Israel acepta alto al fuego de 5 horas en Gaza

En los nueve días de combates han muerto 204 palestinos y unos mil 450 han resultado heridos.

Israel acepta alto al fuego de 5 horas en Gaza

gaza 2 ap

Las fuerzas armadas israelíes aceptaron un cese al fuego “humanitario” de cinco horas a partir del jueves en sus ataques a la Franja de Gaza para permitir que los palestinos se aprovisionen de productos básicos.

Horas antes, cuatro niños palestinos que jugaban en la playa murieron en un ataque desde un barco de Israel.

En respuesta a una exhortación de las Naciones Unidas, los militares israelíes expresaron el miércoles en un comunicado que suspenderían las hostilidades durante cinco horas a partir de las 10 de la mañana (0900 GMT), pero advirtieron que atacarían “firme y decisivamente” si Hamas u otros grupos extremistas agreden al estado judío durante ese período. El comunicado agregó que habitantes de tres vecindarios de Gaza que pidieron el miércoles evacuar sus viviendas deben haber salido para cuando termine el cese al fuego.

Farhan Haq, portavoz adjunto de la ONU, dijo el miércoles a The Associated Press que Robert Serry, coordinador especial del organismo para el proceso de paz del Medio Oriente, hizo la solicitud de una “pausa unilateral humanitaria” después de sostener conversaciones con la Oficina de Coordinación de Asuntos de Gobierno en los Territorios (palestinos), perteneciente a Israel.

El anuncio se hizo después de un día de ataques aéreos de Israel y ofensivas palestinas con cohetes en momentos en que Hamas rechazó oficialmente una propuesta de tregua, la cual había sido aceptada por Israel para poner fin al conflicto de nueve días que según las autoridades ha dejado por lo menos 213 palestinos y un israelí muerto.

Los cuatro niños, primos de entre 9 y 11 años, murieron mientras jugaban en la playa al oeste de la Ciudad de Gaza, dijo Ashraf Al Kedra, un funcionario de salud palestino. Otras siete personas —tanto adultos como menores— resultaron heridas. El activista palestino Jaki Au Shamala dijo que el fuego provino de un buque de guerra israelí.

En la playa, un testigo que sólo se identificó como Abu Ajmed dijo que los niños buscaban chatarra de metal cuando el primer proyectil hizo blanco en un contenedor usado en el pasado por las fuerzas de seguridad de Hamas.

Entonces los niños huyeron, pero un segundo proyectil “los alcanzó a todos”, dijo.

Un video grabado con un teléfono móvil y colocado en Facebook mostró los cadáveres de los niños en la arena. Uno de los pequeños cuerpos estaba boca abajo, torcido y con las piernas en un ángulo agudo con relación al torso.

Abdel Karim Baker, de 41 años y tío de los niños, criticó fuertemente a Israel tras el ataque.

“Es una masacre a sangre fría”, señaló. “Es una vergüenza que no hayan identificado que se trataba de niños, con toda la tecnología que alegan estar usando”.

Las fuerzas armadas de Israel dijeron estar investigando el incidente.

Por su parte, Hamas disparó el miércoles decenas de cohetes contra Israel y prometió rechazar el alto al fuego hasta que se cumplan sus exigencias, como aliviar los cierres en la frontera y la liberación de exprisioneros que fueron puestos en libertad por Israel en un canje de reos en el 2011 y arrestados de nuevo el mes pasado en la Margen Occidental.

Sami Abu Zuhri, un funcionario de Hamas, dijo el miércoles en conferencia de prensa que el grupo se siente “abandonado” y con poco apoyo de los gobiernos árabes.

Exhortó al presidente palestino Mahmud Abás, que dirige la facción Fatá en la Margen Occidental, a respaldar la negativa de Hamas de aceptar la tregua propuesta por Egipto.

El portal de internet del Ministerio del Interior de Gaza indicó que la aviación israelí realizó decenas de bombardeos el miércoles, con los que alcanzó 30 viviendas, entre ellas las de los dirigentes de Hamas Mahmud Zahar, Jamila Shanti, Fathi Hamas e Ismail Ashkar.

Las fuerzas armadas israelíes no emitieron declaraciones de inmediato sobre esos bombardeos.

Zahar fue una figura clave en la violenta toma de poder de Gaza protagonizada por Hamas en 2007, mientras que los otros tres fueron miembros del Parlamento palestino elegido en 2006. Muchos líderes de Hamas permanecen escondidos desde que comenzó la ofensiva israelí.

La propuesta egipcia estipulaba un cese de hostilidades para la noche del martes, seguido de conversaciones para una tregua más permanente y el relajamiento de los controles fronterizos de Gaza por parte de Egipto e Israel.

Al derrumbarse el intento de tregua, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, advirtió que Hamas pagaría caro haber rechazado la oferta.

Además de los ataques aéreos, Israel ha ordenado a decenas de miles de habitantes de la localidad norteña de Beit Lahiya y los barrios de Zeitun y Shiyaiya, en Ciudad de Gaza, todas zonas próximas a la frontera con Israel, que evacúen sus casas para las 8 de la mañana del miércoles. Las advertencias se hicieron a través de llamadas telefónicas automáticas, mensajes de texto y panfletos lanzados desde aviones.

El ejército israelí dijo en su mensaje que se han lanzado muchos cohetes desde esas áreas y que Israel tiene previsto bombardearlas.

“Cualquiera que ignore estas instrucciones y no evacúe de inmediato pone en peligro su vida, así como la de su familia”, indicaba el mensaje.

El miércoles por la mañana podía verse a cientos de vecinos de Zeitun y Shiyaiya caminando por las calles, cargando pequeñas bolsas y pertenencias.

Los niños mayores cargaban a los más pequeños en brazos o a la espalda. Algunas mujeres y niños lloraban con aspecto aterrado.

