El atacante de Orlando era un asistente regular del bar Pulse, según testimonios

De acuerdo con testimonios, Omar Mateen también había utilizado aplicaciones gay, además de participar en un chat homosexual.

El atacante de Orlando era un asistente regular del bar Pulse, según testimonios
Foto sin fecha de Omar Mateen, que según las autoridades, perpetró una matanza de decenas de personas en el club nocturno gay Pulse en Orlando Florida AP

Varios testimonios revelan que Omar Mateen, el hombre que mató a 49 personas, era un asistente regular al club gay Pulse, el mismo que atacó el domingo en Orlando, Estados Unidos.

“A veces se sentaba en un rincón a beber solo, y otras veces se emborrachaba tanto que era ruidoso y beligerante”, señaló Ty Smith al periódico Orlando Sentinel.

Kevin West, un habitual del Pulse, dijo al diario Los Ángeles Times que intercambió mensajes con Mateen en un chat homosexual.

Otros clientes del club dijeron a medios locales que Mateen había utilizado aplicaciones gay, incluyendo Grindr, con conocidos comunes para establecer contactos.

Esa descripción choca con la que brindaron sus familiares y allegados, que lo califican de abusivo, violento, inestable y homófobo.

El FBI investigó a Mateen en 2013 y 2014 “por eventuales vínculos con terroristas”, pero esas pesquisas fueron archivadas por falta de pruebas.

La hipótesis de una pista homosexual, si se confirmara, podría liberar al FBI de una difícil situación, al haber observado la radicalización de Mateen pero sin prevenir que pasara al acto.

Exonerado por el FBI y sin antecedentes judiciales, Mateen tenía dos permisos de porte de armas y pudo adquirir, en total legalidad, unos días antes del ataque, un arma corta y otra larga.

“Si el FBI lo vigila por sospechas de tener vínculos con terroristas, (Mateen) no debería estar en condiciones de comprar un arma”, se indignó la candidata demócrata a la presidencia Hillary Clinton, partidaria de reforzar los controles sobre la tenencia de armas.

“Una persona extraña”

Jim Van Horn, de 71 años, dijo que Mateen era un visitante habitual del club nocturno Pulse donde tomaría rehenes y mataría a 49 personas.

“Venía a tratar de conseguir pareja. Hombres”, dijo Van Horn a la Associated Press el lunes por la noche frente a Parliament House, otro club gay.

Van Horn, farmacéutico jubilado, dijo que conoció a Mateen, quien solía hablar sobre su exesposa. Pero añadió que sus amigos “me dijeron que no era conveniente que hablara con él porque les parecía una persona extraña”.

Van Horn reconoció que no conocía bien a Mateen, pero sospecha que el motivo de la masacre no fue el extremismo islámico sino los conflictos en torno a su sexualidad.

“Me parece posible que estuviera luchando con sus propios demonios, tratando de despojarse de su furia hacia la homosexualidad”, dijo Van Horn, que sufrió la muerte de tres amigos en la masacre. “Estoy muy confundido. Uno no puede cambiar lo que es. Pero si trata de fingir que es otra cosa, tal vez salga a los tiros en un bar gay”.

Vigilia

La masacre, la peor en la historia de Estados Unidos después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, suscitó reacciones de horror y de solidaridad en todo el mundo.

Una vigilia a última hora del lunes congregó a una comunidad profundamente dolida en el jardín de un centro de arte en Orlando.

Un coro de homosexuales cantaba mientras las velas titilaban en el preludio de la noche, entre banderas con los colores del arcoíris.

Muchos estaban tomados de la mano, o abrazados, llorando mientras Orlando aún no se recupera de la conmoción que supuso el ataque.

Los oradores en la ceremonia hablaron tanto en inglés como en español, reflejo de que la mayoría de las víctimas eran de origen latino.

Con información de AP y AFP

Close
Comentarios