógrafos, contra los cuales intentó elevar el madero que empuñaba, logrando sólo que los representantes de la prensa se le fueran encima, a empujones e insultos, pero también a golpes.

Esto provocó que el grupo de anarquistas, distante sólo algunos metros, se volcara contra los fotógrafos y camarógrafos, tundiendo al primero que tuvieron a mano, al cual tiraron al suelo y patearon entre varios.

Un segundo después, el combate era de un bando contra otro. Con caídos y pateados de ambos lados.

Al menos dos fotógrafos sufrieron heridas de consideración, uno en un ojo y otro en un antebrazo, al ser golpeado con un garfio de varilla, de los empleados en albañilería para anudar alambre. Al primero, además, le rompieron la cámara de un martillazo.

El pleito a golpes no duró acaso un minuto, esto, porque la mayoría de los anarquistas desistió de continuar la gresca y, entre sí, se llamaron a la calma, pero el enojo de los periodistas no cesó –lo mismo que el de algunos manifestantes encapuchados–, así que los jaloneos e insultos mutuos siguieron durante toda avenida Juárez, y luego sobre 5 de Mayo:Si alguno de los anarquistas lanzaba una consigna, de entre los reporteros y camarógrafos surgía un “ya cállate pendejo”…

En ese momento, la prioridad periodística parecía no ser ya la totalidad de la marcha, sino el marcaje personal al contingente anarquista, que ya no pudo soltarse del cinturón de trabajadores de la prensa que los rodeaba.

–Mejor bajen sus cámaras, luego por qué se enoja la banda –lanza, en algún momento, un joven anarquista, más como amenaza que como cuestionamiento.

–Porque yo traigo una cámara y tú traes piedras, y porque yo estoy haciendo mi chamba –le espeta una fotógrafa.

Ya en el Zócalo, durante el mitin en conmemoración del Halconazo, los organizadores de la manifestación se deslindaron de los disturbios, y lejos de ellos, aunque también en la Plaza de la Constitución, los anarquistas se mantuvieron agrupados, para en bloque prender fuego a una piñata con la forma de la Copa del Mundial de Futbol, que ardió mientras los jóvenes encapuchados exhibían una manta en la que se leía “Fifa 2014, en apoyo a Brasil, ¡Muerte al Estado!”.

Luego, uno de los anarquistas pateó la piñata en llamas, hacia los fotógrafos y camarógrafos que capturaban el hecho, mientras gritaba “¡Ahí está su pinche noticia, putos!”.

Epílogo: Televisa

Empleando los hashtags #10JunioMX, #ConMéxicoNoSeJuega, #EPNVsMéxico y #NoMásPoderAlPoder, este 10 de junio, a la par de la marcha por el 43 aniversario del Halconazo, colectivos, artistas y activistas convocaron a una protesta afuera de las instalaciones de Televisa Chapultepec, en contra de las reformas del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Bajo el lema “Rescatemos la Democracia. Defendamos la Soberanía”, el objetivo de esta protesta, ante la televisora (donde se jugó fútbol y se realizaron pinturas) fue reunir a representantes de distintas luchas sociales en México, con las siguientes exigencias: suspensión inmediata de las reformas estructurales, cese a la criminalización de la protesta, debates públicos entre el presidente de la República y la ciudadanía; libertad a presos políticos y esclarecimiento de crímenes contra periodistas, activistas y defensores de derechos humanos, y transparencia en la relación entre México y Estados Unidos en temas como seguridad, energéticos, telecomunicaciones o migración.

Desde el templete, localizado a unos pasos de una de las pequeñas porterías donde un grupo de manifestantes protestó con una cascarita, un integrante del Comité 68 acusó también que “quieren que el pueblo compre la camiseta futbolera para que se olvide de los verdaderos problemas”, en alusión a que el debate de las leyes secundarias en materia energética y en telecomunicaciones en el Congreso coincidirá con la participación de la Selección de futbol en el Mundial de Brasil 2014.

Entre los convocantes a esta manifestación estuvieron John Ackerman, Gerardo Fernández Noroña (quienes estuvieron presentes en el acto), Daniel Giménez Cacho, Elena Poniatowska, Jesusa Rodríguez, Rubén Albarrán de la agrupación Café Tacvba, el escritor Paco Ignacio Taibo II, así como el Congreso Popular, el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro, el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, Morena y el comité jurídico y de derechos humanos de #YoSoy132.

Aquí algunos videos de los enfrentamientos:

 

El llamado “Halconazo” de 1971 fue la primera gran manifestación universitaria organizada en la capital del país, desde el 2 de octubre de 1968. En ella, un grupo paramilitar conocido como Los Halcones truncó una manifestación pacífica de más de 10 mil estudiantes, que intentaban desfila del Casco de Santo Tomás, frente a la Escuela de Economía del Politécnico Nacional, hasta la estatua de Carlos IV, en el cruzamiento de las avenidas Juárez y Reforma. El saldo exacto de muertos y heridos se desconoce hasta la fecha, pues se ha impedido el esclarecimiento de los hechos, aunque por versiones de testigos oculares, el número de muertos fluctúa entre 75 y 125, casi todos llevados al Campo Militar Número Uno, al decir de los informantes. Los heridos pasaron de 300, algunos en gravísimo estado.

Close
Comentarios