Un año, 11 promesas incumplidas: así se viaja en el Metro del DF

Los usuarios, que desde hace un año pagan 5 pesos por viaje, deberán esperar a que acabe la actual administración capitalina para ver mejoras en el servicio. Los lectores de Animal Político aportaron fotografías de lo que ven cada día en sus trayectos. Vota por la más representativa.

Un año, 11 promesas incumplidas: así se viaja en el Metro del DF
El Metro de la Ciudad de México, a un año del aumento a la tarifa. // Foto: Cuartoscuro Cuartoscuro.

Cuando el director del Sistema Colectivo Metro, Joel Ortega, anunció que el costo del boleto aumentaría a cinco pesos a partir de diciembre de 2013, aseguró que se vería reflejado en la mejoría del servicio, pero un año después los 11 compromisos para mejorar el Sistema de Transporte Colectivo no se han cumplido.

Uno de los argumentos para convencer a los usuarios sobre la conveniencia de ajustar la tarifa era mejorar los tiempos de traslado, aumentar la vigilancia y erradicar a los vendedores ambulantes, pero hasta el momento, poco se ha hecho para tener un trasporte público más eficiente.

Lectores de Animal Político, que aportaron fotografías y mensajes sobre lo que se topan en sus traslados diarios, aseguran no percibir mejoría en la calidad del servicio aún cuando el gobierno capitalino prometió, sobre todo, que los tiempos de traslado serían menores, pues con mayor presupuesto se podría dar mantenimiento y poner en marcha más trenes, lo que agilizaría el transporte.

Además, en un recorrido realizado por estaciones de la línea 1, 2 y B del transporte colectivo se observa subir a cada tren a los vendedores de dulces y diferentes objetos -llamados vagoneros-; lo mismo que los bocineros, quienes ofertan discos a través de bocinas cargadas en la espalda y cuyo ruido, en ocasiones, es tan alto que impide escuchar cualquier otra cosa.

Al iniciar 2014, policías auxiliares realizaban operativos para erradicar el ambulante y aunque lo lograron durante algunas semanas, los vendedores buscaban recuperar su fuente de empleo; se acordó entonces iniciar negociaciones con las autoridades del gobierno capitalino para ofrecer becas de capacitación y opciones de empleo a las decenas de familias que se sostienen de ese comercio, pero al terminar el año los vendedores regresaron al metro. Antes de iniciar el incremento de tarifa, la administración de Joel Ortega repartía folletos en el transporte informando sobre los 11 compromisos que se solventarían con los recursos recaudados.

Aunque hasta el momento se captaron 2 mil 500 millones de pesos derivado del aumento de dos pesos por cada boleto del metro en 2014 –depositados en un Fideicomiso maestro– el dinero aún no se ejerce, según confirmó el área de prensa del metro, toda vez que la entrevista solicitada con el titular, Joel Ortega no se concedió.

Las fotos que reflejan el estado del Metro

Animal Político recibió de los lectores, en la segunda semana de enero, una treintena de fotografías que muestran el estado de las estaciones que diariamente usan. Los editores seleccionaron 10, que se muestran en la siguiente colección de imágenes. Abajo, podrás votar por la que creas que mejor representa lo que diariamente se ve en el Sistema de Transporte Colectivo Metro.

A bordo en San Lázaro. // Foto: @DonMamaLounge
Tortas en Metro Jamaica. // Foto: @ChuckIscariote
Aglomeración en Pantitlán. // Foto: @musejo
Los andenes de Buenavista. // Foto: @noxochitzin
Sin boletos en Río de Los Remedios. // Foto: @la_monroy_
"Precaución", en Tacubaya.  // Foto: @hojasylapices
Filtración en Centro Médico. // Foto: @srpepeluis
Mensaje en Atlalilco. // Foto: @LasCitadinas
Hora pico en la Línea A. // Foto: @flakuash
Buscando sitio en Pantitlán. // Foto: @lizek451
Tren desalojado. // Foto: @feucarlos
No cabe un alfiler en Pino Suárez. // Foto: @EnriqueBecerril

 

La encuesta se cerró a las 21:00 horas del 12 de enero. Estos son los resultados:

Encuesta

11 compromisos ¿cumplidos?