El Centro de Rehabilitación de Wafa, en Shiyaiya, que cuida de 15 pacientes ancianos y minusválidos, recibió varias llamadas en las que se exigía la evacuación de los pacientes, dijo su director, Basman Ashi.

Ashi dijo que un proyectil israelí había impactado cerca del edificio, causando daños en el segundo piso pero ningún herido. El director dijo que no evacuaría a sus ancianos pacientes porque no tienen a dónde ir.

Cuatro voluntarios extranjeros —de Inglaterra, Estados Unidos, Francia y Suecia— se han instalado en el centro para impedir que el ejército israelí lo ataque.

La voluntaria inglesa Rina Andolini, de 32 años, dijo que los pacientes tienen entre 12 y 70 años y ninguno puede andar ni moverse sin asistencia. También hay 17 empleados palestinos, dijo.

Andolini indicó que los pacientes viven bajo un miedo constante, intensificado por el fuego de los tanques situados al otro lado de la frontera.

Cuando se le preguntó por la situación del centro de rehabilitación, la oficina del portavoz militar israelí dijo que “se ha pedido reiteradamente que se marchen”.

“Hay un punto de lanzamiento de cohetes en la zona”, dijo el ejército, añadiendo que los milicianos de Gaza emplean el centro para esconderse “detrás de los civiles”.

Endurece Israel su ofensiva contra Hamas en la Franja de Gaza

Israel intensificó el miércoles 16 de julio sus ataques aéreos sobre objetivos de Hamas en la Franja de Gaza, tras un fallido alto el fuego auspiciado por Egipto, bombardeando las viviendas de cuatro líderes del movimiento islamista armado y ordenando a decenas de miles de residentes que evacuen las zonas de la frontera.

En los nueve días de combates han muerto 204 palestinos y unos mil 450 han resultado heridos, según fuentes sanitarias. En el lado israelí, un hombre ha muerto y varias personas resultaron heridas desde el inicio de los enfrentamientos el 8 de julio.

Los nuevos bombardeos se producen un día después de que Israel aceptara inicialmente una tregua propuesta por Egipto, que pedía un parón en las hostilidades. Tras el cese se esperaban negociaciones sobre los términos de un alto el fuego a más largo plazo, incluyendo una relajación del bloqueo de fronteras impuesto hace siete años en Gaza por Israel y Egipto.

Hamas rechazó el plan, y disparó más cohetes sobre Israel. El grupo miliciano considera que suavizar de forma significativa el bloqueo es clave para su supervivencia, pero no cree que los actuales líderes de Egipto —que el año pasado derrocaron a un gobierno más próximo a Hamas— puedan ser mediadores justos.

Al derrumbarse el intento de tregua, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, advirtió que Hamas pagaría un alto precio por rechazar la oferta.

Aviones de combate israelíes realizaron docenas de ataques aéreos antes del amanecer del miércoles 16 de julio, según el sitio web del ministerio del Interior de Gaza, atacando 30 viviendas, entre ellas las de los líderes de Hamas Mahmud Zahar, Yamila Shanti, Fathi Hamas y Ismail Ashkar.

Zahar fue una figura clave en la violenta toma de poder de Gaza protagonizada por Hamas en 2007, mientras que los otros tres fueron miembros del parlamento palestino elegido en 2006. Muchos líderes de Hamas permanecen escondidos desde el inicio de la ofensiva israelí.

Además de los ataques aéreos, Israel ha ordenado a decenas de miles de habitantes de la localidad norteña de Beit Lahiya y los barrios de Zeitun y Shiyaiya, en Ciudad de Gaza, todas zonas próximas a la frontera con Israel, que evacúen sus casas para las 8 de la mañana del miércoles. Las advertencias se hicieron a través de llamadas telefónicas automáticas, mensajes de texto y panfletos lanzados desde aviones.

El ejército israelí dijo en su mensaje que se han lanzado muchos cohetes desde esas áreas y que Israel tiene previsto bombardearlas. “Cualquiera que ignore estas instrucciones y no evacúe de inmediato pone en peligro su vida, así como las de su familia”, indicaba el mensaje.

El miércoles por la mañana podía verse a cientos de vecinos de Zeitun y Shiyaiya caminando por las calles, cargando pequeñas bolsas y pertenencias.

Los niños mayores cargaban a los más pequeños en brazos o a la espalda. Algunas mujeres y niños lloraban, con aspecto aterrado.

El Centro de Rehabilitación de Wafa, en Shiyaiya, que cuida de 15 pacientes ancianos y minusválidos, recibió varias llamadas exigiendo la evacuación de los pacientes, indicó su director, Basman Ashi.

Ashi indicó que un proyectil israelí había impactado cerca del edificio, causando daños en el segundo piso pero ningún herido. El director señaló que no evacuaría a sus ancianos pacientes porque no tienen a dónde ir.

Cuatro voluntarios extranjeros —procedentes de Inglaterra, Estados Unidos, Francia y Suecia— se han instalado en el centro para impedir que el ejército israelí lo ataque.

La voluntaria inglesa Rina Andolini, de 32 años, dijo que los pacientes tienen entre 12 y 70 años y ningún puede andar ni moverse sin asistencia. También hay 17 empleados palestinos, indicó.

Andolini señaló que los pacientes viven en un miedo constante, intensificado por el fuego de los tanques situados al otro lado de la frontera.

Cuando se le preguntó por la situación del centro de rehabilitación la oficina del portavoz militar israelí dijo que “se ha pedido reiteradamente que se marchen”.

“Hay un punto de lanzamiento de cohetes en la zona”, indicó el ejército, añadiendo que los milicianos de Gaza emplean el centro para esconderse “detrás de los civiles”.

*AP

Close
Comentarios