Soldados declaran ante justicia militar por caso Tlatlaya

La mañana de este lunes, los militares involucrados en los hechos fueron acuartelados -más no detenidos- en el Campo Militar Número 1, para que uno a uno sean interrogados por la Procuraduría de Justicia Militar y expongan su versión de los hechos.

En esta imagen del 13 de septiembre de 2014 se ven las tumbas de Marcos Salgado Burgos (derecha), de 20 años, y de su hermano, Juan José Salgado Burgos, de 18, en un cementerio de Arcelia, México. La madre de los jóvenes dijo que sus hijos murieron en un enfrentamiento entre soldados mexicanos y una pandilla del narcotráfico en un almacén, y cree que fueron ultimados después de rendirse y estaban desarmados. (Foto AP/Eduardo Castillo)
En esta imagen del 13 de septiembre de 2014 se ven las tumbas de Marcos Salgado Burgos (derecha), de 20 años, y de su hermano, Juan José Salgado Burgos, de 18, en un cementerio de Arcelia, México. La madre de los jóvenes dijo que sus hijos murieron en un enfrentamiento entre soldados mexicanos y una pandilla del narcotráfico en un almacén, y cree que fueron ultimados después de rendirse y estaban desarmados. (Foto AP/Eduardo Castillo) AP
En esta imagen del 13 de septiembre de 2014 se ven las tumbas de Marcos Salgado Burgos (derecha), de 20 años, y de su hermano, Juan José Salgado Burgos, de 18, en un cementerio de Arcelia, México. La madre de los jóvenes dijo que sus hijos murieron en un enfrentamiento entre soldados mexicanos y una pandilla del narcotráfico en un almacén, y cree que fueron ultimados después de rendirse y estaban desarmados. (Foto AP/Eduardo Castillo)

En esta imagen del 13 de septiembre de 2014 se ven las tumbas de Marcos Salgado Burgos (derecha), de 20 años, y de su hermano, Juan José Salgado Burgos, de 18, en un cementerio de Arcelia, México. La madre de los jóvenes dijo que sus hijos murieron en un enfrentamiento entre soldados mexicanos y una pandilla del narcotráfico en un almacén, y cree que fueron ultimados después de rendirse y estaban desarmados. (Foto AP/Eduardo Castillo)

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) informó la noche de este jueves que hoy fueron puestos a disposición del Juzgado 6o. Militar e internados en la Prisión adscrita a la Primera Región Militar, en el Campo Militar No. 1-A, D.F., un Oficial y siete elementos de tropa, quienes participaron en los hechos del 30 de junio, en Tlatlaya, Estado de México.

Sedena detalló en un comunicado que estas acciones las realiza la Procuraduría General de Justicia Militar, por la presunta responsabilidad de los elementos mencionados en la comisión de delitos contra la disciplina militar, desobediencia e infracción de deberes en el caso del oficial, e infracción de deberes en el caso del personal de tropa, independientemente de las investigaciones que llevan a cabo las autoridades civiles conforme a su competencia en el referido acontecimiento.

Funcionarios federales afirmaron a Animal Político que la Procuraduría General de Justicia Militar solicitó este jueves que se pusiera a su disposición a los militares que participaron en el caso Tlatlaya, el pasado 30 de junio, en el cual murieron 22 personas.

La mañana de este lunes, los militares involucrados en los hechos fueron acuartelados -más no detenidos- en el Campo Militar Número 1, para que uno a uno sean interrogados por la Procuraduría de Justicia Militar y expongan su versión de los hechos.

Funcionarios federales detallaron que los militares que pertenecen a la 22a. Zona Militar ayudarán a esclarecer los hechos y con base en sus declaraciones en las próximas horas se determinará su situación jurídica.

Se espera que en las próximas horas, con la declaración de los elementos, se pueda hacer una reconstrucción de los hechos para determinar lo ocurrido en la región y en caso de ser encontrados responsables podrían ser procesados por los delitos de desobediencia e infracciones al código militar.

El pasado de 17 de septiembre, la revista Squire en su edición mexicana publicó que el 30 de junio pasado elementos del Ejército mexicano ejecutaron a 21 jóvenes en una bodega en el municipio de Tlatlaya, Estado de México, de acuerdo con las declaraciones de una testigo –identificada como Julia- a la revista Esquire México.

La versión que proporcionó la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) ante estos hechos fue distinta: que 22 presuntos delincuentes fueron abatidos en dicha bodega en un supuesto enfrentamiento.

En un comunicado de prensa emitido el mismo día de los hechos, la Sedena informó que “los delincuentes” atacaron a los militares que patrullaban la zona, hubo un enfrentamiento entre ambos bandos y que los miembros del Ejército los mataron a todos.

La versión de Julia (quien pidió omitir su nombre verdadero) es distinta. Ella aseguró a Esquire México que fueron los soldados quienes dispararon primero, luego los presuntos delincuentes respondieron y sólo uno de los jóvenes murió durante el enfrentamiento. Según Julia, los demás se rindieron. En las horas siguientes, declaró la testigo, los soldados interrogaron a los 21 sobrevivientes y luego los asesinaron: “Los paraban así en hilera y los mataban”.

La revista destacó que la versión oficial de la Sedena no informa sobre ningún presunto delincuente herido durante el enfrentamiento, pero Julia aseguró que dos resultaron lesionados y que posteriormente fueron “rematados” por los soldados.

Una de las mujeres asesinadas tenía 15 años. Según Esquire México, uno de los médicos que vio su cadáver dijo en entrevista que una bala perforó el corazón y un pulmón de la joven, por lo que “fue un tiro de gracia”.

Por el contrario, la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) emitió un comunicado el 15 de julio para afirmar que “no existieron disparos a corta distancia; el intercambio de disparos fue proporcional; de acuerdo a la trayectoria de los proyectiles y la posición en que fueron hallados los cuerpos, (no existe) indicio alguno sobre una posible ejecución”. Además reveló que en sus pruebas de balística se comprobó que los 22 fallecidos efectuaron disparos.

Días después del enfrentamiento, la agencia informativa The Associated Press publicó un reportaje e informó que la fachada de la bodega sólo tenía agujeros de entrada de seis disparos.

La bodega donde se encontraron los cuerpos mostraba pocas evidencias de que se hubiese mantenido un tiroteo largo”, cita Esquire México a AP, cuyo reportaje también decía que en las paredes, por dentro, había cinco marcas que seguían el mismo patrón: uno o dos agujeros de bala cercanos junto a una salpicadura de sangre, “aparentando que algunos de los muertos estaban de pie contra la pared y recibieron uno o dos disparos a la altura del pecho”.

Las denuncias de Julia

Además, Julia aseguró a Esquire México que estuvo retenida una semana, primero en instalaciones de la PGJEM en Toluca y después en las de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) en el Distrito Federal.

Julia acusó que funcionarios de la Marina, la PGJEM y la SEIDO la coaccionaron para que dijera que los fallecidos eran delincuentes; además la hicieron firmar documentos, no le dieron copia de ninguno, no la alimentaron por tres días y la fotografiaron junto con armas incautadas en la bodega.

COMUNICADODEPRENSA.doc.pdf by http://www.animalpolitico.com

Close
Comentarios