¿Finanzas sanas? En 2015 los ingresos petroleros cayeron y las secretarias gastaron de más

La diferencia entre lo que entró a las arcas del gobierno federal y lo que gastó fue de 509.8 mil millones de pesos. Mucho se debe a que el monto acumulado por ingresos petroleros fue 36.7% menor al de 2014.

¿Finanzas sanas? En 2015 los ingresos petroleros cayeron y las secretarias gastaron de más
// Foto: Especial. Sistema de Administración Tributaria
// Foto: Especial.

Algunas secretarias gastaron más de lo que tenían presupuestado en 2015, año en que cayeron los ingresos petroleros// Foto: Especial.

El gobierno federal gastó en 2015 más de lo que entró a su bolsillo. Parte del déficit se explica por la baja en el precio del petróleo que implicó tener 36.7% ingresos menos que en 2014; escenario que está cerca de repetirse para este año.

La disminución de ingresos se debió a que el precio promedio de la mezcla mexicana de petróleo se redujo en 49% al pasar de 91.5 dólares a 46.5.

Para este 2016, el gobierno mexicano calculó la venta, en promedio, en 50 dólares por barril, pero la mezcla mexicana de petróleo lucha por alcanzar y mantenerse arriba de los 20 dólares. Este miércoles cerró en 18.90.

Pero mientras el precio promedio de exportación de la mezcla mexicana de petróleo se reduce y afecta los ingresos del gobierno federal, hay secretarías que en 2015 no se apretaron el cinturón y al contrario, gastaron de más.

En primer lugar está la Secretaría de Energía que tuvo un sobreejercicio —gastó más de lo que había en su presupuesto— de 57.9 mil millones de pesos, según un ejercicio del gasto que publicó el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados con datos de la Secretaría de Hacienda.

La secretaría de Energía aumentó en 60.8% su gasto en comparación con 2015. Según Hacienda, se debió a la entrega de mayores aportaciones a los fondos Sectorial de Hidrocarburos y el de Diversificación Energética así como al Programa de Investigación y Desarrollo Tecnológico en Materia Petrolera.

Paradójicamente, la secretaría de Energía destinó el aumento de su gasto a conceptos vinculados con la investigación para la explotación, exploración y refinación de hidrocarburos mientras el precio del petróleo iba a la baja y reducía los ingresos del gobierno federal.

Según la Secretaría de Hacienda, entre enero y noviembre del año pasado, los ingresos petroleros ascendieron a 724 mil 100 millones de pesos. 36.7% menos en términos reales que al mismo periodo del año anterior.

Pero pese a ese corte de ingresos tan importante, lo que ayudó al gobierno federal durante el año pasado es que los ingresos por concepto de impuestos aumentaron 27% en comparación con 2014.

// Gráfico: Omar Bobadilla

// Gráfico: Omar Bobadilla

// Gráfico: Omar Bobadilla

Gastar más de lo debido

Pero no sólo la Secretaría de Energía superó lo presupuestado para su gasto. También cerraron el año con subejercicios la Secretaría de Educación Pública con 13.3 mil millones de pesos; Gobernación con 8.7 mil millones y la de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano que superó los recursos etiquetados por 4.7 mil millones de pesos.

El Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) también gastó más de lo que debía. Superó los recursos asignados por 15.8 mil millones de pesos.

De hecho, en pensiones y jubilaciones, en 2015 el gobierno federal gastó 21.4% más que en el año anterior: en total 546.4 mil millones de pesos.

En sentido opuesto, el subejercicio se concentró en su mayoría en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes con -24.1 mil millones de pesos; Medio Ambiente con -15.8 mil millones de pesos y Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación con -13.9 mil millones de pesos.

El Centro de Estudios de las Finanzas Públicas también destacó fallas en el desempeño de las nuevas empresas productivas del Estado ­­—Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad— que cerraron 2015 con menos ingresos, pero también con subejercicios, sin gastar entre 7 mil y 18 mil millones de pesos presupuestados para su operación.

Finalmente, los datos de 2015 muestran que el año cerró con un incremento del 2.8% en el gasto corriente —el que corresponde a sueldos, salarios, materiales—; mientras que el gasto de capital —lo designado a crear bienes que permanecen y su conservación, como una escuela o un hospital— disminuyó en 2.4%.

Close
Comentarios