Dos de las víctimas asesinadas en Narvarte fueron amenazadas en Veracruz; la PGJDF apunta a un robo

Fuentes confirmaron a Animal Político que una de las jóvenes asesinadas simpatizaba con el mismo colectivo de activistas atacado el pasado 5 de junio en Xalapa. Ella había venido al DF, al igual que el periodista Rubén Espinosa, luego de recibir intimidaciones y de que su domicilio fuera allanado en esa entidad. La PGJDF apunta a un saqueo y dijo que Espinosa estaba desempleado

Dos de las víctimas asesinadas en Narvarte fueron amenazadas en Veracruz; la PGJDF apunta a un robo
Manifestantes marcharon en el DF en repudio del multihomicidio de la colonia Narvarte, en el que fue asesinado el fotoperiodista Rubén Espinosa. Manu Ureste

 

Manifestantes marcharon en el DF en repudio del asesinato del fotoperiodista Rubén Espinosa. //Foto: Manu Ureste (@ManuVPC)

Manifestantes marcharon en el DF en repudio del asesinato del fotoperiodista Rubén Espinosa. //Foto: Manu Ureste (@ManuVPC)

El periodista Rubén Espinosa, asesinado junto con cuatro mujeres en la colonia Narvarte, no fue el único que había recibido amenazas que lo obligaron a salir de Veracruz. La activista, productora y estudiante de antropología social Nadia Vera también huyó del estado gobernado por Javier Duarte luego de que su casa fue allanada y recibió mensajes intimidatorios, confiaron personas cercanas a ella.

Pero la principal línea de investigación de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) en torno al homicidio de Rubén, Nadia y las otras tres mujeres apunta preliminarmente a un robo del departamento donde ocurrieron los hechos.

De hecho, autoridades capitalinas confirmaron a Animal Político que a juicio preliminar del Ministerio Público, Espinosa no fue asesinado durante el ejercicio de su actividad periodística, requisito indispensable para que el crimen pueda considerarse como un delito en contra de la libertad de expresión. Incluso, la Procuraduría dijo que era desempleado.

Ayer el procurador Rodolfo Ríos Garza señaló que todas las líneas de investigación estaban abiertas pero confirmó que la vivienda, según los primeros datos confirmados, fue saqueada.

Dos fuentes distintas, una en el Distrito Federal y otra en Veracruz, que pidieron reserva con su identidad, confirmaron a Animal Político que Nadia decidió auto exiliarse de Xalapa por varios hechos de intimidación de los que fue víctima.

“Este fue el segundo aviso en contra de ella y su grupo. Ella era muy cercana con otros estudiantes de la Universidad Veracruzana que el pasado 5 de junio fueron atacados también en la capital del estado, y que fueron golpeados salvajemente” dijo una de sus ex profesoras que pidió reserva con su identidad.

¿Advertencia?

Dos días antes de las elecciones federales, el viernes 5 de junio, un grupo de sujetos encapuchados ingresó a un domicilio cercano al centro de Xalapa donde estaban reunidos estudiantes de la Universidad Veracruzana. El común denominador de las víctimas es que eran promotores culturales pero también activistas críticos del gobierno estatal y del deterioro ambiental.

Ignacio, uno de los estudiantes agredidos, narró en entrevista con Animal Político que durante más de diez minutos fueron brutalmente golpeados entre otras cosas con palos con clavos y bates de béisbol. Por lo menos siete de los jóvenes requirieron hospitalización y tres de ellos cirugías. El estudiante lo consideró una represalia por su trabajo como activistas.

“Nos pasaron factura. Aquí en este estado se da eso, cualquier persona que intenta solidarizarse con los que resisten y una resistencia por demás justa pues empiezan a criminalizarla (…) se desvirtúan esas luchas para hacer pensar a la sociedad en general que activistas y ambientalistas y personas en general que no están de acuerdo con algo son criminales” dijo Ignacio.

Minutos después de la agresión policías estatales llegaron al domicilio junto con tres civiles en un auto sin placas, los cuales dijeron ser de la Consejo Estatal de Derechos Humanos de la entidad e intentaron interrogar a los heridos Días más tarde el ombudsman estatal Luis Perera Escamilla, confirmó que esos civiles no pertenecían al Consejo.

Las víctimas presentaron una denuncia en la Fiscalía y pidieron indagar la participación de policías estatales en el ataque pero hasta ahora, el caso no se ha resuelto.

Dos persona allegadas a Nadia Vera, una de las jóvenes asesinadas en la colonia Narvarte, confirmaron que ella simpatizaba con el mismo colectivo que el de los jóvenes golpeados el pasado 5 de junio en Xalapa.

“Ella era muy cercana, era amiga y parte del grupo. Desde 2010 la comunidad estudiantil de la Universidad Veracruzana comenzó a movilizarse y ella (Nadia) aunque egresó después de la carrera (antropología social) seguía participando en actividades hasta que decidió irse al DF. Pero apoyaba cuando podía” dijo una amiga y colaboradora suya que también pidió omitir su nombre por seguridad.

De acuerdo con otra persona allegada a Nadia ella no fue detenida en algún momento en Veracruz pero si padeció maltratos en algunas movilizaciones. En este video la propia joven detalla un enfrentamiento y agresión de la policía estatal tras una marcha el 20 de noviembre del 2012.

Cabe señalar que algunos estudiantes y activistas que participaron en esa movilización fueron incluidos después en una lista de personas “de riesgo” para la entidad, en la que también se colocaron incluso a catedráticos.

