Va el SAT contra el lavado de dinero en las iglesias

El SAT obliga a las iglesias a registrar sus finanzas para evitar lavado de dinero. Tienen hasta marzo próximo para entregar sus finanzas o de lo contrario podrían ser sancionadas con multas que van de los mil 300 pesos hasta los 55 mil pesos

Va el SAT contra el lavado de dinero en las iglesias
Aunque cada asociación religiosa supuestamente llevaba el registro de sus finanzas, lo hacía “en papel”, es decir “de buena fe”; a partir de este año tienen la obligación de entregarla de manera electrónica. //Foto: Cuartoscuro Foto: Cuartoscuro
Aunque cada asociación religiosa supuestamente llevaba el registro de sus finanzas, lo hacía “en papel”, es decir “de buena fe”; a partir de este año tienen la obligación de entregarla de manera electrónica. //Foto: Cuartoscuro

Aunque cada asociación religiosa supuestamente llevaba el registro de sus finanzas, lo hacía “en papel”, es decir “de buena fe”; a partir de este año tienen la obligación de entregarla de manera electrónica. //Foto: Cuartoscuro

Para evitar el lavado de dinero, las asociaciones religiosas deberán registrar sus ingresos y egresos ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT), y los ministros de culto estarán obligados a emitir recibos de honorarios o pagar impuestos vía nómina como cualquier otro contribuyente.

Las 8 mil 500 asociaciones religiosas registradas en el país tienen hasta marzo próximo para entregar sus finanzas o de lo contrario podrían ser sancionadas con multas que van de los mil 300 pesos hasta los 55 mil pesos, según establece el Código Fiscal de la Federación.

Guillermo Valls Esponda, administrador general de Servicios al Contribuyente del SAT, explica que la medida pretende evitar “actividades vulnerables” entre las iglesias, como lo es el lavado de dinero.

Aunque cada asociación religiosa supuestamente llevaba el registro de sus finanzas, lo hacía “en papel”, es decir “de buena fe”; sin embargo, a partir de este año tienen la obligación de entregarla de manera electrónica, lo que permitirá al SAT vigilar cada registro de manera más estricta.

Hugo Valdemar, vocero de la Arquidiócesis Primada de México, asegura que la iglesia no es un “estado de excepción” y en lo que va del año, 90% de las 534 parroquias de la Ciudad de México ya se registraron ante el SAT porque “entendemos que esta norma la pusieron para evitar el lavado de dinero”.

Ese riesgo, dice, existe en lugares muy concretos, pero no todo el país. “Yo tengo 21 años como sacerdote y jamás me ha llegado una intención de lavar dinero y como yo, el 99%. A lo mejor hay un 1% que ha tenido esta tentación o este problema, pero hay que tener mucho cuidado con eso porque siempre serán donativos inmorales”.

En entrevista con Animal Político dice que son otras las asociaciones religiosas con más riesgo, pero “metieron a todas en el mismo costal”, aunque reconoce que los sacerdotes católicos “son seres humanos expuestos a la corrupción como cualquier persona, no somos seres angelicales que estemos exentos de esto”.

Recordó que ha habido “casos lamentables” como la parroquia que hicieron los narcos en Hidalgo y aunque “la iglesia condena este tipo de actitudes”, no se trata de una problemática entre el catolicismo. Aunque “puede ser que algunos hayan caído en esa tentación en los lugares donde el narco corrompe todo”.

Limosnas exentas de impuestos

La integración de las organizaciones religiosas a los medios de control formales es parte de los nuevos regímenes de recaudación fiscal impuestos por Hacienda durante esta administración.

Con ello, pretenden asegurar que las iglesias sólo realicen actividades correspondientes a sus actividades de culto. De ahí que las actividades libres de impuestos son: ofrendas, diezmos, limosnas y donativos de miembros, congregantes, visitantes y simpatizantes.

Sin embargo, el SAT vigilará que las asociaciones religiosas tengan una “simetría fiscal”, es decir, que no gasten más del monto de sus ingresos o, de lo contrario –como ocurre con cualquier contribuyente– sería sujeto de una investigación por operaciones sospechosas.

Por eso, si una iglesia recibe limosnas o donativos por más de 118 mil pesos tiene la obligación registrar el monto en sus finanzas y si la donación asciende hasta 235 mil pesos tiene que identificar al donante y dar aviso al SAT, explica Valls Esponda.

Los ministros de culto también deberán registrarse ante Hacienda como prestadores de servicio para emitir recibos de honorarios y cobrar su salario o pagar impuestos como trabajador a través de una nómina salarial.

En tanto, los pagos exentos de gravamen son los de manutención y aquellos salarios menores a tres veces el salario mínimo, es decir, 6 mil 500 pesos mensuales. Pero, según Hugo Valdemar, los sacerdotes católicos ganan menos de esa cantidad.

Los ingresos por los que deberán pagar Impuesto sobre la Renta son la adquisición de bienes, venta con fines de lucro de libros u objetos de carácter religioso, intereses y premios. Además, las donaciones realizadas por empresas deberán pagar IVA.

Entre las nuevas obligaciones fiscales de las asociaciones religiosas está: llevar contabilidad, expedir comprobantes, emisión de constancias de retenciones o pagos por servicios, presentar declaraciones y realizar las declaraciones de pagos de retenciones.

Las iglesias podrán llevar su contabilidad a través de la herramienta “Mis cuentas” de la página de internet del SAT. 

Close
Comentarios