Presos federales siguen en cárceles estatales porque en otras no hay espacio

En los penales federales del país sólo queda espacio para 6 mil 056 reos de los 26 mil 803 del fuero federal que están en centros penitenciarios a cargo de los estados.

Presos federales siguen en cárceles estatales porque en otras no hay espacio
Centro Federal de Readaptación (Cefereso) #13 de Miahutatlán de Porfirio Díaz, en Oaxaca. // Foto: Cuartoscuro. Cuartoscuro.
Centro Federal de Readaptación (Cefereso) #13 de Miahutatlán de Porfirio Díaz, en Oaxaca. // Foto: Cuartoscuro.

Centro Federal de Readaptación (Cefereso) #13 de Miahutatlán de Porfirio Díaz, en Oaxaca. // Foto: Cuartoscuro.

De los 51 mil 917 reos del fuero federal que existen en el país, el 51.6% permanecen en prisiones a cargo de los estados pese a que una de las últimas promesas de Felipe Calderón como presidente de México fue que todos los reos del fuero federal abandonarían las cárceles estatales.

No obstante, los penales federales del país sólo tienen libre 19% de su capacidad, por lo que sólo podrían recibir a 6 mil 056 reos de los 26 mil 803 que es necesario reubicar.

Según las cifras del Comisionado Nacional de Seguridad, los 17 penales federales del país tienen capacidad para 31 mil 170 reos y actualmente alojan a 25 mil 114, que representan al 48.3% de los internos que cometieron un delito del fuero federal, es decir, uno que afecta la salud, economía y en general la seguridad del país, como el narcotráfico, portación ilegal de armas, lavado de dinero, tráfico de personas  o defraudación fiscal.

Felipe Calderón impulsó la idea de sacar a los presos federales de las prisiones estatales para evitar que las cárceles del país se convirtieran en lo que llamó “escuelas del crimen”, provocado por la mezcla de delincuentes de alta peligrosidad con primodelincuentes, o de internos en prisión preventiva con internos sentenciados.

Como parte de la reforma constitucional en materia de justicia penal, encaminada a construir un nuevo sistema nacional penitenciario, el objetivo también era disminuir la sobrepoblación de los penales estatales y municipales.

Actualmente, existen 386 centros penitenciarios de los tres órdenes de gobierno y de éstos, el 41.1% están sobrepoblados.

Según Calderón, “el Estado tiene que cumplir con el deber de contar con espacios para que la ley pueda cumplirse” y por eso al final de su gobierno inauguró dos Centros Federales de Readaptación Social (Ceferesos).

Sin embargo, estos ya superaron el máximo de su capacidad. El Cefereso No. 11 ubicado en Hermosillo, Sonora, e inaugurado en octubre de 2012 -dos meses antes de que Calderón dejara el cargo- ya tiene sobrepoblación de 34.5%, según cifras oficiales.

Hay otros penales federales sobrepoblados, como es el caso de los Ceferesos de Occidente y Noreste, los cuales cuentan con el doble de internos de la capacidad disponible.

La reubicación de los reos del fuero federal no ha sido tema del gobierno de Enrique Peña Nieto, que desde diciembre de 2012 -cuando asumió la Presidencia- a la fecha el número de internos que necesitan ser reubicados ha disminuido en menos de un punto porcentual.

Penales y sentencias pendientes

Los penales federales del país están en Nayarit, Estado de México, Jalisco, Tamaulipas, Veracruz, Tabasco, Durango, Sinaloa, Chihuahua, Coahuila, Sonora, Guanajuato, Oaxaca y Morelos.

Cuatro -el Cefereso No. 11 de Sonora, el No.12 de Guanajuato, el No. 13 de Oaxaca y el No. 14 de Durango- están registrados bajo el Contrato de Prestación de Servicios, es decir, que fueron construidos con recursos de la iniciativa privada. 

La promesa de Calderón, además de reubicar a todos los reos del fuero federal, fue concluir su sexenio con 21 penales federales. En realidad lo hizo con 15.

Y aunque actualmente existen 17, tanto el Cefereso No. 13 de Oaxaca como el No. 14 de Durango fueron inaugurados durante la gestión de Enrique Peña Nieto, pero su construcción inició el sexenio pasado.

Además hay dos -que también cuentan con recursos privados- en Michoacán y uno más en Chiapas que están pendientes por inaugurar pero que se han enfrentado con diversas problemáticas para operar.

En el primer caso, la Secretaría de Gobernación confirmó que la empresa a cargo tuvo que frenar la obra en 2013 por la inseguridad en el municipio de Buenavista; mientras que el de Chiapas, aunque se terminó y anunció inicio de operaciones para abril del año pasado, la oposición de diversos grupos a su apertura tras la confirmación de que se construyó en una zona inundable y de alto riesgo, ha frenado su inauguración.

Otro tema pendiente es el de las sentencias. Según los datos del Comisionado Nacional de Seguridad, el 53.97% de los reos federales no la han recibido y sólo están procesados.

En los Ceferesos No. 5 Oriente, No. 11 de Sonora y el No. 4 Noroeste hay 8 mil 040 presos sin sentencia, el 32% del total de internos del fuero federal que sólo están procesados.

reos_federales

Close
Comentarios