El autoexilio de Nadia

Las personas consultadas indicaron que Nadia Vera, originaria del estado de Chiapas, se trasladó en el 2005 a Veracruz para estudiar la licenciatura de Antropología Social de la que egresó cinco años después. En los años siguientes laboró mayormente como “freelance” gestionando diversos proyectos culturales y producciones literarias así como de danza contemporánea.

De forma paralela, Nadia también fue una activa participante en distintas movilizaciones y hechos de protesta al lado de otros estudiantes y egresados de la Universidad Veracruzana.

“Ellos formaban como redes. Si puede decir que algunos eran colectivos pero la mejor descripción sería una red de protesta. Lo del 132 era una referencia pero en realidad ellos protestaban desde mucho antes” dijo su ex profesora.

A mediados de 2014, luego de recibir varios mensajes de amenaza e intimidatorios, tanto a su correo como en su domicilio, Nadia decidió salir de Veracruz por temor de padecer una situación peor.

“La gota que derramó el vaso fue que se metieron a su departamento en Xalapa. Hubo personas que entraron con la supuesta intención de robar. Afortunadamente ella no estaba. Se presentó una denuncia pero ya sabemos que no pasa nada en ese estado” añadió la maestra.

Luego de abandonar Veracruz Nadia se trasladó a Chiapas donde pasó unas semanas y finalmente vino a la ciudad en donde rentó junto con tres chicas más, un departamento de la calle Luz Saviñón en la colonia Narvarte. Fue en esa vivienda donde fue asesinada la noche del pasado 31 de julio.

Cabe señalar, de acuerdo con las fuentes consultadas, que además de Nadia Vera hay por lo menos una decena de activistas y estudiantes más que han recibido amenazas en el estado de Veracruz, lo que ha obligado a varios de ellos a cambiar su domicilio o a interrumpir sus actividades de protesta.

La investigación oficial

El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, afirmó este lunes 3 de agosto que no se escatimará en gastos e investigaciones para dar con los responsables del quíntuple homicidio en la colonia Narvarte.

Agregó que el gobierno del DF ya se puso en contacto con Procuradurías de otros estados; sin embargo, reconoció que aún no han tenido comunicación directa con el gobernador de Veracruz, Javier Duarte.

El mandatario capitalino recalcó que no quedará impune el homicidio de cinco personas, entre ellas el fotoperiodista Rubén Espinosa, en un departamento de la citada colonia de la delegación Benito Juárez.

En tanto, la Secretaría de Seguridad Pública local reforzó con más de 150 elementos la presencia policiaca en la colonia Narvarte y sus alrededores.

El titular de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF), Hiram Almeida, señaló que esta dependencia colaborará en la integración de la averiguación que realiza la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF).

La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, responsable de la investigación del multihomicidio en la colonia Narvarte, dijo que todas las líneas de investigación en torno al caso se encuentran abiertas, aunque adelantó que además de los delitos de homicidio y feminicidio, se indaga un robo.

“De acuerdo con las líneas y datos muy precisos que tenemos, está registrado que hubo un saqueo del departamento” señaló Ríos, sin precisar oficialmente que se sustrajo del inmueble.

En cuanto a las amenazas que recibió Espinosa como parte de su trabajo periodístico en Veracruz y que hace tres meses lo obligaron a trasladarse al DF, Ríos señaló que la Procuraduría General de la República atrajo esa investigación iniciada originalmente en la entidad gobernada por Duarte y que se solicitarían los datos correspondientes.

Pero fuentes consultadas por Animal Político indicaron que el Ministerio Público no contempla – por lo menos preliminarmente- que Espinosa haya sido asesinado en el ejercicio de su función periodística. De hecho, un comunicado emitido ayer por la PGJDF señala que “según declaraciones” el foto periodista no llegó al DF por amenazas sino porque era “desempleado” y buscaba otras oportunidades de trabajo.

Sobre las identidades de las cinco víctimas, además de la del periodista y la de Natalia Vera, públicamente trascendió que otra de las jóvenes que perdió la vida es Yesenia Quiroz Alfaro, maquillista de 18 años de edad y originaria de Mexicali, Baja California.

De las otras dos víctimas las autoridades solo indicaron que es una joven de 29 años de edad de origen colombiano y una mujer de 40 años de edad, originaria del estado de México, que se desempeñaba como trabajadora doméstica.

Lo que si precisó la PGJDF es que las cinco víctimas fueron asesinadas con un disparó en la cabeza proveniente de una pistola calibre 9 milímetros, arma que en la mayoría de los casos es considerada de uso reservado para las fuerzas armadas. Además todas las víctimas estaban golpeadas y varias amarradas.

Quien también se pronunció oficialmente por este caso fue el gobernador de Veracruz, Javier Duarte, que calificó de “aberrante” el homicidio ocurrido y confió en que la Procuraduría de la ciudad logrará el esclarecimiento de los hechos.

Por su parte la Procuraduría General de la República señaló que la Fiscalía Especializada en Asuntos de Libertad de Expresión inició el acta circunstanciada 139/FEADLE/2015 la cual es un expediente previo al de una investigación formal pero de momento, la averiguación se encuentra en manos de las autoridades capitalinas.

En su cuenta de Twitter la procuradora Arely Gómez dijo ayer por la noche que trabaja de forma coordinada con la Procuraduría de la ciudad en el caso.

Close
Comentarios