Cuando los trenes permanecen detenidos hasta por cinco minutos en una estación o tardan ocho minutos en salir de la terminal, tiene una explicación: los trenes son insuficientes para la demanda y los pocos que hay, se descomponen, según se explica en los  diagnósticos del Sistema de Transporte Colectivo (STC).

Tan solo en la línea 1, la más antigua, el número de averías pasó de 2 mil 581 en 2010 a 3 mil 399 en 2013, es decir, un incremento de 31% en tres años. Además, después de 45 años de uso, los rieles están desgastados, los pilotos automáticos de los trenes son obsoletos, lo mismo que los cables de alta tensión obsoletos y hay degradación de concreto.

Por ello, uno de los compromisos fue la “renovación integral y remodelación” en dicha línea, que transporta a 269 millones de usuarios en las 20 estaciones que van de Observatorio hacia Pantitlán, tcon siete puntos de conexión con otras líneas. Sin embargo, la concreción del beneficio se verá hasta 2018, pues en 2014 solo se avanzó en la firma del contrato de “asesoría para ejecutar los proyectos en materia de renovación” por el que el STC pagó un millón 844 mil euros a la empresa francesa SYSTRA S.A. Es decir, casi 14 millones 400 mil pesos. 

De ahí que los usuarios siguen padeciendo la tardanza en el traslado sobre todo en en horas pico, donde incluso deben esperar en los pasillos debido a que los trenes y andenes son insuficientes para el número de pasajeros.

Tampoco se han comprado los 45 trenes de rodadura neumática para la línea 1, pues aunque en el calendario del proyecto se preveía realizar la licitación y contratación en 2014, en el documento informativo sobre los avances se informa que “actualmente el proyecto se encuentra en la evaluación socio-económica, teniendo un 30% de avance y se prevé que la fabricación ocurra hasta 2018. Mientras que la compra de 12 trenes nuevo para la línea 12 (cerrada desde marzo pasado debido a las fallas que ponían en riesgo la operatividad) se concretará hasta 2016.

En este año, aún no se ha concretado otro de los compromisos: “mejora en los tiempos de recorrido” en las líneas 4, 5, 6 y B mediante el cambio de sistema de tracción frenado que ya es obsoleto en 85 trenes. Aquí ni siquiera hay proyecto.

Otro de las promesas era la revisión general de 45 trenes de la Línea 2, que corre de Cuatro Caminos a Taxqueña, pero en diciembre pasado se informó que la licitación se declaró desierta, pues la única propuesta que cumplió con los requisitos superó el presupuesto asignado, por lo que se analiza que personal del STC se encargue de dichos trabajos.

El compromiso sobre la recuperación de 105 trenes fuera de servicio tuvo un avance de 18 trenes reincorporados cuya inversión ascendió a 221 millones de pesos. Además se asignó el contrato para la modernización del sistema de tracción frenado y de puertas automáticas para 85 trenes, con lo que se prevé mejorar los tiempos de traslado en las líneas 4, 5, 6, 7 y B.

En este año se lanzaron tres convocatorias para la reparación de la línea férrea de la línea A y cuyos fallos se darán a conocer en febrero próximo. El STC detectó 59 puntos críticos de desnivel en las estaciones Agrícola Oriental, Canal de San Juan, Tepalcates, Peñón Viejo, Santa Martha y Los Reyes La Paz.

El compromiso que sí registró avance fue la colocación de 28 nuevas escaleras eléctricas en las líneas 1, 2 y 3 y el aumento en el número de policías para mejorar la seguridad. En los recorridos se observa a los uniformados dentro de los vagones y en los pasillos de los andenes.

Según el calendario de los compromisos, los usuarios tendrán que esperar lo que resta de la administración capitalina para tener un mejor servicio.

A continuación, una selección de los mensajes enviados por los lectores.

Close
Comentarios