Gobierno intentó dividirnos ofreciéndonos dinero y casas: papás de Ayotzinapa

A través de "emisarios" oficiales, el gobierno federal "ha intentado separar al movimiento de padres de familia de Ayotzinapa", acusaron los padres de los estudiantes.

Gobierno intentó dividirnos ofreciéndonos dinero y casas: papás de Ayotzinapa
Octava marcha por Ayotzinapa en la ciudad de México. //Foto: Manu Ureste Manu Ureste
Foto: Gonzalo Ortuño (@periodistagonzo)
Foto: Gonzalo Ortuño
Foto: Gonzalo Ortuño
Foto: Manu Ureste
Foto: Manu Ureste

A través de “emisarios” oficiales, el gobierno federal “ha intentado separar al movimiento de padres de familia de Ayotzinapa”, ofreciéndoles “dinero y casas” a cambio de que “ya superen su dolor”, denunció ayer, 26 de mayo, el vocero de las familias de los 43 normalistas desaparecidos por la policía de Iguala, durante la jornada de protesta con la que se conmemoraron ocho meses del rapto de los estudiantes guerrerenses.

La marcha por los 8 meses de Ayotzinapa, en imágenes

“Como (el presidente Enrique Peña Nieto) no tiene sentimientos –señaló el profesor Felipe de la Cruz, durante la manifestación realizada ayer en la Ciudad de México–, él piensa que nosotros vamos a decir ‘sí, está bien’ (ante la oferta de dinero y casas, a cambio de la desmovilización), pero nosotros tenemos más valor que ninguno, y dignidad para decirle que los hijos no se venden, que los hijos no tienen precio”.

Felipe de la Cruz, padre de uno de los normalistas que sobrevivió al ataque de la Policía Municipal de Iguala –perpetrado el 26 de septiembre de 2014–, denunció también que, como parte de la campaña para “meter cizaña entre las familias de los normalistas”, en días pasados comenzó a difundirse a través de redes sociales y en la prensa que el partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) “me está candidateando para diputado aquí, en Iztacalco… cuando yo ni conozco ese lugar, y definitivamente yo quiero decirle a los pendejos que sacaron esa nota, que yo me llamo Felipe de Jesús de la Cruz, no Felipe Félix de la Cruz Ménez (como se llama el candidato de Morena con el cual lo confundieron) y que yo no me vendo”.

Por ello, advirtió, aún con estos intentos por generar rupturas al interior del movimiento de padres de familia, “nuestra consigna en Guerrero es que no haya elecciones, mientras no aparezcan nuestros 43 normalistas, así como las 30 personas que se llevaron de Chilapa, y también mientras no sean castigados los culpables”.

Por su parte, el nuevo secretario del comité de alumnos de la Normal de Ayotzinapa, cuyo seudónimo es Maganda, denunció ante los cerca de mil 500 manifestantes que acompañaron ayer la jornada de protesta, que la Secretaría de Educación Pública mantiene una campaña de “hostigamiento” no sólo contra la Normal Raúl Isidro Burgos, sino contra todo el sistema normalista, que ha llegado “hasta casi obligar a muchas de estas escuelas a su posible cierre, siendo que las normales rurales forman parte de uno de los proyectos más nobles de educación: la educación para los hijos de campesinos e indígenas”.

Por ello, agradeció a los manifestantes que, con su presencia, dieron prueba de que “la bondad y la humanidad no tienen que ver con la lengua, el color de la piel o de los ojos”, e instó a la ciudadanía en general a mantenerse sensible ante la exigencia de que sus 43 compañeros, raptados por fuerzas gubernamentales en Iguala, sean devueltos con vida a sus familias, lo mismo que el resto de las miles de víctimas de desaparición forzada que se acumulan en el país.

Fuego

Aún cuando la idea de los manifestantes era arribar al Zócalo de la Ciudad de México por cuatro rutas distintas (Taxqueña, Indios Verdes, Auditorio Nacional y Zaragoza), la confluencia de éstas finalmente se dio en el Hemiciclo a Juárez, debido a la negativa de las autoridades capitalinas a que la protesta se realizara en el mismo espacio que ocupa la Feria de las Culturas Amigas, instalada en la Plaza de la Constitución.

En dicho lugar, además, se había desplegado un operativo de fuerzas federales, ante la visita de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, al Palacio Nacional.

