La iniciativa ciudadana ya tiene dónde mapearse en México

«El mapa estático, Iniciativas x el DF, es una representación cartográfica interactiva de iniciativas que por su aproximación inclusiva, sostenible, ética e innovadora suponen una propuesta alternativa de alto valor y de futuro para México D.F.»

La iniciativa ciudadana ya tiene dónde mapearse en México
Iniciativa ciudadana, otra forma de hacer ciudad- Imagen tomada de YorokobuY Yorokobu
Yorokobu
Iniciativa ciudadana, otra forma de hacer ciudad- Imagen tomada de YorokobuY
Iniciativa ciudadana, otra forma de hacer ciudad- Imagen tomada de Yorokobu.

Hasta ahora las cosas que sabíamos que ocurren en una ciudad se podían dividir en dos clases: las que llegan desde la iniciativa pública y las que lo hacen desde la privada. Lo que propone el Centro Cultura de España en México (CCEMx) en colaboración con el Vivero de Iniciativas Ciudadanas (VIC) es incluir una tercera opción a las que ya existen: un Distrito Federal mapeado en función de las iniciativas que tengan los propios ciudadanos. Los organizadores lo definen como «otra forma de hacer ciudad».

Javier Esquillor, portavoz de la iniciativa en México, encuadra este nuevo concepto en la categoría de «urbanismo». VIC nació en 2008 en Madrid con el propósito de convertirse en «una plataforma abierta y colaborativa orientada a promover, difundir, analizar y apoyar iniciativas y procesos críticos propuestos por la ciudadanía, con especial incidencia en las transferencias al territorio, la ciudad y el espacio público», explica. Esto se traduce en un proceso de observación de los planes surgidos desde la inventiva de los habitantes con el fin de cartografiarlos, «donde se incorporen nuevos conceptos, agentes e iniciativas que se puedan aplicar como propuestas para el ámbito urbano».

Para llevar a cabo la tarea en esta metrópoli americana se hizo un llamamiento a las propuestas que existen actualmente en Ciudad de México. En total han sido dos años (2013-2015) recolectando a esos ideólogos -junto a sus ideas- para lograr que su trabajo, en vez de reducirse al mínimo alcance de la circunscripción donde son visibles, supusieran una «transferencia de la innovación social al espacio público». O lo que es lo mismo, que la gente de toda la urbe pueda situarlas en un mapa para participar en ellas.

150 agentes locales acudieron al CCEMx para asistir a los 6 talleres impartidos por VIC y dejar constancia digital de 350 iniciativas ciudadanas que hasta ahora carecían de escaparate. Desde la perspectiva de intereses como «el género, los derechos humanos, la movilidad sostenible, el arte urbano, la cultura abierta, la educación expandida, la economía colaborativa, la permacultura, el microurbanismo, la ciencia, la tecnologías o la gobernanza», lo que ha creado la plataforma son dos mapas, uno «estático» y otro «dinámico», creados para tratar de conseguir que los espacios donde se desarrollan pasen de la posesión pública a la posesión colectiva, un lugar conceptual «donde ni las entidades públicas ni privadas pueden llegar», esgrime el portavoz.

«El mapa estático, Iniciativas x el DF, es una representación cartográfica interactiva de iniciativas que por su aproximación inclusiva, sostenible, ética e innovadora suponen una propuesta alternativa de alto valor y de futuro para México D.F.», expone la plataforma. El sistema está programado para que el usuario pueda seleccionar por tipo, por categoría o por el nombre de la iniciativa. Una de las capas de información, además, designa si el agente que anda detrás del proyecto seleccionado es gubernamental, empresarial o ciudadano.

CIVICS es el nombre del otro mapa, el dinámico. Una especie de agenda ciudadana evolutiva y a tiempo real que sirve para geolocalizar y poner fecha a los acontecimientos y actividades que los agentes del mapa estático generan.

«Nuestra propuesta radica en un urbanismo basado en los afectos, que son los que realmente mueven a los ciudadanos», asegura Esquillor. «Lo que se propone es una vía práctica para incluir a empresas y Administración a través de los proyectos de la gente. En definitiva, una forma de hacer ciudadanía real».

Yorokobu
Close
Comentarios