Procuraduría Militar investiga que no se cumplieron protocolos ni se avisó a altos mandos en Tlatlaya

La Procuraduría de Justicia Militar detecta además que los ocho militares involucrados no acataron las órdenes que tenían, sus declaraciones presentan inconsistencias en los métodos usados, en las horas en que sucedieron los hechos, en la narración del enfrentamiento, así como del lugar donde presuntamente abatieron a los jóvenes.

En esta imagen del 15 de septiembre de 2014 se ve una foto de Erika Gómez González (izquierda) colgada en una pared de la casa de su madre en Arcelia, México. La madre de Gómez, quien se negó a dar su nombre porque teme por su vida, dice que presenció la muerte de su hija cuando soldados del ejército dispararon contra un grupo armado el 30 de junio en el poblado de San Pedro Limón. La mujer dijo que un hombre murió inicialmente en el enfrentamiento, cuando el resto del grupo se rindió con la promesa de que no les harían daño. La mujer recordó que su hija estaba boca abajo en el suelo con una herida en una pierna, cuando los soldados la hicieron voltearse y le dispararon más de seis veces en el pecho. (Foto AP/Eduardo Castillo)
En esta imagen del 15 de septiembre de 2014 se ve una foto de Erika Gómez González (izquierda) colgada en una pared de la casa de su madre en Arcelia, México. La madre de Gómez, quien se negó a dar su nombre porque teme por su vida, dice que presenció la muerte de su hija cuando soldados del ejército dispararon contra un grupo armado el 30 de junio en el poblado de San Pedro Limón. La mujer dijo que un hombre murió inicialmente en el enfrentamiento, cuando el resto del grupo se rindió con la promesa de que no les harían daño. La mujer recordó que su hija estaba boca abajo en el suelo con una herida en una pierna, cuando los soldados la hicieron voltearse y le dispararon más de seis veces en el pecho. (Foto AP/Eduardo Castillo)
En esta imagen del 15 de septiembre de 2014 se ve una foto de Erika Gómez González (izquierda) colgada en una pared de la casa de su madre en Arcelia, México. La madre de Gómez, quien se negó a dar su nombre porque teme por su vida, dice que presenció la muerte de su hija cuando soldados del ejército dispararon contra un grupo armado el 30 de junio en el poblado de San Pedro Limón. La mujer dijo que un hombre murió inicialmente en el enfrentamiento, cuando el resto del grupo se rindió con la promesa de que no les harían daño. La mujer recordó que su hija estaba boca abajo en el suelo con una herida en una pierna, cuando los soldados la hicieron voltearse y le dispararon más de seis veces en el pecho. (Foto AP/Eduardo Castillo)

En esta imagen del 15 de septiembre de 2014 se ve una foto de Erika (izquierda) colgada en una pared de la casa de su madre, quien dice que presenció la muerte de su hija cuando soldados del ejército dispararon contra un grupo armado el 30 de junio en Tlatlaya. (Foto AP/Eduardo Castillo)

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) aseguró haber encontrado “diversas irregularidades ” en los reportes y declaraciones ofrecidas por los elementos militares que participaron en los hechos ocurridos el pasado 30 de junio en el municipio de Tlatlaya, Estado de México.

Estas anomalías, según la versión de la Sedena, no revelan si los militares asesinaron a 21 jóvenes en el municipio mexiquense, tal como denunció la testigo “Julia”, pero sí presentan “inconsistencias” en el actuar de un oficial y siete soldados al momento de realizar el operativo.

La Procuraduría de Justicia Militar, en sus primeras investigaciones, dice haber detectado que durante el operativo que sucedió hace casi tres meses no se cumplieron protocolos, no se avisó a los altos mandos de los hechos que estaban ocurriendo e incluso se habla de que los ocho militares involucrados no acataron las órdenes que tenían, previo a su llegada a Tlatlaya.

Incluso, los informes rendidos por el oficial y los uniformados, presentan inconsistencias en los métodos usados, en las horas en que sucedieron los hechos, en la narración del enfrentamiento, así como del lugar donde presuntamente abatieron a las 22 personas que se encontraban en los alrededores y en el inmueble de Tlatlaya.

Recordemos que uno de los jóvenes presuntamente habría muerto en el enfrentamiento con los militares, mientras que los 21 restantes habrían sido asesinados directamente por estos.

Por otra parte, se espera que la Procuraduría Militar reconstruya los hechos mediante la declaración de los militares involucrados.

También se tiene previsto que la PGR tome la declaración de dos de las sobrevivientes de los hechos de Tlatlaya, que se encuentran presas en un penal de Nayarit.

Funcionarios del poder judicial federal explicaron que la declaración de estas mujeres se podría dar por videoconferencia y no se le tendría que solicitar permiso al juez que las procesa por portación de arma de fuego y posesión de cartuchos.

Ayer, 25 de septiembre, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) informó que fueron puestos a disposición del Juzgado Sexto Militar un oficial y siete elementos de tropa que participaron en los hechos ocurridos el 30 de junio pasado en Tlatlaya, Estado de México.

En un comunicado, la dependencia precisó que estas personas quedaron internas en la prisión adscrita a la Primera Región Militar, en el Campo Militar número 1-A en el Distrito Federal.

Indicó que estas acciones las realiza la Procuraduría General de Justicia Militar por su presunta responsabilidad en la comisión de delitos en contra de la disciplina militar.

Además por presunta desobediencia e infracción de deberes en el caso del oficial, e infracción de deberes en el caso del personal de tropa.

Esto independientemente de las investigaciones que llevan a cabo las autoridades civiles conforme a su competencia en el referido acontecimiento.

Close
Comentarios