Presupuesto para combatir chikungunya y dengue desaparece en Chiapas y Veracruz… pero el mosquito no

En el caso de Chiapas no entregó 72% de insecticidas, lo que equivale a 23 millones de pesos; Veracruz recibió 10 millones 126 mil pesos para el ejercicio fiscal de 2014, pero hasta julio de 2015, no los había entregado a su secretaría de salud, según el Informe de la Cuenta Pública 2014 

Presupuesto para combatir chikungunya y dengue desaparece en Chiapas y Veracruz… pero el mosquito no
Cuartoscuro Archivo

Ante la declaración de emergencia por la transmisión del virus de chikungunya durante 2014, los estados recibieron recursos para reforzar su plan de prevención.

Sin embargo, el gobierno de Chiapas, donde ocurrió el primer caso de contagio en el país, no entregó 72% de insecticidas para combatir la propagación, lo que equivale a 23 millones de pesos.

El Informe de la Cuenta Pública 2014, la Auditoría Superior de la Federación señaló que las entidades recibieron recursos para el programa Vigilancia epidemiológica, pero no se sabe en qué gastaron 106 millones de pesos, es decir, 22% del presupuesto total.

Veracruz es un caso particular. La tesorería estatal recibió 10 millones 126 mil pesos para el ejercicio fiscal de 2014, pero hasta julio de 2015, no los había entregado a su secretaría de salud; aún así, la dependencia presentó facturas por un gasto de casi tres millones de pesos. Esto, según la Auditoría, “resulta incongruente y no permite comprobar que los recursos federales se destinaron para la operación del programa”.

El primer contagio de chikungunya en México ocurrió en Chiapas durante 2014. De los 155 casos registrados en el país durante ese año, 135 fueron en dicho estado; según datos de la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud. 

Sin embargo, la Auditoría realizó una verificación física al Instituto de Salud del Estado de Chiapas en junio de 2015 y comprobó que el estado no ocupó el dinero para combatir las epidemias.

De los 12 millones 705 mil pesos que recibió, justificó el gasto de mil 800; regresó seis millones de pesos y no comprobó el ejercicio de cuatro millones de pesos. Además del dinero, Chiapas recibió 4 mil 867 insumos (insecticidas), que equivale a 31 millones de pesos para la atención del programa Prevención y control de dengue y otros vectores”. Durante 2014, Chiapas sumó 988 casos de enfermos por dengue.

Sin embargo, el estado gobernado por Manuel Velasco, “no acreditó la recepción, resguardo y distribución” de 243 insumos por un importe de 13 millones 664 mil pesos. Tampoco comprobó la distribución de 94 insumos por un importe de 9 millones 339 mil pesos a las unidades responsables de su aplicación.

Por lo tanto, la Auditoría señala que existe “probable daño o perjuicio” a la Hacienda Pública Federal por 27 millones 850 mil pesos que Chiapas recibió y no acreditó que los haya aplicado para prevenir epidemias.

Las epidemias se propagan y los recursos desaparecen

A través del programa Vigilancia epidemiológica, el Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades distribuyó 472 millones de pesos entre los estados. El objetivo: prevenir y controlar la prevalencia de rabia humana, brucelosis, dengue, paludismo, chagas, tuberculosis y cólera, entre otras.

También para que elaboraran e implementaran el Plan de Reforzamiento para la Prevención y Control del dengue y virus del chikungunya en la región sur-sureste (Chiapas, Campeche, Oaxaca, Quintana Roo, Veracruz y Yucatán).

En 2014, se registraron 23 mil 432 casos de fiebre por dengue y 8 mil 669 de fiebre hemorrágica por dengue en todo el país. Pero 26 de los 31 estados y el Distrito Federal que recibieron recursos, no demostraron que hayan gastado 106 millones de pesos para evitar la propagación.

12 entidades gastaron 17 millones de pesos, pero no se sabe en qué. La Auditoría señaló que Baja California, Campeche, Chihuahua, Distrito Federal, Durango, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Oaxaca, Puebla y Tamaulipas no presentó ningún justificante sobre el destino de estos recursos ni tampoco regresó el dinero ni los intereses generados.

Para la comprobación los recursos destinados para el rubro de nóminas y viáticos, 26 entidades presentaron “únicamente listados de gasto”, por un importe de 34 millones 856 mil pesos, sin entregar facturas o documentos oficiales que lo sustentara.

Los Servicios de Salud de Yucatán (SSY) recibieron siete millones 441 mil pesos, de los que reportó la ejecución de tres millones 159 mil pesos; regresó 403 mil pesos, pero no comprobó el gasto de tres millones 878 mil pesos.

Yucatán recibió además,  6 mil insecticidas, pero sólo distribuyó mil 203 durante 2014. Durante una inspección realizada en julio de 2015, la Auditoría comprobó que  contaba con una existencia de 4 mil 866 insecticidas, sin que el gobierno estatal justificara la razón para no distribuirlos.

Además, las condiciones físicas y de resguardo de los insecticidas “eran inapropiadas y ponían en riesgo su conservación, ya que se encontraban expuestos al deterioro que merma su efectividad al ser aplicados”.

Otra de las irregularidades fue que se ejercieron 10 millones 229 mil pesos para el rubro Apoyo a voluntarios que participan en diversos programas federales aplicados por el Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades, pero no presentó la documentación justificativa y comprobatoria que acreditara su aplicación.

El documento de la Auditoría sobre los recursos contra chikungunya y dengue

Close
Comentarios