Por Ayotzinapa y la Casa Blanca, México cae 9 lugares en el índice de democracia

La insatisfacción popular de los mexicanos con la política creció a partir de estos dos casos que surgieron a finales de 2014, detalla el informe realizado por la Unidad de Inteligencia de The Economist.

Por Ayotzinapa y la Casa Blanca, México cae 9 lugares en el índice de democracia
// Foto: Manu Ureste. Foto: Manu Ureste
Los padres adelantaron que el 15 de enero se reunirán con autoridades federales. // Foto: Archivo Cuartoscuro
Los 43 estudiantes de la normal desaparecieron en septiembre de 2014. // Foto: Archivo Cuartoscuro

México cayó cuatro lugares en el índice de democracia en Latinoamérica por el descontento social generado por la desaparición de 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa y las acusaciones de corrupción que involucraron al presidente, Enrique Peña Nieto por la compra de la Casa Blanca, detalla el Índice de Democracia 2015, realizado por la Unidad de Inteligencia de The Economist.

En México, la insatisfacción popular con la política creció a partir de estos dos casos que surgieron a finales de 2014, detalla el informe.

El conflicto de interés derivado de la compra de la llamada Casa Blanca por parte de la esposa del presidente, Angélica Rivera, en noviembre de 2014, le dio “renovada atención” al problema de la corrupción en el país. Aunque el mandatario ordenó una indagatoria y se aprobaron leyes anticorrupción a inicios de 2015, estas medidas fueron criticadas por ser “demasiado débiles para tener un impacto material”.

De ahí, que dentro de Latinoamérica, México cayó del 10 en 2014 al 14 el año pasado, con una calificación de 6.6 puntos. El índice cataloga al país dentro del grupo de “democracias con fallas”. A nivel mundial, México ocupa el lugar 66 de 165 países.

A nivel global, el país cayó nueve lugares respecto a 2014, cuando se encontraba en la posición 57, mientras que en 2015, se colocó en el 66.

Ecuador, Brasil y México fueron los únicos países de Latinoamérica que bajaron lugares en el ranking, según The Economist.

Según el índice, los escándalos de corrupción en los países latinoamericanos han fomentado la insatisfacción en la región, que ha sido “incapaz de progresar en la democratización”. Ejemplo de estos escándalos son los casos de Guatemala con el presidente Otto Pérez Molina, quien renunció y fue arrestado y Brasil, donde su presidenta Dilma Rousseff también enfrenta escándalos de corrupción. A esto se suma el mal desempeño económico.

Noruega, obtuvo el número 1 del ranking, con un puntaje de 9.9, lo que la coloca como una nación con una la democracia plena, le siguen Islandia (9.6) y Suecia (9.5).

El único país latinoamericano que aparece entre los primeros 20 es Uruguay, en el lugar 19 con una calificación de 8.2.

El Índice de Democracia se basa en cinco categorías: proceso electoral y pluralismo; libertades civiles; el funcionamiento del gobierno; participación política; y la cultura política. Busca dar un vistazo al estado de la democracia en 165 países.

Aunque el estudio señala que casi la mitad de los países del mundo pueden considerarse una democracia, solo 20 países son catalogados como “democracias plenas”; 59 tienen una “democracia con fallas”; 51 países tienen “regímenes autoritarios” y 37 tienen un modelo “hibrido”.

Close
Comentarios