Ni ecocidio, ni devastación, las obras en Manglar Tajamar son válidas, dice la Profepa

La procuraduría ambiental concluyó, tras realizar una inspección en el lugar, que la remoción del mangle no fue una devastación ambiental, pues las obras cuentan con los permisos válidos.

Ni ecocidio, ni devastación, las obras en Manglar Tajamar son válidas, dice la Profepa
El 90% del Manglar de Tajamar fue destruido el pasado 16 de enero. // Foto: Salvemos Manglar Tajamar. // Foto: Salvemos Manglar Tajamar.
El 90% del Manglar de Tajamar fue destruido el pasado 16 de enero. // Foto: Salvemos Manglar Tajamar.

El 90% del Manglar de Tajamar fue destruido el pasado 16 de enero. // Foto: Salvemos Manglar Tajamar.

Las obras de desmonte del manglar Tajamar para la construcción de un centro comercial, estacionamientos, viviendas y oficinas “no constituyen un caso de ecocidio ni de devastación ambiental”, concluyó la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), la cual aseguró que “no hay indicios de existencia de daños ni responsabilidad ambiental atribuible al Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur)”.

En conferencia de prensa para dar a conocer los resultados de la inspección que realizó la Profepa el pasado 26 de enero, el procurador ambiental, Guillermo Haro, dijo que las autorizaciones del impacto ambiental y de cambio de uso de suelo son válidas y continúan vigentes; además, los términos y condiciones de la manifestación de impacto ambiental realizada en 2005 han sido cumplidos hasta la fecha.

“El desmonte identificado se llevó a cabo por FONATUR al amparo de autorizaciones del 2005 y ampliaciones del 2009 y 2011, que a la fecha son vigentes”, recalcó el funcionario, quien además agregó que el desmonte también fue autorizado por el Municipio “en función de las autorizaciones ambientales otorgadas por la Semarnat, (…) y dando cumplimiento parcial al programa de rescate y reubicación de flora y fauna”.

Haro aclaró además que el predio donde se efectúa el proyecto Malecón Tajamar no es considerado sitio RAMSAR -es decir, no está sujeta a la protección ambiental internacional- y que dicha área ya presentaba desde 2005 un proceso de fragmentación y reducción de hábitat, “con aislamiento de las poblaciones de flora y fauna, y en un mal estado de conservación”, por lo cual no se podía considerar como humedal, tal y como en 2005 determinó la Semarnat.

Sobre las acusaciones acerca de supuestas irregularidades en aspectos jurídicos, Haro apuntó que “son infundadas” y, aunque admitió que “sí ha habido impactos ambientales adversos”, éstos fueron sólo por el desmonte de siete de nueve hectáreas en lotes de propiedad de la empresa B&BI Real Estate de México SA de CV, la cual, dijo, está sometida a una investigación por probable responsabilidad penal.

En cuanto a Fonatur, indicó que la única responsabilidad que se encontró fue la interrupción del rescate de especies en la zona, por lo que se instruyó a esta instancia para renovar el proceso.

Por otra parte, el procurador explicó que para la construcción de los proyectos urbanísticos en los diversos lotes del predio, en Tajamar, se deberán obtener “nuevas autorizaciones” de la Semarnat, “al amparo de la legislación hoy vigente y en congruencia con las demás disposiciones estatales y municipales”.

Denuncias sobre muerte de cocodrilos “no corresponden con la realidad”

En cuanto al posible daño ocasionado a especies de aves y reptiles en la zona del manglar, Guillermo Haro apuntó que tras realizar un recorrido por la zona se corroboró que “no hay especies muertas”, e hizo hincapié en varias ocasiones que sólo resta por rescatar hasta el momento a cinco cocodrilos, tres adultos y dos crías. 

Sobre las denuncias realizadas por la ciudadanía, el procurador admitió que han recibido 112 escritos de denuncia y “manifestaciones de preocupación” a través del correo electrónico de la dependencia de la Delegación Quintana Roo, así como a través del portal de internet, el número 01800 y de manera personal.

Sin embargo, Haro dijo que muchas de las denuncias realizadas por ciudadanos y ambientalistas “no corresponden con la realidad de los hechos”.

Como ejemplo mostró una foto que un ciudadano tuiteó para denunciar la muerte de cocodrilos en el manglar, pero de acuerdo a Profepa, se trata de la imagen de un cocodrilo viejo que murió por causas naturales en Filipinas.

En otra foto, que también circuló en redes sociales y en algunos medios de comunicación, se muestra a un cocodrilo muerto con la cola cortada, pero según reportaron diarios locales de Quintana Roo se trata de un cocodrilo muerto en Cozumel, no en polígono Tajamar, según Profepa.

Aquí puedes leer la exposición íntegra de los argumentos que esgrimió la Profepa en rueda de prensa.

‘Clausuran’ Profepa en protesta por manglar Tajamar

Al término de la rueda de prensa del procurador ambiental, un grupo de ciudadanos, acompañados por integrantes del Partido Revolución Democrática (PRD), hizo una clausura simbólica de las instalaciones de la Profepa, en protesta por lo que entienden es la destrucción ecológica del Manglar Tajamar.

Close
Comentarios