Así pues, fue en el Hemiciclo a Juárez donde el vocero de los padres y madres de los los 43 normalistas desaparecidos reiteró el llamado a impedir la jornada electoral del próximo 7 de junio no sólo en el estado de Guerrero, sino en todo el país, y aclaró que la táctica que promueven no es el abstencionismo o la anulación del voto, sino “impedir la instalación de casillas, porque si permitimos que las casillas sean instaladas, aunque nadie vaya a votar, como quiera validarán el fraude”.

A pesar de que la jornada de protesta de ayer se desarrolló de forma pacífica, el mitin en el Hemiciclo a Juárez concluyó con la quema de una montaña de propaganda electoral recolectada durante las marchas de los diferentes contingentes, lo cual, finalmente, derivó en una escaramuza entre manifestantes y granaderos, cuando éstos intentaron apagar el fuego, una vez que se anunció el fin de la protesta.

Desde la óptica de los manifestantes, la policía decidió apagar la fogata “demasiado pronto”, lo que provocó que un grupo de jóvenes enfrentara a los policías.

Es en este momento cuando, presuntamente, uno de los policías fue atacado con una bomba molotov.

El extinguidor liberado por los elementos de seguridad para apagar el fuego, entonces, diluyó a gran parte de los manifestantes que se hallaban en el Hemiciclo a Juárez, pero también dio lugar a empujones, golpes, y un grupo de personas comenzó a lanzar piedras y botellas contra los policías, quienes inicialmente se replegaron cerca de cien metros.

Sin embargo, varios elementos rompieron la formación y arremetieron, de forma desorganizada, contra los manifestantes que se hallaban cerca, y que no necesariamente los estaban agrediendo.

El vocero del movimiento de los padres de los 43 normalistas desaparecidos fue finalmente quien intervino, para contener a un grupo de jóvenes encapuchados que persistían en la agresión a los elementos de seguridad.

“Fue un mal entendido, una confusión por apagar la fogata”, señaló el mismo padre de familia, negando así que el enfrentamiento fuera un ataque planificado contra la policía, o un acto de represión por parte de los uniformados.

Según reportes preliminares de las autoridades capitalinas, en esta gresca fue detenida una persona de nombre José Antonio Arce Avendaño, de 36 años. No obstante, hasta el cierre de esta edición no pudo confirmarse que este detenido fuese presentado ante el Ministerio Público.

Epílogo: “Mentira”

Siendo que una de las cuatro rutas por las que marcharon los manifestantes recorrió Paseo de la Reforma, esto fue aprovechado para hacer una escala ante la las oficinas centrales de la Procuraduría General de la República (PGR), para denunciar que la “verdad histórica” construida por las autoridades –según la cual los 43 normalistas fueron asesinados–, se basa exclusivamente en la declaración de un detenido, y no en pruebas científicas.

Esta hipótesis oficial, señaló Emilio Navarrete, padre del normalista desaparecido José Ángel Navarrete, “se basa en una vil mentira de El Cepillo” en alusión a Felipe Rodríguez Salgado, quien tras ser detenido en enero de 2015 confesó que el 26 de septiembre de 2014, él y otros cuatro cómplices mataron a balazos a 15 estudiantes de la normal rural Ayotzinapa, y que al menos 25 ya habían muerto por asfixia.

“No creemos a las autoridades”, agregó al respecto Epifanio Álvarez, padre del estudiante de 19 años, Jorge Álvarez Nava, “y no es sólo que no les creamos: es que no tienen pruebas científicas. Los peritos extranjeros nos vinieron a decir que (en el basurero de Cocula) encontraron restos de pollo y de res. Entonces, ¿cómo es posible que un hueso de pollo aguante más que el de un ser humano? ¿Cómo es posible que encontraran huesos de pollo, y los de los seres humanos se hicieran cenizas y desaparecieron? Es por esto que no les creemos. Y no vamos a caer en su juego, no nos vamos a regresar a casa y dejar a nuestros hijos en el olvido”, concluyó el padre de Jorge.

Tras la realización del mitin, en el que también participaron integrantes del plantón que permanece frente a las instalaciones de la Procuraduría, el grupo de manifestantes procedente de Auditorio continuó su marcha para llevar a cabo otra parada frente al llamado ‘anti-monumento’; tres piezas que forman el número 43 y el símbolo + (más), las cuales fueron levantadas el pasado 26 de abril en homenaje a los estudiantes de Ayotzinapa, y a los más de 25 mil víctimas de desaparición que se han acumulado en México.

Close
Comentarios